Descubrieron a un anfibio que pone sus huevos y le da de lactar a sus crías

Compartir

 

Las hembras de la ‘S. annulatus’ segregan la ‘leche’ de unas glándulas que tienen en el oviducto. Las crías introducen la cabeza en la cloaca para alimentarse.

Un reciente hallazgo en las zonas de cultivo de cacao en Brasil ha desafiado las creencias establecidas sobre la reproducción de anfibios, especialmente de las cecilias, un tercer orden poco conocido. Aunque los manuales escolares tradicionales afirman que los anfibios, en su mayoría, son ovíparos y no cuidan de sus crías, se ha descubierto una especie de cecilia en Brasil que desafía esta norma. Este extraordinario anfibio, conocido como Siphonops annulatus, no solo permanece con sus huevos después de la puesta, sino que también alimenta a sus crías con un líquido nutritivo hasta su completo desarrollo.

La S. annulatus, una de las 39 especies en Brasil, presenta características únicas en comparación con otras especies de anfibios. A diferencia de las ranas o las salamandras, los machos de las cecilias utilizan un órgano llamado falodeo para la fertilización interna. Además, algunas especies de cecilias son vivíparas, sintiendo crecer a sus crías en su interior, en el oviducto, en lugar de ser ovíparas con desarrollo embrionario externo.

El descubrimiento más sorprendente es la práctica de lactancia en la S. annulatus, que se asemeja a la lactancia en mamíferos. Al nacer, las crías de cecilia se alimentan de un líquido blanquecino rico en grasas y azúcares que la madre libera a través de su cloaca. Aunque estas cecilias no tienen glándulas mamarias, las glándulas en su oviducto proporcionan este líquido nutritivo.

El Instituto Butantan en Brasil lideró la investigación sobre la S. annulatus. En 2006, la revista Nature publicó el primer hallazgo sobre la alimentación de las crías con la piel de la madre. Recientemente, la revista Science presentó un estudio más exhaustivo sobre la sustancia nutritiva, destacando la importancia de este hallazgo en la biología reproductiva de las cecilias.

La comunidad científica ha mostrado un gran interés en este descubrimiento, con expertos en anfibios elogiando el trabajo por arrojar luz sobre la evolución de la lactancia en diferentes especies. Aunque se han revelado aspectos fascinantes, los científicos subrayan que las cecilias siguen siendo poco conocidas, y se necesitará más investigación para comprender completamente su biología reproductiva.

Este descubrimiento desafía las percepciones convencionales sobre la reproducción de anfibios y destaca la importancia de continuar explorando y aprendiendo sobre las diversas formas en que las especies se adaptan y evolucionan en la naturaleza. Además, la historia de la S. annulatus ha capturado la atención no solo de la comunidad científica sino también de la población en general, evidenciando la fascinación y el asombro que la naturaleza aún puede inspirar.

@mundiario

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado