Cesáreo Espinal Vásquez: Octava palabra…La paz

Compartir

 

El día viernes de la Semana Santa, fue dedicado por la liturgia recordar los tristes momentos de la crucifixión de Jesús,  en aquel tiempo, pero hoy más que nunca está vigente las siete palabras de amor, perdón y paz que pronunció el Nazareno en la cruz, así: la primera palabra: el perdón; segunda palabra: el paraíso, el cielo; tercera palabra: el amor de madre e hijo; cuarta palabra: la ayuda; quinta palabra: sed de amor; sexta palabra: consumada la redención; séptima palabra: la resurrección, pero me he atrevido concretar la Octava Palabra en  LA PAZ que redunda en síntesis en las siete palabras.    La paz es el sustrato de la vida, pasión, muerte y resurrección de Cristo. Su misión fue cerrar el libro de las discordias, odio y muerte en búsqueda del entendimiento, de la armonía, el perdón, la conciliación y en definitiva vivir en paz. Si ser un exégeta, las siete palabras del mártir del Gólgota, de las bienaventuranzas y del sermón de la montaña nos lleva de la mano en el corazón, alma y espíritu, para hablarnos de Dios-Jesús, que es AMOR porque “amar con el alma, la muerte no existe”, es resurrección, en definitiva LA PAZ ALEGRE, porque “vivir por vivir, no es vivir, vivir en paz es vivir”.

Debemos entender con el mas grande de nuestros sentimientos que fueron y son parábolas, “perdónalos que no saben lo que hacen”, es sencillamente un modismo de paz y para la paz, que no implica, resentimiento de odios y venganzas;  lo mismo para el ladrón arrepentido “la puerta del paraíso está abierta”;  el consuelo a la madre es amor inmensurable de ayuda y compañerismo; y es así también la ayuda del por qué, la sed de amor y la sexta y séptima palabra, “todo está consumado”, morir y resucitar para la eternidad, en la octava palabra en su último aliento de vida: “La Paz”  .

cjev(a) gmail.com

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado