Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Pedro Morales: Oración II

Pedro Morales: Oración II

 

«Toma y devóralo; Te amargará en el vientre, pero en tu boca será dulce como la miel» Apocalipsis 10, 8-11. «Mi casa será casa de oración»  Lucas 19, 45-48.  (a)

“Creo firmemente que una marcha o un levantamiento social no transformará a nuestro país. Convencido que el cambio va mucho más que un cambio político, es algo más profundo. Tiene que haber un cambio de mentalidad del venezolano. El cambio y la resurrección de nuestro país no lo puede lograr nadie en este mundo, sino solo Dios: es el único que tiene el poder para transformar y levantar esta nación. La salida favorable para Venezuela es volvernos a Dios, reconocer a Jesús como único Señor de nuestro país, y así, solo así,  veremos verdaderos cambios en la Venezuela que tanto amamos”.  (b)

Aún estamos a tiempo de neutralizar así como de  revertir el gran problema de raíz y de tipo estructural que padece toda la humanidad (deteriorando y destruyendo el sistema inmunológico espiritual),  y lograr la ansiada conversión, a fin de alcanzar la verdadera salud, paz y la libertad, partiendo de la oración fiel y el buen vivir con corazón sincero el Evangelio. “Si reconocieras tú también en este día lo que conduce a la paz. Pero ahora está escondido a tus  ojos. Pues vendrán días sobre ti en que tus enemigos te rodearan de trincheras, te sitiaran, apretaran el cerco de todos lados, te arrasaran con tus hijos dentro, y no dejaran piedra sobre piedra. Porque no reconociste el tiempo de tu visita”. (Lucas 19, 18-23).

Fuerza curativa de orden espiritual y científica de la oración (c)

“Para los devotos nunca ha habido ninguna duda, la oración tiene el poder de curar. Un cuerpo impresionante de investigaciones científicas médicas lo están demostrando de manera concluyente. La creencia en Dios y la oración es realmente buena para la calidad de vida de la persona. La puede hacer más saludable, más feliz, recuperarse más rápidamente cuando se enferma y que la persona viva por más tiempo. También los estudios demuestran  el poder de la oración que otros hacen por nosotros: a través de la  oración de intercesión.

Investigadores científicos como el doctor Valerie Slezin en sus hallazgos acerca de la eficacia de la oración, “efficacy of prayer”, ha descubierto que ella, “no solo regula los procesos en el organismo humano, sino que también restaura las estructuras dañadas”. Veamos entonces el mecanismo como opera:

Hasta ahora la ciencia conocía dos estados principales del cerebro: vigilia (cuando estamos despiertos) y los sueños. Pero los experimentos del doctor  Slezin descubrieron otro que puede ser llamado estado de oración mientras se está despierto. El profesor Slezin midió la fuerza de la oración. Grabó electroencefalogramas de monjes rezando, y pudo detectar el fenómeno inusual de la completa desconexión de su corteza cerebral.

En esta situación la corteza cerebral esta desconectada y la percepción de la información de la persona están pasando por alto los procesos de pensamiento y análisis. Esto se demuestra a través del electroencefalograma. Cuando una persona esta despierta en situación de vigilia, la corteza cerebral genera ritmos biológicos alfa y beta con corriente de velocidades que oscilan entre 8 y 30 Hertz, pero cuando las personas se sumergen en el éxtasis de la oración, el ritmo se desacelera a una frecuencia de 3 Hertz.

Estos ritmos lentos son llamados ritmos deltas,  y se observan  en los bebes de tres o cuatro meses cuando están cerca de su madre con absoluta seguridad. Pero a medida que una persona crece la sensación de seguridad  desaparece, aumenta la actividad cerebral y el ritmo de las corrientes eléctricas cerebrales se vuelve más rápidas, y bajan solo durante el sueño profundo, y durante una oración tal cual lo demostró el científico. Ósea que las personas se convierten literalmente como bebes al orar, por eso no es extraño que el Evangelio diga que seamos como niños si queremos salvarnos: “yo os aseguro que si no cambiáis y os hacéis  como niños no entrareis en el reino de los cielos (Mateo 18:3).

Entonces de este modo, la curación física, moral, psicológica y espiritual es posible en ese momento, porque durante la oración se rompen las conexiones anormales entre las neuronas,  la persona se relaja, deja de pensar acerca de la enfermedad, y lo más importante se deshace del miedo a la enfermedad. Y todo esto hace que la oración evite en gran medida que la gente se enferme, y que cuando se enfermen se recuperen más rápido.

La oración fiel  alivia las fobias y con ello aumenta la inmunidad. Las personas que son más religiosas, y oran más, tienen mejor salud mental y física. En general se las arreglan mejor con el estrés, experimentan un mayor bienestar, porque tienen más esperanza, son más optimistas, experimentan menos depresión y ansiedad. Tienen un sistema inmunológico más fuerte, menor presión sanguínea y el funcionamiento cardiovascular mejora. Y todo esto es demostrado con estadísticas de las investigaciones científicas medicas acerca del poder de la oración.

(a) El pasaje bíblico del Apocalipsis hace referencia a la sagrada palabra de Dios que se encuentra plasmada en el Evangelio. Mientras que lo recalcado por San Lucas se relaciona con el ser interior de cada persona donde se localiza  el templo de Dios. (Ver:

(b) Sondeo de opinión (en función de una sola pregunta) de una muestra significativa de la comunidad universitaria (Unet), con el objetivo de conocer de manera aproximada lo que siente y expresa el venezolano en relación al evento cívico, pacífico y democrático  conocido con el nombre de “Toma de Caracas”: realizado el 01 de septiembre de 2016. Fecha de consulta: 02-09-2016. Pregunta: ¿Cómo amaneció Venezuela después del 1S?

(c) ¿Cómo curar efectivamente enfermedades con la oración? Foro de la Virgen (sitio web). 19-11-2020.

“Perspectiva Económica y Académica Contemporánea”. UNET. Años: 2018 al 2020.

pedromoralesrodriguez@gmail.com  – @tipsaldia

 

Traducción »