Luisa Pernalete: Hay que ocuparse del bien común

Compartir

 

Hay organizaciones de la sociedad civil que promueven la participación ciudadana para la construcción del bien común, tu bien, mi bien. En Barquisimeto, por ejemplo, “Todos por el agua” está en varias comunidades uniendo voluntades, acciones sin otro interés que el conseguir que el derecho al agua sea realidad.

La “gente propone”, impulsado por el Grupo Social Cesap, está presente en unos cuantos municipios del país, haciendo contraloría ciudadana, haciendo eco de los males que aquejan a los ciudadanos y proponiendo a las autoridades municipales que hacer frente a esos problemas.

Fe y Alegría, movimiento educativo, el año pasado y el presente año, tiene como lema Alianza por la educación, buscando unir voluntades, acciones, propuestas, para salvar a la educación del país que está en emergencia desde hace unos años, recuérdese que hay cerca de 3 millones de niños, niñas, adolescentes y jóvenes fuera de las aulas. Hay que preocuparse y ocuparse para salvar la educación venezolana.

En este año electoral, es urgente, urgentísimo, que políticos, partidos del color que sean, se preocupen y se ocupen por el “bien común” y dejen de lado personalismos, estrecheces mentales, posturas egoístas. Pareciera que no logran mirar un poco más allá, pareciera que no ven las esquinas llenas de niños, adolescentes, limpiando vidrios en vez de estar en escuelas; pareciera que no saben que en Venezuela hay muchas familias que no están comiendo todos los días; pareciera que no saben que en las escuelas públicas, el 85% de las escuelas del país, los alumnos están yendo 2 o 3 días a clase a la semana, porque le mismo MPPE lo ha dispuesto así para que en los otros días “resuelvan” la tragedia de los bajos, bajísimos salarios; pareciera que no ven la cantidad de campañas de ciudadanos enfermos pidiendo ayuda para sus medicinas o para que los operen en algún hospital público. No se enteran de las protestas por los malos o ausentes servicios públicos. Tampoco parecen estar enterados de las cifras de venezolanos que siguen caminando por el Darién en busca de horizontes… Arriesgando sus vidas. Tampoco parece que se han enterado que la tragedia de la mina la Bulla Loca, en el estado Bolívar, es solo una de las tragedias que ha supuesto para ese estado la extracción del oro.

En fin, es urgente que tengan oídos para oír y ojos para ver los dramas de tantos venezolanos que quieren y merecen signos de esperanza, quieren y merecen un país más humano, más justo, más fraterno.

Hay que sentarse, ponerse de acuerdo, respetar acuerdos ya establecidos. Hay que hacer campaña para que el CNE instale puntos para el registro electoral en TODOS los municipios a partir del 18 de marzo, y ojalá fuera en todas las parroquias, pues hay más de 3 millones de ciudadanos que están fuera del registro, y así no podrán votar el 28 de julio.

Es hora pues que los partidos políticos, los funcionarios, piensen en el “bien común”. La participación en las elecciones es muy importante, el voto es un derecho y la vía pacífica para dar pasos para los cambios urgentes. Hay que sentarse, ponerse de acuerdo, hay que proponer soluciones a los votantes, ¿Qué proponen para salvar la educación? ¿qué proponen para reactivar la economía? ¿Dónde están los informes de gestión de los gobernantes?

Es hora de que los políticos y funcionarios se ocupen del “bien común”.

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado