Trino Márquez: La furia roja contra la inteligencia democrática

Compartir

 

Nicolás Maduro –al bloquear la candidatura de María Corina Machado, primero, y la de Corina Yoris, después-  cobró venganza del éxito de la Primaria, que dejó en ridículo todos los pronósticos del madurismo que daban por un hecho el fracaso total de la convocatoria; el fiasco   del referendo por El Esequibo, que se lo atribuyen en gran medida a la resistencia de la oposición a apoyar la cita; y, especialmente, a la profunda conexión de MCM con los sectores más pobres, la inmensa mayoría de la nación.

Los días anteriores al cierre de las postulaciones, Maduro intentó demostrar que su poder es tal, que domina a placer el Consejo Nacional Electoral y posee la capacidad de decidir cuáles son los candidatos que le gustan y le convienen, y cuáles no. Ni las organizaciones opositoras ni los sectores populares que respaldan a MCM tuvieron la fuerza suficiente para doblegar la inflexible decisión de la cúpula oficial. MC y su sustituta fueron rechazadas sin apelación que valiese. Me imagino que las horas finales antes de que se cerrara el período de postulaciones, las negociaciones fueron intensas tanto dentro de la alianza opositora como entre algunos de sus miembros con los rectores del CNE y miembros del Gobierno. También podemos suponer que varios países amigos de la democracia se movilizaron para tratar de sacarle alguna concesión a Maduro.

Producto de esas conversaciones y acuerdos de última hora fue que se logró desbloquear la tarjeta de Un Nuevo Tiempo (UNT) –uno de los dos partidos de la PU que podía presentar aspirantes- e inscribir a Manuel Rosales. Luego, vencido el plazo establecido por el CNE, se abrió el compás para que, casi al cierre, pudiese participar el candidato de la MUD (antigua Mesa de la Unidad Democrática, ahora convertida en Plataforma Unitaria Democrática –PUD-). Ese aspirante de la MUD –el número 13, de acuerdo con la lista aprobada por el CNE- es un personaje que prestó su nombre para velar por el lugar que le corresponde a MCM, a Corina Yoris, o a la persona que en el curso de las próximas semanas surja de las discusiones y negociaciones dentro de los distintos factores de la oposición. Con la incorporación de Edmundo González Urrutia se abre un abanico de posibilidades para intentar conseguir que, finalmente, MCM o CY sean aceptadas por el CNE, o que aparezca una nueva figura digerible para el Gobierno.

El otro plano de la discusión se refiere a qué hacer con Manuel Rosales. Cómo relacionarse con él cuando aparezca ese eventual candidato de la PUD. El gobernador de Zulia, viejo y experimentado zorro de la política, tomó la decisión que le correspondía: llenar la casilla que le correspondía a UNT. Por eso me parece muy desafortunado e impropio cualificarlo de ‘traidor’. Era mejor asegurar ese espacio que dejarlo vacío, abriendo así las compuertas de la abstención opositora, que es lo que Maduro promueve.

El Gobierno, de forma taimada –y también para cubrir las apariencias ante la andanada de denuncias y reclamos provenientes del exterior, incluidos sus compañeros de ruta en Brasil y Colombia-  luego de la inscripción de Rosales, abrió la posibilidad para que se anotará el candidato de la MUD. Esta no fue una decisión inocente. Persigue promover la división y el desconcierto en la oposición.

Frente a esa estrategia divisionista del régimen, lo más sensato resulta iniciar cuando sea preciso, pero pronto, el análisis de las opciones reales que existen. Si la PU y MCM conforman un bloque, por un lado, y Rosales y UNT, por el otro, es altamente probable que Nicolás Maduro triunfe el 28 de julio, sin necesidad de recurrir al fraude masivo. La misma oposición le lavaría la cara al régimen, sin que este se vea obligado a recurrir a los artificios a lo que suele apelar.

El diálogo, las concesiones inevitables y los acuerdos sostenibles dentro de la oposición, resultan vitales para que el 28J se convierta en una fecha en la cual se inicie la transición democrática en el país. MCM y MR sugirieron en sus recientes ruedas de prensa que Venezuela está por encima de los intereses parciales de los dirigentes y las organizaciones. En poco tiempo podrán demostrar la validez de esa afirmación.

Frente a la furia roja, inteligencia democrática.

PD: A pesar de las intenciones del régimen de amargarles la Semana Santa a los venezolanos, espero que estos días la pasen muy bien. Felices Pascuas de Resurrección.

@trinomarquezc

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado