La Marcha “Caminemos por el Autismo” recorrió Carúpano para concientizar a la gente sobre esta condición

Compartir

 

Los niños, adolescentes, maestros, padres y representantes recorrieron la ciudad para llamar la atención sobre el autismo.

En medio de bailes, globos y pancartas alusivas a la fecha, este martes, se realizó en Carúpano, estado Sucre, la marcha “Caminemos por el autismo”, que se lleva a cabo cada 2 de abril.

Luis López, director del Centro Integral de Atención a Personas con Autismo (Caipa) Carmen Celina Aristimuño, que funciona en el municipio Bermúdez, dijo que la institución atiende a 143 niños y adolescentes con condición autista.

El Caipa es un centro de apoyo de la modalidad de educación especial, que brinda asistencia con el diagnóstico de autismo, dijo.

López destacó que se trata de la segunda edición de la caminata que salió de la plaza Bolívar, recorrió la calle Carabobo y llegó al pórtico del Ateneo de Carúpano, donde se ejecutó una actividad cultural.

El director del Caipa señaló que la atención a quienes están diagnosticados con la condición se ha incrementado, porque la información sobre los servicios que prestan se ha extendido y los padres y representantes acuden para recibir asistencia para sus hijos.

La institución atiende a los municipios Bermúdez, Arismendi, Andrés Mata y Andrés Eloy Blanco.

Estudio

Según los presentes, los estereotipos de las personas dentro del espectro autista deben quedar a un lado.

Así lo demuestra Jean Marco Espinoza Rodríguez, un pequeño de 7 años, estudiante de 3er grado, que toca cuatro, canta y se “inventó” su propia emisora de radio, “Chapalito 106.1 FM”, donde habla como un auténtico locutor.

El autismo es una condición, no una enfermedad como muchos lo piensan, y es una prueba de que el amor no necesita palabras, dijo como mensaje.

Su tía Marlenys Rodríguez, quien lo acompañaba en la actividad, explicó que en la familia notaron las diferencias cuando apenas tenía meses de nacido, cuando observaron que la conducta no era la habitual.

Todo era diferente. Se interesaba mucho por la música y no por otras cosas, como las comiquitas, cuando tienen uno o dos años.

La comida fue otro signo, porque la familia notó alteraciones nerviosas con algunos alimentos. En el sistema educativo es excelente, su maestra puede dar fe de eso. Se sabe los números en inglés, se graba los números de cédula, se sabe las claves.

Su mensaje para quienes tienen niños con autismo es que deben aceptarlos, incluirlos y buscar orientación porque es muy bueno tratarlos desde un principio para que ellos puedan integrarse. Hay muchos prejuicios y no es fácil para ellos adaptarse. Hay bullying, los maltratan y uno debe estar muy atento.

El Tiempo de Puerto La Cruz – Bermúdez Yumelys Díaz

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado