Julio César Hernández: Sentipensamientos políticos

Compartir

 

Hoy en día y dado el carácter interdisciplinario del saber, se pueden utilizar como auxiliares de otras ciencias, algunas creaciones o innovaciones de conocimientos creadas por el hombre. Es así como se puede transpolar del campo educativo a la política, la expresión “sentipensar”, acuñada por el académico español Saturnino de la Torre en el año de 1997, en sus clases de creatividad y que consiste en “el proceso mediante el cual ponemos a trabajar conjuntamente pensamiento y sentimiento”, para dar un necesario equilibrio en la separación tradicional entre ambos conceptos. Pensamientos y sentimientos afloran en el ser humano también, en el campo de la política, aunque no en la extensión o magnitud suficiente, que permitan conciliarlas, cuando se trata de tomar una decisión, que pueda interesar a un conglomerado de personas, por lo que, se puede afirmar, dado lo que se lee en las redes sociales, que prevalecen las emociones.

Las emociones se reflejan en los estados de ánimo, que llevan a los ciudadanos a verter opiniones sobre distintas situaciones políticas, con ira, con decepción, con frustración o con tranquilidad, suscitando, como se puede leer en las mencionadas redes sociales, debates, insultos, descalificaciones o amenazas entre usuarios de las mismas, tal vez, por lo poca valoración que se tiene de la política o de los políticos y la crítica por los intereses existentes para cierta clase dirigencial, que pueden ser de diversa índole: de poder o económicos, pues en ambos casos se opina poniendo por delante el corazón y la ética, lo cual puede diferir de una determinada realidad, la cual no puede ser aceptada o del todo aceptada, ya que no es la justa o la ideal deseada o procurada a través del trabajo colectivo. Esa realidad en el terreno político, es construida por otros ciudadanos que adversan a los que hablan con el corazón y la ética personal, reclamando el deber ser de las cosas.

El caso es que luego de las elecciones primarias de octubre de 2023, en una buena porción del pueblo venezolano, se levantó entusiasmo y movilidad en torno a la figura de la Ingeniero María Corina Machado, quien ha venido luchando nacional e internacionalmente, para que le levanten la injusta sanción de inhabilitación de la cual ha sido víctima por parte del régimen dominante, sin que hasta la presente fecha, haya sido posible esa modificación lo que llevó a la propia líder nacional a designar a otra dama, la doctora Corina Yoris, como candidata delegada a la Presidencia dice esta última. Sin embargo, hasta el pasado 25 de marzo, esta última no pudo ser inscrita en el CNE, motivado a que el régimen de gobierno dominante, prevalido de su poder, extendió de hecho, a la doctora Yoris, el bloqueó sus plataformas informáticas, para impedirle su inscripción como candidata presidencial, lo cual suscitó entre los afectos de ese movimiento ira e indignación.

La ira e indignación son emociones, las cuales se entienden perfectamente, pero no deben ser permanentes, sino que luego de tranquilizadas las mismas, no digo superadas, se debe volver al análisis sereno y auscultador de los hechos, para buscarles soluciones, pensando siempre en la paz y el bienestar de la patria venezolana.  En ese sentido, comprender la naturaleza antidemocrática del régimen de gobierno, ayudaría a entender mejor del porqué de sus jugadas o movimientos políticos, lo cual, de otra parte, debe ser explicado detalladamente a los distintos seguidores de la alianza electoral Plataforma Unitaria, a los efectos de que puedan entender la importancia de derrotar electoralmente al partido oficialista el venidero 28 de julio. Entendiendo la naturaleza del gobierno, se pueden diseñar más y mejores estrategias, y no darnos tanto, con la misma piedra, como ha ocurrido en procesos electorales pasados.

Luego vino la inscripción del Gobernador del estado Zulia, ante el cierre inminente de ese proceso, y la falta del CNE de no admitir ninguna candidatura procedente de los colaboradores de María Corina Machado; como justificación de esa inscripción, se dijo que, no se podía quedar sin un candidato, la plataforma unitaria, y luego al siguiente día, ya cerrado el lapso, se pudo inscribir al ciudadano Edmundo González Urrutia, en representación de la MUD, todo lo cual vino a subsanar, las amenazas que se ceñían sobre ese sector de la oposición de no poder contar con un candidato unitario; sin embargo, ni Rosales ni González, gozan del respaldo de la ciudadana Machado Prisca, quien sigue afirmando que la candidata es ella o la señora Yoris, a pesar de que el CNE les tiene cerradas sus puertas, para permitirles ingresar en el evento electoral del 28 de julio, todo lo cual crea desconcierto y confusión, entre muchos de sus seguidores.

Estos por su parte, deberían además de opinar con emoción, darle cabida también al pensamiento frío, objetivo y real, para juntarlos de una buena vez, en el análisis de esta crítica situación, que nos presenta un cuadro electoral favorable, pero con desacuerdos, los dirigentes llamados a resolver este impase deben sentir y pensar a la vez, “sin divorciar la cabeza del cuerpo, ni la emoción de la razón, y con base a ese sentipensamiento, tomar de decisiones, firmar acuerdos en fin, buscar favorecer la motivación que tienen los ciudadanos de votar, lo cual debe ser interpretado sin excusas o subterfugios, o sea, mirar la realidad a partir de la reflexión sincera y el impacto emocional en la gente, para arribar a una sola actuación, pues como dijo José Martí “podrá morir un hombre por defender los ideales de un pueblo, pero jamás ha de morir un pueblo, por defender los ideales de un hombre”; a lo cual se agrega, queremos una Venezuela, y el 28 de julio hay esa posibilidad de lograrlo.

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado