Vincent Keymer con 17 años y el sueño de ser campeón mundial de ajedrez

Compartir

 

El joven aleman con apenas 17 años, Vincent Keymer ya es el mejor ajedrecista de Alemania y uno de los mayores talentos a nivel mundial. En entrevista con DW habla sobre sus posibilidades de ganar el Campeonato Mundial de Ajedrez.

DW: Usted es el subcampeón del Campeonato de Europa y en la primavera de 2022 tiene incluso la posibilidad de clasificarse al Torneo de Candidatos de Madrid, en el que se determinará el próximo rival del campeón del mundo, el noruego Magnus Carlsen. ¿Se ve ya como un jugador de categoría mundial?

Vincent Keymer: Yo no podría decir ahora que ya soy de clase mundial. Eso realmente aún no puede decirse. Hay muchos jugadores buenos que aún no han sido campeones del mundo. Se sabe que se requiere de mucho trabajo y que normalmente esto lleva tiempo. Claro, ahora estoy más cerca. Pero hay que tener en cuenta de que solo unos pocos jugadores llegan a un Torneo de Candidatos para ir al Campeonato del Mundo.

Cuando usted tenía 14 años, jugó por primera vez contra el Campeón del Mundo, Magnus Carlsen, y perdió por poco. ¿Cómo fue jugar contra Carlsen?

Estaba bastante nervioso. Jugar contra el campeón del mundo, en medio de una sala enorme, es por supuesto algo especial. Hice mis primeras jugadas con demasiada lentitud, en parte porque estaba muy agitado. Luego, de alguna manera, logré concentrarme más en el juego y dejé de lado todo lo demás. Carlsen quería ganar la partida, por supuesto. Para ello también tuvo que arriesgarse y esperar que yo cometiera suficientes errores. Después de la partida hablamos brevemente. Me dijo incluso que, cuando el juego estaba por finalizar, yo había dejado pasar una oportunidad para dejarlo en tablas.

En marzo de 2020, el ajedrez también se vio afectado por el confinamiento. ¿Cómo vivió ese tiempo?

He disfrutado mucho jugando en línea. Sin embargo, creo que el juego con tiempos largos de reflexión es lo que mejor representa al ajedrez. Por eso me alegré cuando empezaron de nuevo los torneos en vivo. Al fin y al cabo, tuve un larguísimo periodo de entrenamiento en el que, en realidad, no usé el tablero. Por supuesto, no sabía cómo esto me afectaría. Ahora que en los torneos de los últimos meses he andado bien, sé mejor en qué situación me encuentro.

En la segunda mitad del 2021 ha jugado buenos torneos, uno tras otro. Usted se convirtió en el subcampeón de Europa y después de haber conseguido el quinto lugar en el “Grand Swiss” tiene la oportumidad de jugar contra los mejores ajedrecistas del mundo. ¿Cómo se produjo esta mejora en su rendimiento?

No sabría decirlo. En cualquier caso, me hizo bien jugar los numerosos torneos de un tirón. Estaba muy metido en el tema y podía abordarlo intensamente. Mientras pueda seguir desarrollándolo, se verá un avance general en diferentes áreas. Todavía tengo que aprender mucho y ganar experiencia en diferentes tipos de posiciones. Pero todo esto va ocurriendo al mismo tiempo.

Los ajedrecistas profesionales dedican mucho tiempo a la preparación de las jugadas de apertura. ¿Qué importancia tiene eso para usted?

Cuando juego contra fuertes oponentes, para mí es importante tener una buena preparación, una posición estable y no ir a la zaga directamente. Porque si le das una oportunidad a los jugadores buenos, entonces ellos se hacen mucho más fuertes y les das muchas más chances de poder potenciar su juego.

En el ajedrez, especialmente con jugadores fuertes, suele haber una división de puntos. El Campeonato del Mundo de 2021 entre Magnus Carlsen y Jan Nepomniachtchi también comenzó con cinco partidas seguidas en tablas. ¿Es eso aburrido?

No. Lo que siempre suele subestimarse con facilidad desde fuera es la cantidad de trabajo que conllevan partidos como los del Mundial. Detrás de cada jugador hay un gran equipo que contribuye para que juegues bien. Algunas partidas se ‘caen’ con relativa rapidez porque ambos jugadores tienen una buena preparación y hacen jugadas perfectas al principio.

A veces se suele hablar de que el ajedrez necesita ser reformado, y que el ajedrez rápido también debería jugarse en un Campeonato Mundial. ¿Qué piensa usted?

Es posible que el factor de entretenimiento sea mayor. Pero la calidad de los juegos disminuye y la importancia del partido también cambia. En el ajedrez clásico, ambos jugadores tienen la oportunidad de profundizar y desplegar su juego. No se trata de que, como pasa en una partida rápida, hay una desconcentración y esto significa directamente perder el juego. Me parecería interesante jugar un Campeonato Mundial rápido, pero eso sería casi un juego diferente. Ya no es lo mismo.

Vincent Keymer (nacido en 2004) es el campeón de ajedrez alemán más joven hasta la fecha y es el número uno de la clasificación alemana desde noviembre de 2021. En 2021 fue subcampeón de Europa. El estudiante vive en Saulheim, cerca de Maguncia.

DW

 

Compartir
Traducción »