Preocupación en las costas del Delta Amacuro por un derrame petrolero en Trinidad y Tobago

Compartir

 

Derrame petrolero en las costas de Trinidad.

Los deltanos de la costa dijeron este sábado estar «muy preocupados» por el derrame petrolero suscitado en Tobago, de la isla trinitobaguense.

De acuerdo con los reportes oficiales difundidos por medios locales e internacionales, el hecho se suscitó el pasado miércoles 7 de febrero luego de que un buque que creían transportaba madera y arena, registró una fuga de petróleo.

El peligro se extiende

El buque no contaba con tripulación, al menos cuando fue abordado por autoridades marítimas de Trinidad y Tobago, informó una periodista de ese país a Tane tanae y Radio Fe y Alegría Noticias. Solo se sabe que la embarcación se llama Gulfstream.

El derrame ha cubierto unos 15 kilómetros de costa y estiman que siga creciendo. El gobierno trinitobaguense alertó que es posible que pasen a otra etapa de alerta, mientras intentan frenar la fuga detectada de hidrocarburo.

Deltanos en alerta

Las comunidades de las costas del estado Delta Amacuro están preocupadas por el impacto negativo que podría traer consigo el hecho de que la mancha negra siga extendiéndose.

«Nosotros sobrevivimos de la pesca, sin la pesca no la vamos a pasar bien. Si ese petróleo llega hasta acá, pasaremos hambre», dijo un habitante de Pedernales, una localidad venezolana próxima a Trinidad y Tobago, donde viven unas 2 mil personas.

Otra de las comunidades de la costa deltana es Punta Pescador, allí habitan mayoritariamente indígenas waraos que sobreviven de la pesca, como históricamente lo han hecho. Sus habitantes recordaron haber vivido otras catástrofes petroleras y revelaron haber tenido que migrar río adentro, hacia Tucupita, para lograr tener agua, sembrar y pescar. Esta vez esperan que no ocurra un hecho similar.

Tane Tanae

Derrame petrolero en Trinidad y Tobago no está bajo control, dice el gobierno trinitario

La fuga de petróleo desde un barco volcado en las costas de Trinidad y Tobago no está bajo control, informó este domingo el primer ministro de ese país, Keith Rowley, al oficializar la emergencia nacional.

Rowley declaró emergencia nacional por este desastre que se ha propagado en unos 15 km de costa de Tobago, una de las dos islas que conforman esta nación petrolera de 1,4 millones de habitantes.

La limpieza y restauración sólo puede comenzar tan pronto como tengamos la situación bajo control, ahora mismo la situación no está bajo control, señaló Rowley en una rueda de prensa.

Cientos de voluntarios trabajaban desde el jueves para contener el avance de la espesa mancha que además de golpear al delicado ecosistema marino genera pérdidas al turismo, un ingreso vital en el país. El gobernante hizo un llamado para que más personas colaboren en estas tareas.

El origen del navío Gulfstream, de bandera no identificada y cuya tripulación no hizo llamados de emergencia, ni fue encontrada, sigue siendo un enigma.

Todavía no hemos sido capaces de identificar el buque por su nombre, podría haber algunas características de identificación (…) incluso con el uso de vehículos operados a distancia no hemos tenido éxito en la identificación de un número de registro, señaló por su parte el secretario jefe de la Cámara de la Asamblea de Tobago (THA), Farley Augustine, que acompañó a Rowley en la rueda de prensa.

La Agencia de Manejo de Emergencias de Tobago (TEMA) informó que no había señales de vida en el Gulfstream, cuya carga en principio se creía que constaba de arena y madera. La embarcación, que se volcó frente a las costas del Parque Ecoindustrial Cove, en el sur de Tobago, estaba siendo arrastrada por las corrientes hacia la orilla.

La agencia de gestión medioambiental identificó daños en el arrecife y playas de la costa atlántica, en vísperas del feriado de carnaval, crucial para esta isla gemela de Trinidad, que vive del turismo.

Muchos complejos turísticos y hoteles de Tobago, como el estatal Magdalena Grand, resultaron afectados.

AFP

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado