La huelga de Hollywood le puede producir pérdidas por 4.000 millones de dólares a la economía de los Estados Unidos

Compartir

 

La disputa entre los actores y guionistas de Hollywood –actualmente en huelga- y los grandes estudios es una “lucha perdida” que podría causar daños de 4.000 millones de dólares en la economía estadounidense, según expertos consultados por EFE.

Asumiendo que la huelga de los actores dure de 30 a 60 días, sumando la de los guionistas, se estima que existirán pérdidas de 4.000 millones de dólares a nivel nacional, dijo en una entrevista con EFE el jefe de estrategia global del Instituto Milken de California, Kevin Klowden.

El impacto negativo que el cese de actividades ya está teniendo en la actualidad hace que el analista considere que el conflicto sea un enfrentamiento que “nadie va a ganar”, aún cuando ambas partes encuentren una solución.

El Sindicato de Actores (SAG-AFTRA) inició un paro laboral histórico el jueves 13 de julio –el primero que se desarrolla a la vez que los paros del Sindicato de Guionistas (WGA) en 63 años– después de que no llegaran a un acuerdo para la firma de un nuevo convenio colectivo con la Alianza de Productores de Cine y Televisión (AMPTP).

Esto ha paralizado la producción, rodaje y promoción de proyectos audiovisuales, afectando no solamente a gente de la industria del entretenimiento, como salas de cine y canales de televisión extranjeros, sino a todos los sectores de apoyo, de la misma manera que empresas de catering, construcción, renta de vestuario, limpieza, logística o transporte, entre otras.

Los actores exigen regulación de la inteligencia artificial (IA), remuneraciones más altas en las compensaciones que reciben los artistas cada vez que un servicio de “streaming” vende los derechos de una producción a un nuevo mercado, así como aumentos en los salarios mínimos, entre otras demandas.

Mientras que la AMPTP contrarresta las peticiones alegando que la industria aún no está totalmente recuperada de la pandemia y que la inestabilidad del modelo económico de las plataformas de “streaming”, basado en suscripciones, siguen siendo inestables y poco rentables.

Ambos bandos reconocen que la industria ha cambiado gracias al ‘streaming’ y prácticamente todos están discutiendo cómo van a dividir el dinero que se genera de las plataformas, dijo a EFE Robert Thompson, profesor de la Universidad de Siracusa (Nueva York) y fundador del Centro Bleier para la Televisión.

Duración y futuro

Al analizar la duración de otras huelgas de Hollywood en el pasado, Mark Young, especialista en entretenimiento y profesor de la Escuela de Negocios Marshall (Universidad del Sur de California), consideró “muy complicado” intentar predecir el tiempo que permanecerá esta situación, pero prevé que podría tratarse de varios meses.

Thompson tampoco puede estimar una fecha exacta para el fin del paro, pues cree que los problemas que se tienen que abordar en las negociaciones son “mucho más complicados” que en las huelgas anteriores, sin ver posibilidades de que el conflicto laboral se resuelva en septiembre.

Klowden, por su parte, ve posibilidades en que el parón termine a finales de agosto para evitar afectaciones más severas en los calendarios de rodaje y producción de más títulos.

El experto incluso valoró que el desbloqueo de las negociaciones del AMPTP con el SAG-AFTRA haría que el WGA también logre un acuerdo en su convenio.

Descontento de los trabajadores en EE.UU.

Las huelgas de Hollywood no son las únicas en activo en Estados Unidos en la actualidad.

Recientemente los trabajadores hoteleros, representados por el sindicato Unite here! Local 11 del sur de California y Arizona, han hecho un paro de cinco días, mientras que miles de trabajadores de la empresa de transporte de paquetes más grande de Estados Unidos, UPS, pertenecientes a la unión de Teamsters, amenazan con iniciar una huelga el 1 de agosto.

Los cuatro gremios tienen en común exigencias que incluyen aumentos salariales y mejoras en las condiciones de trabajo.

Podemos observar que las empresas ven a la mano de obra como un riesgo de coste. Y que con la tecnología solo buscan aumentar la eficiencia en todos los sectores, pero todo tiene un límite, consideró el experto del Instituto Milken de California.

A su juicio ésta no es una lucha de los trabajadores –especialmente de los de Hollywood– en contra de las nuevas tecnologías, sino que con ella se busca establecer reglas que protejan la integridad de sus empleados a partir de su regulación y el establecimiento de normas que describan lo que se puede hacer o no con ellas.

EFE

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado