Arturo Molina: Es ahora o para siempre

Compartir

 

El momento definitivo de alcanzar el cambio de sistema de gobierno en Venezuela está llegando a su final. Las Leyes aprobadas por el oficialismo en 2009 y las que están aprobando en 2021, es el resultado de la abstención, promovida desde el régimen, con la responsabilidad solidaria de algunos factores de oposición que jugaron al beneficio personal, manipulando la opinión de los ciudadanos, aprovechando la crisis socio económica por la que se atraviesa. Es el apuro inducido desde las altas esferas del poder en anuencia con gobernantes extranjeros, de pensamiento comunista-populista, para alcanzar la sumisión de la sociedad venezolana.

Quienes se aferran a mantener a los venezolanos en las actuales circunstancias son los herederos de la hipocresía política que reino durante décadas, y ahora se pasean como si no hubiese pasado nada, sin propósito de enmienda. Son esos irresponsables que en el ayer regalaron las instituciones para favorecer la miseria que representan los revolucionarios del siglo XXI. Es esa clase de dirigente que se resguarda en élites y se recrea viendo la destrucción de los demás. Son los que conspiran permanentemente en contra de la libertad y la democracia. Carecen de contenido y les mueve el morbo de la inmoralidad y la arrogancia. Son los llamados quinta columnas que ingresaron al seno de los partidos políticos para intentar destruirlos desde adentro, y pretenden seguir pasando agachados sin que se les exija rendir cuentas por sus errores y traiciones. Así arrastraron a Venezuela al escenario presente.

Son los que no admiten opinión contraria a sus desafueros, y se cobijan en falsos eventos. Lo hicieron con CAP y otros líderes. Se dedican a crear cizaña para dañar al proactivo. Viven anclados en el pasado y su estrechez mental no les permite ver más allá de su obsesión. Caminan por los pasillos de la arena política chismoseando, porque el tiempo les sobra, y es en eso que lo ocupan. La lectura del desarrollo de su vida no consigue aeropuerto, porque la vanidad les acoge. Es la especie del Trumpismo criollo.

El paquete de Leyes que adelanta el oficialismo desde la Asamblea Nacional, de ser puestas en práctica, es el inicio formal del Estado Comunal en Venezuela. El sentido de responsabilidad, pertinencia, compromiso y pertenencia social, debe surgir en vocerías calificadas en contra de la aberración acometida. El rechazo de las personas a la implementación del sistema colectivista está por el orden del 85%, pero eso no es suficiente si solo se refleja en las encuestas. Ese sentimiento hay que expresarlo en las urnas electorales, y la elección de gobernadores y alcaldes es la oportunidad de dar freno a la pretensión del régimen. Es ahora o para siempre.

@jarturoms1 – jarturomolina@gmail.com – www.jarturomolina.blogspot.com

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado