Así fue la explosiva votación que decidió no cambiar la época geológica de la Tierra

Compartir

 

El 1 de febrero 2024 comenzó en silencio una votación destinada a modificar el calendario humano. Apenas dos decenas de expertos internacionales estaban convocados a decidir si el planeta ha entrado en una nueva época geológica, el Antropoceno, caracterizado por una brutal contaminación humana desde 1950 que será detectable en las excavaciones del futuro: los isótopos radiactivos de las bombas atómicas, los microplásticos, los pesticidas, las cenizas de la combustión del carbón y el petróleo. La idea ya está en la cultura popular e incluso se enarbola como bandera política por las organizaciones ecologistas, pero 12 expertos votaron en contra y solo cuatro lo hicieron a favor. El País de España ha hablado con una decena de especialistas implicados y ha tenido acceso a documentos para reconstruir la votación que ha provocado un terremoto en el mundo de la geología.

La guerra del Antropoceno: así fue la explosiva votación que decidió no cambiar la época geológica del planeta

El geólogo británico Charles Lyell propuso en 1839 la palabra Pleistoceno para definir la última época prehistórica, hoy considerada una sucesión de edades de hielo iniciada hace unos 2,58 millones de años. El paleontólogo francés Paul Gervais sugirió en 1867 denominar Holoceno al actual capítulo de la historia del planeta, comenzado hace más de 10.000 años, tras la última glaciación. En el año 2000, el químico holandés Paul Crutzen, ganador del Nobel de Química, proclamó que a su juicio el planeta ya había entrado en una nueva época geológica, marcada para siempre por el sucio impacto de los seres humanos: el Antropoceno. Incluso la Real Academia Española, en el Diccionario de la Lengua de 2021, dio por finalizado el Holoceno e inauguró el Antropoceno.

La situación actual es inaudita. El presidente del comité de expertos que han rechazado el Antropoceno, Jan Zalasiewicz, ha exigido la anulación de la votación por “graves violaciones” de los estatutos. Zalasiewicz, profesor emérito de la Universidad de Leicester (Reino Unido), asegura que se opuso a que se iniciara la votación y que 11 de los 16 especialistas participantes ni siquiera tenían derecho a voto, porque su mandato de 12 años ya había caducado, según un informe firmado por el presidente al que ha tenido acceso El País.

La feroz batalla por cambiar o no de época geológica tiene lugar en cuatro grupos de expertos, uno dentro de otro, como muñecas rusas. Un equipo de especialistas, el Grupo de Trabajo del Antropoceno, comenzó en 2009 a investigar la idea y el pasado octubre presentó una propuesta de 200 páginas para declarar la nueva época. Ese grupo está dentro de la Subcomisión de Estratigrafía del Cuaternario, cuyos miembros son los que han rechazado ahora la propuesta por 12 votos contra 4. Esta Subcomisión pertenece a su vez a la Comisión Internacional de Estratigrafía, que también podría tumbar la proposición. Y la palabra final la tendría en cualquier caso la ejecutiva de la Unión Internacional de Ciencias Geológicas (UICG), que manda sobre todos y se reunirá a partir del 25 de agosto en un congreso en Busan (Corea del Sur).

Jan Zalasiewicz es uno de los más firmes defensores del Antropoceno como época geológica. El año pasado ganó el premio Ig Nobel, parodia humorística de los galardones suecos, por explicar la fascinación de los geólogos por chupar rocas. Zalasiewicz presidió el Grupo de Trabajo del Antropoceno desde su fundación, en 2009, hasta 2020, año en el que pasó a dirigir el comité de expertos superior, la Subcomisión de Estratigrafía del Cuaternario. El geólogo denuncia que su vicepresidente primero, el chino Liping Zhou, y la secretaria, la italiana Adele Bertini, instigaron la votación a sus espaldas. Los defensores del Antropoceno como época geológica afirman que se enteraron del resultado por la prensa. Otros miembros de la Subcomisión filtraron los resultados el 5 de marzo al diario estadounidense The New York Times, que los publicó en su portada de papel con el titular: “Los geólogos dicen que no es momento de declarar una época creada por los humanos”.

El secretario general de la Unión Internacional de Ciencias Geológicas, Stan Finney, es californiano, pero está casado con una española y vive seis meses al año en la localidad madrileña de Aranjuez. Finney niega las “graves violaciones” de los estatutos denunciadas por Zalasiewicz y su vicepresidente segundo, el canadiense Martin Head. El estadounidense sugiere que es una argucia improvisada para no aceptar el resultado. El propio Head lleva más de 12 años y no podría votar, subraya Finney. “El momento para abordar este asunto era en 2020, cuando Zalasiewicz comenzó su mandato como presidente, no tres años después y tras perder una votación”, critica el secretario general de la UICG. “Si ha habido negligencias, es su responsabilidad”, sentencia.

Zalasiewicz y sus colegas no se rinden. Hace un par de meses denunciaron las supuestas malas prácticas de sus rivales ante la Comisión de Geoética de la UICG, que emitió un informe el 19 de enero. Zalasiewicz asegura que ese quinto comité implicado dictaminó que el Grupo de Trabajo del Antropoceno ha recibido un trato injusto, con peticiones ilógicas y sin tiempo suficiente para rebatir las objeciones. “[La Comisión de Geoética] recomendó la suspensión urgente de cualquier procedimiento de votación”, afirma Zalasiewicz en su informe. La ejecutiva de la UICG, encabezada por el británico John Ludden, decidió seguir adelante con la votación, según las fuentes consultadas.

El único español del Grupo de Trabajo del Antropoceno, el geólogo Alejandro Cearreta, no oculta su decepción. “Las críticas y ataques al concepto de Antropoceno y a la actividad del grupo han sido numerosas y han ido cambiando a lo largo del tiempo, en un proceso similar a lo que ha ido ocurriendo con el cambio climático y el IPCC [el grupo de expertos de Naciones Unidas]: negacionismo, retardismo…”, opina Cearreta, catedrático de Paleontología en la Universidad del País Vasco. El investigador lamenta las prisas que se han tenido que dar para presentar su propuesta, incluso con la pandemia de covid ya desatada. La UICG lleva años criticando, incluso en las redes sociales, la supuesta lentitud del Grupo de Trabajo del Antropoceno y su presunta estrategia de publicar “multitud de notas de prensa” en vez de una propuesta científica.

Stan Finney, el secretario general de la UICG, cree que la propuesta de declarar el Antropoceno como nueva época geológica ayudó a concienciar sobre el inmenso y creciente impacto de los humanos, con un mensaje que ha calado entre los científicos, pero también en los artistas y en la ciudadanía en general. Sin embargo, sostiene que es “un dogma obsoleto”. Finney y otros colegas propusieron en 2022 una “solución práctica”: no considerar el Antropoceno como una época, sino como un evento geológico, igual que otras grandes transformaciones del planeta. La Gran Oxidación —cuando los microbios comenzaron a emitir oxígeno hace 2.400 millones de años y cambiaron la faz de la Tierra— es simplemente un evento.

La comunidad, no solo los geólogos, ya ve el Antropoceno de esta manera, pero el Grupo de Trabajo del Antropoceno está anclado en su dogma obsoleto. Ya no pueden rectificar, solo resistir. Y, como han hecho en sus 15 años de existencia, atacan a todos los que no aceptan el dogma, lanza Finney. El 1 de junio de 2023, Jan Zalasiewicz, Alejandro Cearreta y otros colegas publicaron sus argumentos científicos para defender que el Antropoceno no es un evento, sino una época geológica.

El geólogo Jan Piotrowski, de la Universidad de Aarhus (Copenhague), fue uno de los 12 expertos que votaron en contra de la propuesta. “Fue una votación legal, llevada a cabo por un grupo de personas que representa a la Subcomisión de Estratigrafía del Cuaternario. El proceso de votación, incluido el censo de miembros con derecho a voto, no se había cuestionado anteriormente. En mi opinión, el resultado es una decisión vinculante”, afirma.

Piotrowski recalca que los 12 expertos que votaron negativo no cuestionan la validez del Antropoceno como un término geológico válido. “Todos estamos de acuerdo en que hay un abrumador impacto de los humanos en el planeta. Lo que sugerimos es que sea un evento geológico”, señala. Piotrowski admite que este no es el desenlace definitivo del Antropoceno como candidato a época. En la nomenclatura del tiempo geológico no hay nada escrito en piedra. Puede ocurrir que, dentro de un tiempo, emerjan nuevas ideas que hagan que el Antropoceno se reconsidere. El final está abierto, sentencia.

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado