Anne Applebaum: La democracia está perdiendo la guerra de la propaganda

Compartir

 

Un ensayo.

El 4 de junio de 1989, el Partido Comunista Polaco celebró elecciones parcialmente libres, lo que puso en marcha una serie de acontecimientos que finalmente sacaron a los comunistas del poder. Poco después, las protestas callejeras que pedían libertad de expresión, debido proceso, rendición de cuentas y democracia provocaron el fin de los regímenes comunistas en Alemania Oriental, Checoslovaquia y Rumania. En pocos años, la Unión Soviética dejaría de existir.

También el 4 de junio de 1989, el Partido Comunista Chino ordenó a los militares que sacaran a miles de estudiantes de la Plaza de Tiananmen. Los estudiantes pedían libertad de expresión, debido proceso, rendición de cuentas y democracia. Los soldados detuvieron y mataron a manifestantes en Pekín y en todo el país. Más tarde, rastrearon sistemáticamente a los líderes del movimiento de protesta y los obligaron a confesar y retractarse. Algunos pasaron años en la cárcel. Otros lograron eludir a sus perseguidores y huir del país para siempre.

A raíz de estos acontecimientos, los chinos llegaron a la conclusión de que la eliminación física de los disidentes era insuficiente. Para evitar que la ola democrática que entonces se extendía por Europa Central llegara a Asia Oriental, el Partido Comunista Chino finalmente se propuso eliminar no solo a la gente, sino también a las ideas que habían motivado las protestas. En los años venideros, esto requeriría vigilar lo que el pueblo chino podría ver en línea.

Nadie creía que esto funcionaría. En el año 2000, el presidente Bill Clinton dijo a una audiencia en la Escuela Johns Hopkins de Estudios Internacionales Avanzados que era imposible. “En la economía del conocimiento”, dijo, “la innovación económica y el empoderamiento político, le guste o no a alguien, irán inevitablemente de la mano”. La transcripción registra las reacciones de la audiencia:

“Ahora, no hay duda de que China ha estado tratando de tomar medidas enérgicas contra Internet”. (Se ríe.) “¡Buena suerte!” (Risas.) “Eso es como tratar de clavar gelatina en la pared”. (Risas.)

Mientras todavía estábamos entusiasmados con las muchas formas en que Internet podría difundir la democracia, los chinos estaban diseñando lo que se conoce como el Gran Cortafuegos de China. Ese método de gestión de Internet, que en efecto es la gestión de conversaciones, contiene muchos elementos diferentes, comenzando con un elaborado sistema de bloqueos y filtros que impiden que los usuarios de Internet vean palabras y frases particulares. Entre ellos, como es bien sabido, están Tiananmen, 1989 y el 4 de junio, pero hay muchos más. En el año 2000, una directiva llamada “Medidas para la gestión de los servicios de información de Internet” prohibió una gama extraordinariamente amplia de contenido, incluyendo cualquier cosa que “ponga en peligro la seguridad nacional, divulgue secretos de Estado, subvierta al gobierno, socave la unificación nacional” y “sea perjudicial para el honor y los intereses del Estado”, en otras palabras, cualquier cosa que no les gustara a las autoridades.

El régimen chino también combinó métodos de rastreo en línea con otras herramientas de represión, incluidas cámaras de seguridad, inspecciones policiales y arrestos. En la provincia de Xinjiang, donde se concentra la población musulmana uigur de China, el Estado ha obligado a la gente a instalar “aplicaciones de niñera” que pueden escanear los teléfonos en busca de frases prohibidas y detectar comportamientos inusuales: cualquiera que descargue una red privada virtual, cualquiera que permanezca desconectado por completo y cualquier persona cuyo hogar use demasiada electricidad (lo que podría ser evidencia de un huésped secreto) puede despertar sospechas. La tecnología de reconocimiento de voz e incluso los hisopos de ADN se utilizan para controlar por dónde caminan, conducen y compran los uigures. Con cada nuevo avance, con cada avance de la IA, China se ha acercado más a su santo grial: un sistema que puede eliminar no solo las palabras democracia y Tiananmen de Internet, sino el pensamiento que lleva a las personas a convertirse en activistas por la democracia o asistir a protestas públicas en la vida real.

Pero en el camino, el régimen chino descubrió un problema más profundo: la vigilancia, independientemente de la sofisticación, no ofrece garantías. Durante la pandemia de coronavirus, el gobierno chino impuso controles más severos que los que la mayoría de sus ciudadanos habían experimentado. Millones de personas quedaron encerradas en sus casas. Un número incalculable de personas ingresaron a los campos de cuarentena del gobierno. Sin embargo, el confinamiento también produjo las protestas chinas más furiosas y enérgicas en muchos años. Jóvenes que nunca habían asistido a una manifestación y no recordaban Tiananmen se reunieron en las calles de Pekín y Shanghái en otoño de 2022 para hablar de libertad. En Xinjiang, donde los confinamientos fueron los más largos y duros, y donde la represión es más completa, la gente salió en público y cantó el himno nacional chino, enfatizando una línea: “¡Levántense, los que se niegan a ser esclavos!”. Los clips de su actuación circularon ampliamente, presumiblemente porque el software espía y los filtros no identificaban el himno nacional como disidencia.

Incluso en un estado donde la vigilancia es casi total, la experiencia de la tiranía y la injusticia puede radicalizar a las personas. La ira por el poder arbitrario siempre llevará a alguien a empezar a pensar en otro sistema, en una mejor manera de dirigir la sociedad. La fuerza de estas manifestaciones, y la ira más amplia que reflejaron, fue suficiente para asustar al Partido Comunista Chino para que levantara la cuarentena y permitiera que el virus se propagara. Las muertes que se produjeron fueron preferibles a la ira y la protesta pública.

Al igual que las manifestaciones contra el presidente Vladimir Putin en Rusia que comenzaron en 2011, las protestas callejeras de 2014 en Venezuela y las protestas de Hong Kong de 2019, las protestas de 2022 en China ayudan a explicar algo más: por qué los regímenes autocráticos han convertido lentamente sus mecanismos represivos hacia el exterior, hacia el mundo democrático. Si la gente se siente naturalmente atraída por la imagen de los derechos humanos, por el lenguaje de la democracia, por el sueño de la libertad, entonces esos conceptos tienen que ser envenenados. Eso requiere más que vigilancia, más que una observación cercana de la población, más que un sistema político que defienda las ideas liberales. También requiere un plan ofensivo: una narrativa que dañe tanto la idea de democracia en todo el mundo como las herramientas para llevarla a cabo.

El 24 de febrero de 2022, cuando Rusia lanzó su invasión de Ucrania, comenzaron a surgir historias fantásticas de guerra biológica en Internet. Los funcionarios rusos declararon solemnemente que los laboratorios biológicos secretos financiados por Estados Unidos en Ucrania habían estado realizando experimentos con virus de murciélagos y afirmaron que los funcionarios estadounidenses habían confesado haber manipulado “patógenos peligrosos”. La historia era infundada, por no decir ridícula, y fue desacreditada en repetidas ocasiones.

Sin embargo, una cuenta de Twitter estadounidense con vínculos a la red de conspiración QAnon —@WarClandestine— comenzó a tuitear sobre los biolaboratorios inexistentes, acumulando miles de retuits y visitas. El hashtag #biolab comenzó a ser tendencia en Twitter y alcanzó más de 9 millones de visitas. Incluso después de que se suspendiera la cuenta, que más tarde se reveló que pertenecía a un veterano de la Guardia Nacional del Ejército, la gente siguió publicando capturas de pantalla. Una versión de la historia apareció en el sitio web Infowars creado por Alex Jones, mejor conocido por promover teorías de conspiración sobre el tiroteo en la Escuela Primaria Sandy Hook y acosar a las familias de las víctimas. Tucker Carlson, que entonces todavía presentaba un programa en Fox News, reprodujo clips de un general ruso y un portavoz chino repitiendo la fantasía del biolaboratorio y exigió que la administración Biden “deje de mentir y [nos diga] lo que está pasando aquí”.

Los medios estatales chinos también se apoyaron mucho en la historia. Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores declaró que Estados Unidos controlaba 26 laboratorios biológicos en Ucrania: “Rusia ha descubierto durante sus operaciones militares que Estados Unidos utiliza estas instalaciones para llevar a cabo planes biomilitares”. Xinhua, una agencia de noticias estatal china, publicó varios titulares: “Los laboratorios biológicos dirigidos por Estados Unidos representan amenazas potenciales para la gente de Ucrania y más allá”, “Rusia insta a Estados Unidos a explicar el propósito de los laboratorios biológicos en Ucrania”, etc. Los diplomáticos estadounidenses refutaron públicamente estas invenciones. Sin embargo, los chinos continuaron difundiéndolos. Lo mismo hicieron las decenas de medios de comunicación asiáticos, africanos y latinoamericanos que tienen acuerdos de intercambio de contenidos con los medios estatales chinos. Lo mismo hizo Telesur, la cadena venezolana; Press TV, la cadena iraní; y Russia Today, en español y árabe, así como en muchos sitios web vinculados a Russia Today en todo el mundo.

Este esfuerzo conjunto de propaganda funcionó. A nivel mundial, ayudó a socavar el esfuerzo liderado por Estados Unidos para crear solidaridad con Ucrania y hacer cumplir las sanciones contra Rusia. Dentro de Estados Unidos, ayudó a socavar el esfuerzo de la administración Biden por consolidar la opinión pública estadounidense en apoyo de la prestación de ayuda a Ucrania. Según una encuesta, una cuarta parte de los estadounidenses creía que la teoría de la conspiración de los laboratorios biológicos era cierta. Después de la invasión, Rusia y China, con la ayuda de Venezuela, Irán y europeos y estadounidenses de extrema derecha, crearon con éxito una cámara de eco internacional. Cualquiera que estuviera dentro de esta cámara de eco escuchó la teoría de la conspiración del biolaboratorio muchas veces, de diferentes fuentes, cada una repitiendo y construyendo sobre las demás para crear la impresión de veracidad. También escucharon descripciones falsas de los ucranianos como nazis, junto con afirmaciones de que Ucrania es un estado títere dirigido por la CIA y que la OTAN comenzó la guerra.

Fuera de esta cámara de eco, pocos saben que existe. En una cena en Múnich en febrero de 2023, me encontré sentado frente a un diplomático europeo que acababa de regresar de África. Se había reunido con algunos estudiantes allí y se había sorprendido al descubrir lo poco que sabían sobre la guerra en Ucrania y cuánto de lo que sabían estaba mal. Habían repetido las afirmaciones rusas de que los ucranianos son nazis, culparon a la OTAN por la invasión y, en general, usaron el mismo tipo de lenguaje que se puede escuchar todas las noches en las noticias nocturnas rusas. El diplomático estaba desconcertado. Tal vez el legado del colonialismo explicara la propagación de estas teorías conspirativas, o el abandono occidental del Sur global, o la larga sombra de la Guerra Fría.

Pero la historia de cómo los africanos, así como los latinoamericanos, los asiáticos y, de hecho, muchos europeos y estadounidenses, han llegado a escupir propaganda rusa sobre Ucrania no es principalmente una historia de la historia colonial europea, la política occidental o la Guerra Fría. Más bien, involucra los esfuerzos sistemáticos de China para comprar o influir tanto en las audiencias populares como en las de élite en todo el mundo; campañas de propaganda rusa cuidadosamente seleccionadas, algunas abiertas, otras clandestinas, algunas amplificadas por la extrema derecha estadounidense y europea; y otras autocracias que utilizan sus propias redes para promover el mismo lenguaje.

Para ser justos con el diplomático europeo, la convergencia de lo que habían sido proyectos dispares de influencia autoritaria es todavía nueva. El lavado de información ruso y la propaganda china han tenido durante mucho tiempo objetivos diferentes. Los propagandistas chinos en su mayoría se mantuvieron al margen de la política del mundo democrático, excepto para promover los logros chinos, el éxito económico chino y las narrativas chinas sobre el Tíbet o Hong Kong. Sus esfuerzos en África y América Latina tendían a incluir anuncios aburridos e inobservables de inversiones y visitas de Estado. Los esfuerzos rusos fueron más agresivos, a veces en conjunto con la extrema derecha o la extrema izquierda en el mundo democrático, y tenían como objetivo distorsionar los debates y las elecciones en Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania, Francia y otros lugares. Aun así, a menudo parecían desenfocados, como si los piratas informáticos estuvieran lanzando espaguetis a la pared, solo para ver qué historia loca podría quedarse. Venezuela e Irán eran actores marginales, no verdaderas fuentes de influencia.

Poco a poco, sin embargo, estas autocracias se han ido uniendo, no en torno a historias particulares, sino en torno a un conjunto de ideas, o más bien en oposición a un conjunto de ideas. La transparencia, por ejemplo. Y el Estado de Derecho. Y la democracia. Han escuchado el lenguaje sobre esas ideas, que se originan en el mundo democrático, provenientes de sus propios disidentes, y han llegado a la conclusión de que son peligrosas para sus regímenes. Su propia retórica lo deja claro. En 2013, cuando el presidente chino Xi Jinping comenzaba su ascenso al poder, un memorándum interno chino, conocido enigmáticamente como el Documento No. 9 —o, más formalmente, como el Comunicado sobre el estado actual de la esfera ideológica— enumeraba los “siete peligros” a los que se enfrentaba el Partido Comunista Chino. La “democracia constitucional occidental” encabezó la lista, seguida de los “derechos humanos universales”, la “independencia de los medios de comunicación”, la “independencia judicial” y la “participación cívica”. El documento concluyó que “las fuerzas occidentales hostiles a China”, junto con los disidentes dentro del país, “todavía se infiltran constantemente en la esfera ideológica”, e instruyó a los líderes del partido a rechazar estas ideas dondequiera que las encontraran, especialmente en línea, dentro de China y en todo el mundo.

Desde al menos 2004, los rusos se han centrado en la misma convergencia de amenazas ideológicas internas y externas. Ese fue el año en que los ucranianos protagonizaron una revuelta popular, conocida como la Revolución Naranja —el nombre proviene de las camisetas y banderas naranjas de los manifestantes— contra un torpe intento de robar una elección presidencial. La airada intervención del público ucraniano en lo que se suponía que había sido una victoria cuidadosamente orquestada para Viktor Yanukovych, un candidato prorruso apoyado directamente por el propio Putin, enervó profundamente a los rusos. Esto fue especialmente cierto porque un movimiento de protesta igualmente rebelde en Georgia había llevado al poder a un político proeuropeo, Mikheil Saakashvili, el año anterior.

Sacudido por esos dos acontecimientos, Putin puso al hombre del saco de la “revolución de color” en el centro de la propaganda rusa. Los movimientos cívicos de protesta ahora siempre se describen como revoluciones de colores en Rusia, y como el trabajo de foráneos. Siempre se dice que los líderes populares de la oposición son títeres de gobiernos extranjeros. Los eslóganes anticorrupción y prodemocracia están vinculados al caos y la inestabilidad dondequiera que se utilicen, ya sea en Túnez, Siria o Estados Unidos. En 2011, un año de protestas masivas contra unas elecciones manipuladas en la propia Rusia, Putin describió amargamente la Revolución Naranja como un “plan bien probado para desestabilizar la sociedad”, y acusó a la oposición rusa de “transferir esta práctica a suelo ruso”, donde temía un levantamiento popular similar destinado a sacarlo del poder.

Putin se equivocó: no se había “transferido” ningún “esquema”. El descontento público en Rusia simplemente no tenía forma de expresarse excepto a través de protestas callejeras, y los opositores de Putin no tenían medios legales para sacarlo del poder. Al igual que muchas otras personas en todo el mundo, hablaron de democracia y derechos humanos porque reconocieron que estos conceptos representaban su mejor esperanza para lograr la justicia y liberarse del poder autocrático. Las protestas que condujeron a transiciones democráticas en Filipinas, Taiwán, Sudáfrica, Corea del Sur y México; las “revoluciones populares” que se extendieron por Europa Central y Oriental en 1989; la Primavera Árabe en 2011; y, sí, las revoluciones de colores en Ucrania y Georgia, todas fueron iniciadas por aquellos que habían sufrido injusticias a manos del Estado y que se aferraron al lenguaje de la libertad y la democracia para proponer una alternativa.

Este es el problema central de las autocracias: los rusos, los chinos, los iraníes y otros saben que el lenguaje de la transparencia, la rendición de cuentas, la justicia y la democracia atrae a algunos de sus ciudadanos, al igual que a muchas personas que viven en dictaduras. Ni siquiera la vigilancia más sofisticada puede suprimirla por completo. Las ideas mismas de democracia y libertad deben ser desacreditadas, especialmente en los lugares donde han florecido históricamente.

En el siglo XX, La propaganda del Partido Comunista era abrumadora e inspiradora, o al menos estaba destinada a serlo. El futuro que retrataba era brillante e idealizado, una visión de fábricas limpias, productos abundantes y conductores de tractores sanos con grandes músculos y mandíbulas cuadradas. La arquitectura fue diseñada para dominar, la música para intimidar, los espectáculos públicos para asombrar. En teoría, los ciudadanos debían sentir entusiasmo, inspiración y esperanza. En la práctica, este tipo de propaganda resultó contraproducente, porque la gente podía comparar lo que veía en los carteles y en las películas con una realidad mucho más empobrecida.

Unas pocas autocracias todavía se presentan a sus ciudadanos como estados modelo. Los norcoreanos siguen celebrando colosales desfiles militares con elaboradas exhibiciones de gimnasia y enormes retratos de su líder, muy al estilo estalinista. Pero la mayoría de los autoritarios modernos han aprendido de los errores del siglo pasado. Freedom House, una organización sin fines de lucro que aboga por la democracia en todo el mundo, enumera a 56 países como “no libres”. La mayoría no ofrece a sus conciudadanos una visión de utopía y no los inspira a construir un mundo mejor. En cambio, enseñan a las personas a ser cínicas y pasivas, apáticas y temerosas, porque no hay un mundo mejor que construir. Su objetivo es persuadir a su propia gente para que se mantenga al margen de la política y, sobre todo, convencerlos de que no hay alternativa democrática: nuestro Estado puede ser corrupto, pero todos los demás también lo son. Puede que no te guste nuestro líder, pero los demás son peores. Puede que no te guste nuestra sociedad, pero al menos somos fuertes. El mundo democrático es débil, degenerado, dividido, moribundo.

En lugar de retratar a China como la sociedad perfecta, la propaganda china moderna busca inculcar el orgullo nacionalista, basado en la experiencia real de desarrollo económico de China, y promover un modelo de progreso de Pekín a través de la dictadura y el “orden” que es superior al caos y la violencia de la democracia. Los medios chinos se burlaron de la laxitud de la respuesta estadounidense a la pandemia con una película animada que terminaba con la Estatua de la Libertad en un goteo intravenoso. El Global Times de China escribió que los chinos se burlaban de la insurrección del 6 de enero como “karma” y “retribución”: “Al ver tales escenarios”, escribió el entonces editor de la publicación en un artículo de opinión, “muchos chinos naturalmente recordarán que Nancy Pelosi una vez elogió la violencia de los manifestantes de Hong Kong como ‘un hermoso espectáculo para la vista’. (Pelosi, por supuesto, había elogiado a los manifestantes pacíficos, no a la violencia). A los chinos se les dice que estas fuerzas del caos están dispuestas a perturbar sus propias vidas, y se les anima a luchar contra ellas en una “guerra popular” contra la influencia extranjera.

Los rusos, aunque escuchan muy poco sobre lo que sucede en sus propios pueblos y ciudades, reciben mensajes similares sobre el declive de lugares que no conocen y que en su mayoría nunca han visitado: Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Suecia, Polonia, países aparentemente llenos de degeneración, hipocresía y rusofobia. Un estudio de la televisión rusa de 2014 a 2017 encontró que las noticias negativas sobre Europa aparecían en los tres principales canales rusos, todos controlados por el Estado, un promedio de 18 veces al día. Algunas de las historias fueron obviamente inventadas (¡los gobiernos europeos están robando niños de familias heterosexuales y dándoselos a parejas homosexuales!), pero incluso las verdaderas fueron seleccionadas para apoyar la idea de que la vida cotidiana en Europa es aterradora y caótica, que los europeos son débiles e inmorales, y que la Unión Europea es agresiva e intervencionista. En todo caso, la representación de Estados Unidos ha sido más dramática. El propio Putin ha mostrado un conocimiento sorprendentemente íntimo de las guerras culturales estadounidenses sobre los derechos de las personas transgénero, y se ha mostrado burlonamente comprensivo con las personas que, según él, han sido “canceladas”.

El objetivo es claro: evitar que los rusos se identifiquen con Europa como lo hicieron antes, y construir alianzas entre la audiencia nacional de Putin y sus partidarios en Europa y América del Norte, donde algunos conservadores ingenuos (o tal vez conservadores cínicos y bien pagados) buscan convencer a sus seguidores de que Rusia es un “estado cristiano blanco”. En realidad, Rusia tiene una asistencia a la iglesia muy baja, aborto legal y una población multiétnica que contiene millones de ciudadanos musulmanes y migrantes. La región autónoma de Chechenia, que forma parte de la Federación de Rusia, se rige, en la práctica, por elementos de la sharia. El Estado ruso hostiga y reprime muchas formas de religión fuera de la Iglesia Ortodoxa Rusa sancionada por el Estado, incluido el protestantismo evangélico. Sin embargo, entre las consignas gritadas por los nacionalistas blancos que marcharon en la infame manifestación de Charlottesville, Virginia, en 2017 estaba “Rusia es nuestro amigo”. Putin envía mensajes periódicos a este electorado: “Mantengo el enfoque tradicional de que una mujer es una mujer, un hombre es un hombre, una madre es una madre y un padre es un padre”, dijo en una conferencia de prensa en diciembre de 2021, casi como si este “enfoque tradicional” fuera una justificación para invadir Ucrania.

Esta manipulación de las fuertes emociones en torno a los derechos de los homosexuales y el feminismo ha sido ampliamente copiada en todo el mundo autocrático, a menudo como un medio para defenderse de las críticas al régimen. Yoweri Museveni, quien ha sido presidente de Uganda durante más de tres décadas, aprobó un proyecto de ley “contra la homosexualidad” en 2014, instituyendo una sentencia de cadena perpetua para las personas homosexuales que tengan relaciones sexuales o se casen y criminalizando la “promoción” de un estilo de vida homosexual. Al iniciar una lucha por los derechos de los homosexuales, fue capaz de consolidar a sus partidarios en casa al tiempo que neutralizaba las críticas extranjeras a su régimen, describiéndolas como “imperialismo social”: “Los de fuera no pueden dictarnos; Este es nuestro país”, declaró. Viktor Orbán, el primer ministro de Hungría, también elude la discusión sobre la corrupción húngara escondiéndose detrás de una guerra cultural. Pretende que la tensión actual entre su gobierno y el embajador de Estados Unidos en Hungría tiene que ver con la religión y el género: Durante la reciente visita de Tucker Carlson a Hungría, Carlson declaró que la administración Biden “odia” a Hungría porque “es un país cristiano”, cuando en realidad son los profundos lazos financieros y políticos de Orbán con Rusia y China los que han dañado gravemente las relaciones entre Estados Unidos y Hungría.

Los nuevos autoritarios también tienen una actitud diferente frente a la realidad. Cuando los líderes soviéticos mintieron, trataron de hacer que sus falsedades parecieran reales. Se enojaban cuando alguien los acusaba de mentir. Pero en la Rusia de Putin, la Siria de Bashar al-Assad y la Venezuela de Nicolás Maduro, los políticos y las personalidades de la televisión juegan un juego diferente. Mienten constantemente, descaradamente, obviamente. Pero no se molestan en ofrecer contraargumentos cuando sus mentiras son expuestas. Después de que las fuerzas controladas por Rusia derribaran el vuelo MH17 de Malaysia Airlines sobre Ucrania en 2014, el gobierno ruso reaccionó no solo con una negación, sino con múltiples historias, plausibles e inverosímiles: culpó al ejército ucraniano y a la CIA, y a un complot nefasto en el que se colocó a personas muertas en un avión para fingir un accidente y desacreditar a Rusia. Esta táctica, la llamada manguera de falsedades, en última instancia no produce indignación sino nihilismo. Con tantas explicaciones, ¿cómo puedes saber lo que realmente sucedió? ¿Y si no puedes saberlo? Si no sabes lo que pasó, no es probable que te unas a un gran movimiento por la democracia, o que escuches cuando alguien habla de un cambio político positivo. En cambio, no vas a participar en ninguna política en absoluto.

El miedo, el cinismo, el nihilismo y la apatía, junto con la repugnancia y el desdén por la democracia: esta es la fórmula que los autócratas modernos, con algunas variaciones, venden a sus ciudadanos y a los extranjeros, todo con el objetivo de destruir lo que llaman “hegemonía estadounidense”. Al servicio de esta idea, Rusia, una potencia colonial, se presenta a sí misma como líder de las civilizaciones no occidentales en lo que el analista Ivan Klyszcz llama su lucha por la “multipolaridad mesiánica”, una batalla contra “la imposición por parte de Occidente de valores ‘decadentes’ y ‘globalistas'”. En septiembre de 2022, cuando Putin celebró una ceremonia para conmemorar su anexión ilegal del sur y el este de Ucrania, afirmó que estaba protegiendo a Rusia del Occidente “satánico” y de “perversiones que conducen a la degradación y la extinción”. No habló de las personas a las que había torturado ni de los niños ucranianos que había secuestrado. Un año después, Putin dijo en una reunión en Sochi: “Ahora estamos luchando no solo por la libertad de Rusia, sino por la libertad de todo el mundo. Podemos decir francamente que la dictadura de un hegemón se está volviendo decrépita. Lo vemos, y todo el mundo lo ve ahora. Se está saliendo de control y es simplemente peligroso para los demás”. El lenguaje de la “hegemonía” y la “multipolaridad” ahora también forma parte de las narrativas chinas, iraníes y venezolanas.

En realidad, Rusia es un peligro genuino para sus vecinos, razón por la cual la mayoría de ellos se están rearmando y preparándose para luchar contra una nueva ocupación colonial. La ironía es aún mayor en países africanos como Malí, donde los mercenarios rusos del Grupo Wagner han ayudado a mantener una dictadura militar en el poder, al parecer mediante ejecuciones sumarias, cometiendo atrocidades contra civiles y saqueando propiedades. En Mali, como en Ucrania, la batalla contra la decadencia occidental significa que los matones rusos blancos aterrorizan brutalmente a la gente con impunidad.

Y, sin embargo, Mali Actu, un sitio web prorruso en Mali, explica solemnemente a sus lectores que “en un mundo cada vez más multipolar, África desempeñará un papel cada vez más importante”. Mali Actu no está solo; Es solo una pequeña parte de una red de propaganda, creada por las autocracias, que ahora es visible en todo el mundo.

La infraestructura de la propaganda antidemocrática adopta muchas formas, algunas abiertas y otras encubiertas, algunas dirigidas al público y otras dirigidas a las élites. El Frente Unido, el punto de apoyo de la estrategia de influencia más importante del Partido Comunista Chino, busca dar forma a las percepciones de China en todo el mundo mediante la creación de programas educativos y de intercambio, el control de las comunidades chinas en el exilio, la construcción de cámaras de comercio chinas y el cortejo a cualquiera que esté dispuesto a ser un portavoz de facto de China. Los Institutos Confucio son probablemente el proyecto de influencia de élite chino más conocido. Originalmente percibidos como organismos culturales benignos, no muy diferentes del Goethe-Institut, dirigido por el gobierno alemán, y la Alianza Francesa, fueron bien recibidos por muchas universidades porque ofrecían clases y profesores de chino baratos o incluso gratuitos. Con el tiempo, los institutos despertaron sospechas, vigilando a los estudiantes chinos en las universidades estadounidenses restringiendo las discusiones abiertas sobre el Tíbet y Taiwán y, en algunos casos, alterando la enseñanza de la historia y la política chinas para adaptarlas a las narrativas chinas. Ahora se han disuelto en su mayoría en los Estados Unidos. Pero están floreciendo en muchos otros lugares, incluida África, donde hay varias docenas.

Estas operaciones más sutiles se ven aumentadas por la enorme inversión de China en medios internacionales. El servicio de noticias Xinhua, la Red Global de Televisión de China, la Radio Internacional de China y el China Daily reciben una importante financiación estatal, tienen cuentas en las redes sociales en varios idiomas y regiones, y venden, comparten o promocionan su contenido. Estos medios chinos cubren todo el mundo y proporcionan a sus socios segmentos de noticias y videos hábilmente producidos a precios bajos, a veces de forma gratuita, lo que los hace más que competitivos con las agencias de noticias occidentales de buena reputación, como Reuters y Associated Press. Decenas de organizaciones de noticias en Europa y Asia utilizan contenido chino, al igual que muchas en África. desde Kenia y Nigeria hasta Egipto y Zambia. Los medios de comunicación chinos mantienen un centro regional en Nairobi, donde contratan a destacados periodistas locales y producen contenidos en idiomas africanos. Se estima que la construcción de este imperio mediático cuesta miles de millones de dólares al año.

Por el momento, la audiencia de muchos de estos canales de propiedad china sigue siendo baja; Su producción puede ser predecible, incluso aburrida. Pero poco a poco se están poniendo a disposición formas más populares de televisión china. StarTimes, una compañía de televisión satelital que está estrechamente vinculada al gobierno chino, se lanzó en África en 2008 y ahora tiene 13 millones de suscriptores de televisión en más de 30 países africanos. StarTimes es barato para los consumidores, ya que cuesta solo unos pocos dólares al mes. Prioriza el contenido chino, no solo las noticias, sino también las películas de kung-fu, las telenovelas y el fútbol de la Superliga China, con los diálogos y comentarios traducidos al hausa, swahili y otros idiomas africanos. De esta manera, incluso el entretenimiento puede transmitir mensajes positivos para China.

Este cambio más sutil es el verdadero objetivo: que el punto de vista chino aparezca en la prensa local, con firmas locales. Los propagandistas chinos llaman a esta estrategia “tomar prestados barcos para llegar al mar”, y se puede lograr de muchas maneras. A diferencia de los gobiernos occidentales, China no piensa en la propaganda, la censura, la diplomacia y los medios de comunicación como actividades separadas. La presión legal sobre las organizaciones de noticias, las operaciones de troleo en línea dirigidas a periodistas, los ataques cibernéticos, todo esto puede desplegarse como parte de una sola operación diseñada para promulgar o socavar una narrativa determinada. China también ofrece cursos de capacitación o estipendios para periodistas locales en Asia, África y América Latina, a veces proporcionando teléfonos y computadoras portátiles a cambio de lo que el régimen espera que sea una cobertura favorable.

Los chinos también cooperan, tanto abierta como discretamente, con los medios de comunicación de otras autocracias. Telesur, un proyecto de Hugo Chávez lanzado en 2005, tiene su sede en Caracas y es liderado por Venezuela en asociación con Cuba y Nicaragua. Fragmentos seleccionados selectivamente de noticias extranjeras llegan a Telesur de sus socios, incluidos titulares que presumiblemente tienen un atractivo limitado en América Latina: “Ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Armenia socavan la estabilidad regional”, por ejemplo, y “Rusia no tiene planes expansionistas en Europa”. Ambas historias, de 2023, fueron extraídas directamente del cable de Xinhua.

Irán, por su parte, ofrece HispanTV, la versión en español de Press TV, el servicio internacional iraní. HispanTV se inclina fuertemente hacia el antisemitismo abierto y la negación del Holocausto: un titular de marzo de 2020 declaró que el “nuevo coronavirus es el resultado de un complot sionista”. España prohibió HispanTV y Google lo bloqueó de sus cuentas de YouTube y Gmail, pero el servicio está fácilmente disponible en toda América Latina, al igual que Al-Alam, la versión árabe de Press TV, está ampliamente disponible en Oriente Medio. Después del ataque de Hamas del 7 de octubre contra Israel, el Instituto para el Diálogo Estratégico, un grupo internacional dedicado a combatir la desinformación, descubrió que Irán estaba creando grupos de piratería adicionales para atacar la infraestructura digital, física y electoral en Israel (donde perseguía las listas electorales) y Estados Unidos. En el futuro, estas operaciones de piratería pueden combinarse con campañas de propaganda.

RT —Russia Today— tiene un perfil más grande que Telesur o Press TV; en África, tiene estrechos vínculos con China. Tras la invasión de Ucrania, algunas redes satelitales dejaron de funcionar RT. Pero el satélite chino StarTimes lo recogió, y RT inmediatamente comenzó a construir oficinas y relaciones en toda África, especialmente en países dirigidos por autócratas que se hacen eco de sus mensajes antioccidentales y anti-LGBTQ, y que aprecian su falta de reportajes críticos o de investigación.

RT, al igual que Press TV, Telesur e incluso CGTN, también funciona como una instalación de producción, una fuente de videoclips que se pueden difundir en línea, reutilizar y reutilizar en campañas específicas. Los estadounidenses tuvieron una visión de primera mano de cómo funcionan las versiones clandestinas en 2016, cuando la Agencia de Investigación de Internet —ahora disuelta pero con sede en San Petersburgo y dirigida por el difunto Yevgeny Prigozhin, más famoso como el jefe mercenario del Grupo Wagner que organizó una marcha abortada sobre Moscú— bombeó material falso a través de cuentas falsas de Facebook y Twitter. diseñado para confundir a los votantes estadounidenses. Los ejemplos iban desde cuentas virulentamente antiinmigración destinadas a beneficiar a Donald Trump hasta cuentas falsas de Black Lives Matter que atacaban a Hillary Clinton desde la izquierda.

Desde 2016, estas tácticas se han aplicado en todo el mundo. Las oficinas de Xinhua y RT en África y en todo el mundo, junto con Telesur e HispanTV, crean historias, eslóganes, memes y narrativas que promueven la visión del mundo de las autocracias; Estos, a su vez, se repiten y amplifican en muchos países, se traducen a muchos idiomas y se remodelan para muchos mercados locales. El material producido es en su mayoría poco sofisticado, pero es barato y puede cambiar rápidamente, según las necesidades del momento. Después del ataque de Hamas del 7 de octubre, por ejemplo, fuentes oficiales y no oficiales rusas inmediatamente comenzaron a publicar material antiisraelí y antisemita, y mensajes que calificaban de hipócrita el apoyo estadounidense y occidental a Ucrania a la luz del conflicto de Gaza. La empresa de análisis de datos Alto Intelligence encontró publicaciones que difamaban tanto a ucranianos como a israelíes como “nazis”, parte de lo que parece ser una campaña para acercar a las comunidades de extrema izquierda y extrema derecha en oposición a las democracias aliadas de Estados Unidos. Los mensajes antisemitas y a favor de Hamas también aumentaron dentro de China, así como en cuentas vinculadas a China en todo el mundo. Joshua Eisenman, profesor de Notre Dame y autor de un nuevo libro sobre las relaciones de China con África, me dijo que durante un reciente viaje a Pekín, se sorprendió de la rapidez con la que cambió la anterior línea china sobre Oriente Medio: “Las relaciones entre China e Israel son más fuertes que nunca”. “Fue un giro de 180 grados en solo unos días”.

No es que todos los que escuchen estos mensajes sepan necesariamente de dónde vienen, porque a menudo aparecen en foros que ocultan sus orígenes. La mayoría de la gente probablemente no escuchó la teoría de la conspiración de los biolaboratorios estadounidenses en un programa de noticias de televisión, por ejemplo. En cambio, lo escucharon gracias a organizaciones como Pressenza y Yala News. Pressenza, un sitio web fundado en Milán y trasladado a Ecuador en 2014, publica en ocho idiomas, se describe a sí mismo como “una agencia internacional de noticias dedicada a noticias sobre la paz y la no violencia” y presentó un artículo sobre biolaboratorios en Ucrania. Según el Departamento de Estado de EE.UU., Pressenza es parte de un proyecto, dirigido por tres empresas rusas, que planeaba crear artículos en Moscú y luego traducirlos para estos sitios “nativos”, siguiendo la práctica china, para que parecieran “locales”. Pressenza negó las acusaciones; uno de sus periodistas, Oleg Yasinsky, que dice ser de origen ucraniano, respondió denunciando la “máquina de propaganda planetaria” de Estados Unidos y citando al Che Guevara.

Al igual que Pressenza, Yala News también se promociona como independiente. Esta operación de noticias en árabe registrada en el Reino Unido ofrece videos hábilmente producidos, incluidas entrevistas a celebridades, a sus 3 millones de seguidores todos los días. En marzo de 2022, mientras la acusación de los biolaboratorios era promovida por otros medios, el sitio publicó un video que se hacía eco de una de las versiones más sensacionalistas: Ucrania planeaba usar aves migratorias como vehículo de entrega de armas biológicas, infectando a las aves y luego enviándolas a Rusia para propagar enfermedades.

Yala no inventó esta ridícula historia: los medios estatales rusos, como la agencia de noticias Sputnik, la publicaron primero en ruso, seguida del sitio web árabe de Sputnik y RT en árabe. El embajador de Rusia ante las Naciones Unidas se dirigió al Consejo de Seguridad de la ONU sobre el escándalo de las aves biológicas, advirtiendo del “peligro biológico real para la gente de los países europeos, que puede resultar de una propagación incontrolada de agentes biológicos desde Ucrania”. En una entrevista de abril de 2022 en Kiev, el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky nos dijo al editor en jefe de The Atlantic, Jeffrey Goldberg, y a mí que la historia de los biopájaros le recordaba a un sketch de Monty Python. Si Yala fuera realmente una publicación “independiente”, como se describe a sí misma, habría verificado esta historia, que, al igual que las otras conspiraciones de biolab, fue ampliamente desacreditada.

Pero Yala News no es una organización de noticias en absoluto. Como ha informado la BBC, se trata de una lavandería de información, un sitio que existe para difundir y propagar material producido por RT y otras instalaciones rusas. Yala News ha publicado afirmaciones de que la masacre rusa de civiles ucranianos en Bucha fue un montaje, que Zelensky apareció borracho en la televisión y que los soldados ucranianos estaban huyendo de las líneas del frente. Aunque la compañía está registrada en una dirección en Londres, un correo compartido por otras 65.000 compañías, su “equipo de noticias” tiene su sede en un suburbio de Damasco. El CEO de la compañía es un empresario sirio radicado en Dubái que, al ser preguntado por la BBC, insistió en la “imparcialidad” de la organización.

Otro actor extraño en este campo es RRN: el nombre de la compañía es un acrónimo, originalmente de Reliable Russian News, luego cambiado a Reliable Recent News. Creada a raíz de la invasión rusa de Ucrania, RRN, parte de una operación de lavado de información más grande conocida por los investigadores como Doppelganger, es principalmente un “typosquatter”: una empresa que registra nombres de dominio que se parecen a nombres de dominio de medios reales: Reuters.cfd en lugar de Reuters.com, por ejemplo, así como sitios web con nombres que suenan auténticos (como Notre Pays, o “Nuestro País”) pero que están creados para engañar. RRN es prolífica. Durante su corta existencia, ha creado más de 300 sitios dirigidos a Europa, Oriente Medio y América Latina. Los enlaces a estos sitios se utilizan para hacer que las publicaciones de Facebook, Twitter y otras redes sociales parezcan creíbles. Cuando alguien se desplaza rápidamente, es posible que no se dé cuenta de que un titular enlaza a un sitio web de Spiegel.pro falso, por ejemplo, en lugar de al sitio web auténtico de la revista alemana Spiegel.de.

Los esfuerzos de Doppelganger, dirigidos por un puñado de empresas en Rusia, han variado ampliamente, y parecen haber incluido comunicados de prensa falsos de la OTAN, con las mismas fuentes y diseño que los comunicados genuinos, “revelando” que los líderes de la OTAN planeaban desplegar tropas paramilitares ucranianas en Francia para sofocar las protestas por las pensiones. En noviembre, agentes que el gobierno francés cree que están vinculados a Doppelganger pintaron con aerosol estrellas de David en París y las publicaron en las redes sociales, con la esperanza de amplificar las divisiones francesas sobre la guerra de Gaza. Los agentes rusos construyeron una red de medios sociales para difundir las historias falsas y las fotografías de grafitis antisemitas. El objetivo es asegurarse de que las personas que se encuentran con este contenido tengan poca idea de quién lo creó, dónde o por qué.

Rusia y China no son las únicas partes en este espacio. Tanto las cuentas reales como las automatizadas de redes sociales geolocalizadas en Venezuela jugaron un pequeño papel en las elecciones presidenciales mexicanas de 2018, por ejemplo, impulsando la campaña de Andrés Manuel López Obrador. Notables fueron dos tipos de mensajes: los que promovían imágenes de violencia y caos mexicanos —imágenes que podrían hacer que la gente sintiera que necesita un autócrata para restaurar el orden— y los que se oponían airadamente al TLCAN y a Estados Unidos en general. Esta pequeña inversión en redes sociales debe haber sido considerada exitosa. Después de convertirse en presidente, López Obrador participó en el mismo tipo de campañas de desprestigio que los políticos no electos en las autocracias, empoderó y corrompió a los militares, socavó la independencia del poder judicial y degradó la democracia mexicana. En el cargo, ha promovido narrativas rusas sobre la guerra en Ucrania junto con narrativas chinas sobre la represión de los uigures. La relación de México con Estados Unidos se ha vuelto más difícil, y eso, sin duda, era parte del punto.

Ninguno de estos esfuerzos tendría éxito sin actores locales que compartan los objetivos del mundo autocrático. Rusia, China y Venezuela no inventaron el antiamericanismo en México. No inventaron el separatismo catalán, por nombrar otro movimiento que apoyaron tanto las cuentas rusas como las venezolanas en las redes sociales, ni la extrema derecha alemana, ni la francesa Marine Le Pen. Todo lo que hacen es amplificar a las personas y los movimientos existentes, ya sean anti-LGBTQ, antisemitas, anti-musulmanes, anti-inmigrantes, anti-ucranianos o, sobre todo, antidemocráticos. A veces proporcionan un eco en las redes sociales. A veces contratan reporteros y portavoces. A veces utilizan las redes de medios que construyeron para este propósito. Y a veces, simplemente confían en que los estadounidenses lo hagan por ellos.

He aquí una verdad difícil: Una parte del espectro político estadounidense no es simplemente un receptor pasivo de las narrativas autoritarias combinadas que provienen de Rusia, China y similares, sino un participante activo en su creación y difusión. Al igual que los líderes de esos países, la derecha estadounidense MAGA también quiere que los estadounidenses crean que su democracia está degenerada, que sus elecciones son ilegítimas y que su civilización está muriendo. Los líderes del movimiento MAGA también tienen interés en inyectar nihilismo y cinismo en los cerebros de sus conciudadanos, y en convencerlos de que nada de lo que ven es cierto. Sus objetivos son tan similares que es difícil distinguir entre la alt-right estadounidense en línea y sus amplificadores extranjeros, que se han multiplicado desde los días en que este era un proyecto exclusivamente ruso. Tucker Carlson incluso ha promovido el miedo a una revolución de color en Estados Unidos, sacando la frase directamente de la propaganda rusa. Los chinos también se han unido: a principios de este año, un grupo de cuentas chinas que anteriormente habían estado publicando material pro-chino en mandarín comenzó a publicar en inglés, usando símbolos MAGA y atacando al presidente Joe Biden. Mostraron imágenes falsas de Biden con atuendo de prisión, se burlaron de su edad y lo llamaron pedófilo satanista. Una cuenta vinculada a China volvió a publicar un video de RT repitiendo la mentira de que Biden había enviado a un criminal neonazi a luchar en Ucrania. La republicación de la mentira por parte de Alex Jones en las redes sociales llegó a unas 400.000 personas.

Dado que tanto los actores rusos como los chinos ahora se mezclan tan fácilmente con la operación de mensajería MAGA, no es sorprendente que el gobierno estadounidense tenga dificultades para responder a la nueva red de propaganda autocrática interconectada. Las emisoras extranjeras respaldadas por el gobierno estadounidense —Voice of America, Radio Free Europe/Radio Liberty, Radio Farda, Radio Martí— siguen existiendo, pero ni su mandato ni su financiación han cambiado mucho en los últimos años. Las agencias de inteligencia siguen observando lo que sucede —hay un Centro de Influencia Maligna en el Extranjero dependiente de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional—, pero por definición no forman parte del debate público. La única institución gubernamental relativamente nueva que lucha contra la propaganda antidemocrática es el Centro de Compromiso Global, pero está en el Departamento de Estado, y su mandato es centrarse en la propaganda autoritaria fuera de los Estados Unidos. Establecido en 2016, reemplazó al Centro de Comunicaciones Estratégicas contra el Terrorismo, que buscaba frustrar al Estado Islámico y otros grupos yihadistas que estaban reclutando jóvenes en línea. En 2014-15, a medida que la escala de las campañas de desinformación rusas en Europa se hacía más conocida, el Congreso designó al GEC para que se ocupara de las campañas de propaganda rusas, chinas, iraníes y de otros países en todo el mundo, aunque no, de nuevo, dentro de Estados Unidos. A lo largo de la administración Trump, la organización languideció bajo la dirección de un presidente que repitió las líneas de propaganda rusa durante la campaña de 2016: “Obama fundó ISIS”, por ejemplo, y “Hillary comenzará la Tercera Guerra Mundial”.

Hoy en día, el GEC está dirigido por James Rubin, un ex portavoz del Departamento de Estado de la era de Bill Clinton. Emplea a 125 personas y tiene un presupuesto de 61 millones de dólares, apenas comparable a los muchos miles de millones que China y Rusia gastan en la construcción de sus redes de medios. Pero está empezando a encontrar su equilibrio, entregando pequeñas subvenciones a grupos internacionales que rastrean y revelan operaciones de desinformación extranjeras. Ahora se está especializando en identificar campañas de propaganda encubiertas antes de que comiencen, con la ayuda de las agencias de inteligencia de Estados Unidos. Rubin llama a esto “prebunking” y lo describe como una especie de “inoculación”: “Si los periodistas y los gobiernos saben que esto va a ocurrir, entonces cuando llegue, lo reconocerán”.

La revelación en noviembre de los vínculos rusos con sitios web de izquierda aparentemente nativos en América Latina, incluido Pressenza, fue uno de esos esfuerzos. Más recientemente, el GEC publicó un informe sobre la Iniciativa Africana, una agencia que había planeado una gran campaña para desacreditar la filantropía de la salud occidental, comenzando con rumores sobre un nuevo virus supuestamente propagado por mosquitos. La idea era difamar a los médicos, clínicas y filántropos occidentales, y crear un clima de desconfianza en torno a la medicina occidental, al igual que los esfuerzos rusos ayudaron a crear un clima de desconfianza en torno a las vacunas occidentales durante la pandemia. El GEC identificó al líder ruso del proyecto, Artem Sergeyevich Kureyev; señaló que varios empleados habían llegado a la Iniciativa Africana desde el Grupo Wagner; y ubicó dos de sus oficinas, en Malí y Burkina Faso. Posteriormente, Rubin y otros pasaron mucho tiempo hablando con reporteros regionales sobre los planes de la Iniciativa Africana para que “la gente los reconozca” cuando se lancen. Docenas de artículos en inglés, español y otros idiomas han descrito estas operaciones, al igual que miles de publicaciones en las redes sociales. Eventualmente, el objetivo es crear una alianza de otras naciones que también quieran compartir información sobre operaciones de información planificadas y en curso para que todos sepan que vendrán.

Es una gran idea, pero no funciona ninguna agencia equivalente dentro de los Estados Unidos. Algunas empresas de redes sociales han hecho esfuerzos puramente voluntarios para eliminar la propaganda de gobiernos extranjeros, a veces después de haber sido avisados por el gobierno de Estados Unidos, pero en su mayoría por su cuenta. En Estados Unidos, Facebook creó una unidad de política de seguridad que todavía anuncia regularmente cuando descubre un “comportamiento inauténtico coordinado”, es decir, cuentas que están automatizadas y/o que evidentemente forman parte de una operación planificada de fuentes (generalmente) rusas, iraníes o chinas, y luego elimina las publicaciones. Es difícil para personas ajenas a la empresa supervisar esta actividad, ya que la empresa restringe el acceso a sus datos e incluso controla las herramientas que se pueden utilizar para examinar los datos. En marzo, Meta anunció que para agosto eliminaría gradualmente CrowdTangle, una herramienta utilizada para analizar datos de Facebook, y la reemplazaría con una herramienta que los analistas temen que sea más difícil de usar.

X (antes Twitter) también solía buscar actividad de propaganda extranjera, pero bajo la propiedad de Elon Musk, ese esfuerzo voluntario se ha debilitado gravemente. El nuevo proceso de “verificación” de verificación azul permite a los usuarios, incluidos los usuarios anónimos y prorrusos, pagar para que se amplifiquen sus publicaciones; El antiguo “equipo de seguridad” ya no existe. El resultado: después del colapso de la presa de Kakhovka en Ucrania el verano pasado, un gran desastre ambiental y humanitario causado por los bombardeos rusos durante muchas semanas, la falsa narrativa de que Ucrania la había destruido apareció cientos de miles de veces en X. Después del ataque terrorista de ISIS en una sala de conciertos en Moscú en marzo, David Sacks, el ex empresario de PayPal y un socio cercano de Musk, publicó en X, sin pruebas, que “si el gobierno ucraniano estaba detrás del ataque terrorista, como parece cada vez más probable, Estados Unidos debe renunciar a él”. Su publicación, completamente infundada, fue vista 2,5 millones de veces. Esta primavera, algunos líderes republicanos del Congreso finalmente comenzaron a hablar sobre la propaganda rusa que había “infectado” a su base y a sus colegas. La mayor parte de esa “propaganda rusa” no proviene del interior de Rusia.

En los últimos años, las universidades y los think tanks han utilizado sus propios análisis de datos para tratar de identificar redes no auténticas en los sitios web más grandes, pero ahora también se están encontrando con la resistencia de los políticos republicanos afiliados a MAGA. En 2020, equipos de la Universidad de Stanford y la Universidad de Washington, junto con el Laboratorio de Investigación Forense Digital del Atlantic Council y Graphika, una empresa especializada en análisis de redes sociales, decidieron unir fuerzas para monitorear información electoral falsa. Renée DiResta, una de las líderes de lo que se convirtió en la Asociación para la Integridad de las Elecciones, me dijo que una de las primeras preocupaciones eran las campañas rusas y chinas. DiResta asumió que estas intervenciones extranjeras no importarían mucho, pero pensó que sería útil y académicamente interesante comprender su alcance. “He aquí”, dijo, “la entidad que se vuelve más persistente en alegar que las elecciones estadounidenses son fraudulentas, falsas, amañadas y todo lo demás resulta ser el presidente de los Estados Unidos”. La Asociación para la Integridad de las Elecciones rastreó los rumores electorales provenientes de todo el espectro político, pero observó que la derecha MAGA era mucho más prolífica y significativa que cualquier otra fuente.

La Asociación para la Integridad de las Elecciones no fue organizada ni dirigida por el gobierno de los Estados Unidos. De vez en cuando se acercaba a las plataformas, pero no tenía poder para obligarlas a actuar, me dijo DiResta. Sin embargo, el proyecto se convirtió en el foco de una complicada teoría conspirativa del mundo MAGA sobre la supuesta supresión de la libertad de expresión por parte del gobierno, y condujo a ataques legales y personales contra muchos de los involucrados. El proyecto ha sido difamado y tergiversado por algunos de los periodistas vinculados a la investigación de los “Archivos de Twitter” de Musk, y por el Subcomité Selecto sobre la Militarización del Gobierno Federal del representante Jim Jordan. Una serie de demandas que alegan que el gobierno de Estados Unidos trató de suprimir el discurso conservador, incluida una lanzada por Missouri y Louisiana que ahora ha llegado a la Corte Suprema, ha tratado efectivamente de silenciar a las organizaciones que investigan las campañas de desinformación, tanto nacionales como extranjeras, abiertas y encubiertas. Para decir sin rodeos lo que está sucediendo: el ala derecha del Partido Republicano está acosando activamente los esfuerzos legítimos y de buena fe para rastrear la producción y difusión de desinformación autocrática aquí en los Estados Unidos.

Con el tiempo, el ataque a la Asociación para la Integridad de las Elecciones ha adquirido algunas de las características de una operación clásica de lavado de información. El ejemplo más notorio se refiere a una referencia, en la página 183 del informe final del proyecto posterior a las elecciones de 2020, a los 21.897.364 tuits recopilados después de las elecciones, en un esfuerzo por catalogar los rumores falsos más virales. Esa simple declaración sobre el tamaño de la base de datos se ha convertido en otro rumor falso y, sin embargo, constantemente repetido: la afirmación falsa de que el Departamento de Seguridad Nacional de alguna manera conspiró con la Asociación de Integridad Electoral para censurar 22 millones de tuits. Esto nunca sucedió, y sin embargo, DiResta dijo que “esta tontería sobre los 22 millones de tuits aparece constantemente como evidencia del gran volumen de nuestra duplicidad”; incluso ha aparecido en el Registro del Congreso.

Las mismas tácticas se han utilizado contra el Centro de Compromiso Global. En 2021, el GEC otorgó una subvención a otra organización, el Índice Global de Desinformación, que ayudó a desarrollar una herramienta técnica para rastrear campañas en línea en Asia Oriental y Europa. Para un proyecto completamente ajeno y financiado por separado, el Índice Global de Desinformación también realizó un estudio, dirigido a anunciantes, que identificó sitios web en riesgo de publicar historias falsas. Dos organizaciones conservadoras, al encontrar sus nombres en esa última lista, demandaron al GEC, aunque no tuvo nada que ver con la creación de la lista. Musk publicó, de nuevo sin ninguna evidencia, que “el peor infractor de la censura del gobierno de EE.UU. y la manipulación de los medios de comunicación es una oscura agencia llamada GEC”, y esa organización también quedó atrapada en el interminable torbellino de conspiraciones e investigaciones del Congreso.

Da la casualidad de que yo también estaba atrapado en eso, porque figuraba en línea como “asesor” del Índice Global de Desinformación, a pesar de que no había hablado con nadie en la organización durante varios años y ni siquiera sabía que tenía un sitio web. Siguió un patrón predecible y tedioso: acusaciones falsas (no, no estaba aconsejando a nadie que censurara a nadie) y las obligatorias amenazas de muerte. Por supuesto, mi experiencia fue leve en comparación con la experiencia de DiResta, quien ha sido acusada de ser, como ella misma dijo, “la jefa de un complejo industrial de censura que no existe”.

Estas historias son sintomáticas de un problema mayor: debido a que la extrema derecha estadounidense y (más raramente) la extrema izquierda se benefician de la difusión de narrativas antidemocráticas, tienen interés en silenciar o obstaculizar a cualquier grupo que quiera detener, o incluso identificar, campañas extranjeras. El senador Mark Warner, presidente del Comité de Inteligencia del Senado, me dijo que “en realidad estamos menos preparados hoy que hace cuatro años” para los intentos extranjeros de influir en las elecciones de 2024. Esto no se debe solo a que las campañas de propaganda autoritaria se han vuelto más sofisticadas a medida que comienzan a usar IA, o porque “obviamente hay un entorno político aquí donde hay muchos más estadounidenses que desconfían más de todas las instituciones”. También se debe a que las demandas, las amenazas y las tácticas de difamación han enfriado las respuestas gubernamentales, académicas y de las empresas tecnológicas.

Se podría llamar a esto un “complot” autoritario secreto para preservar la capacidad de difundir teorías conspirativas antidemocráticas, excepto que no es un secreto. Todo es visible, justo en la superficie. Rusia, China y, a veces, otros actores estatales —Venezuela, Irán, Hungría— trabajan con los estadounidenses para desacreditar la democracia, socavar la credibilidad de los líderes democráticos, burlarse del estado de derecho. Lo hacen con el objetivo de elegir a Trump, cuya segunda presidencia dañaría aún más la imagen de la democracia en todo el mundo, así como la estabilidad de la democracia en Estados Unidos.

Este artículo aparece en la edición impresa de junio de 2024 con el título “La democracia está perdiendo la guerra de la propaganda”. El nuevo libro de Anne Applebaum, Autocracy, Inc.: The Dictators Who Want to Run the World, se publicará en julio – Facebook (en inglés)TwitterWhatsApp (en inglés).

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado