El Papa Francisco, pidió la liberación de las seis monjas secuestradas por delincuentes en Haití

Compartir

 

Monjas en Cité Soleil, Haití.

El Papa Francisco en el Angelus pidió por la paz en Ecuador, Haití, la Tierra Santa y Ucrania.

Al finalizar el rezo mariano del Ángelus, Francisco recordó la semana dedicada a la oración por la unidad de los cristianos y pidió que el mundo no se canse de invocar al Señor por la paz en los países que viven en conflicto. El Pontífice aseguró sus oraciones por la paz en Ecuador y Haití y pidió por la paz en Ucrania y Tierra Santa.

Rezar por la unidad de los cristianos en el mundo, por la paz en Ecuador, en Haití, donde han sido secuestradas 6 religiosas; por la paz en Ucrania, Tierra Santa y en todos los países donde se está desarrollando algún conflicto. Fueron los apremiantes llamamientos del Papa Francisco al mediodía de hoy, domingo 21 de enero, después de rezar la oración mariana del Ángelus. El Santo Padre expresó palabras acongojadas sobre todo por los niños, las principales víctimas de las guerras, tantos niños heridos, asesinados privados de afecto, de sus sueños y de su futuro:

En estos días recemos especialmente por la unidad de los cristianos y no nos cansemos de invocar al Señor por la paz en Ucrania, en Israel y Palestina, y en tantas otras partes del mundo: son siempre los más débiles los que sufren la falta de ella. Pienso en los pequeños, en tantos niños heridos y asesinados, en los privados de afecto, privados de sueños y de futuro. ¡Sintamos la responsabilidad de rezar y construir la paz para ellos!

Las seis religiosas secuestradas

Francisco, expresó con dolor, que supo del secuestro de las seis religiosas secuestradas en Puerto Príncipe, pidió por su liberación y por la armonía social en Haití.

Rezo por la armonía social en el país e invito a todos a poner fin a la violencia, que tanto sufrimiento causa a esa querida población.

Papa Francisco

Inicia el Año dedicado a la Oración

Con la celebración hoy del Domingo de la Palabra, Francisco dio inicio al Año de la Oración. Así, dijo, estos meses nos conducirán a la apertura de la Puerta Santa, con la que iniciaremos el Jubileo.

Será un año dedicado a redescubrir el gran valor y la absoluta necesidad de la oración, la oración en la vida personal, en la vida de la Iglesia y, la oración en el mundo.  Y ayudarán mucho los subsidios que dará el Dicasterio para la Evangelización.

Patricia Ynestroza – Ciudad del Vaticano

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado