Rasec Zednem: Tiempos de transición

Compartir

 

Conversando con mi amigo piloto de parapente Sorut Mayorca, recordando cambios históricos luego de funestas dictaduras. Acá al morir Juan Vicente Gómez, el general López Contreras le sucede y se recorta el mandato de siete a cinco años, libera las cárceles y abre las fronteras para el retorno del exilio político. Cuando es derrotado el sátrapa Marcos Pérez Jiménez -quien da el golpe al brillante escritor Rómulo Gallegos, dando al traste con la voluntad democrática de ese entonces- un marino decente, Wolfgang Larrázabal, asume la presidencia y es meritorio su paso por Miraflores donde siembra un tránsito por el poder con sabiduría y tolerancia.

Y, si vamos a España, al morir el dictador Franco, me dice mi amigo de Guarilandia, Adolfo Suárez, un hombre sencillo y poco conocido es el puente de plata (Sun Tzu el sabio de la guerra) para la modernidad y el retorno de la civilidad en la madre patria, Felipe González sera el primer presidente electo por el pueblo en unas elecciones memorables y es el ejemplo más fidedigno de que con el voto, el arma de los ciudadanos, se puede cambiar la historia en su beneficio humano con buenaventura para el porvenir.

La unidad manifiesta en la plataforma democrática y el liderazgo de Maria Corina Machado en su revolución sin tiros, sino con diáfano discurso libertario, nos dan la ruta a seguir con la tarjeta de la manito y el candidato Edmundo González Urrutia. Es nuestra responsabilidad ahora de asumir y estar presente el 28 de julio en las mesas electorales correspondientes con nuestra bandera en alto y el Gloria al Bravo Pueblo.

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado