Robert Kagan: Una dictadura de Trump es cada vez más inevitable

Compartir

 

Deberíamos dejar de fingir.

Dejemos de hacernos ilusiones y enfrentemos la cruda realidad: hay un camino claro hacia la dictadura en Estados Unidos, y cada día es más corto. En 13 semanas, Donald Trump habrá asegurado la nominación republicana. En el promedio de la encuesta de RealClearPolitics (para el período del 9 al 20 de noviembre), Trump aventaja a su competidor más cercano por 47 puntos y lidera al resto del campo combinado por 27 puntos. La idea de que no es elegible en las elecciones generales es una tontería (está empatado o por delante del presidente Biden en todas las encuestas más recientes), despojando a otros contendientes republicanos de sus propias razones de existencia declaradas.

El hecho de que muchos estadounidenses prefieran a otros candidatos, muy publicitados por sabios políticos como Karl Rove, pronto se volverá irrelevante cuando millones de votantes republicanos elijan a la persona que supuestamente nadie quiere. Desde hace muchos meses vivimos en un mundo de autoengaño, rico en posibilidades imaginadas. Quizás sea Ron DeSantis, o quizás Nikki Haley. Tal vez las innumerables acusaciones contra Trump lo condenen entre los republicanos de los suburbios. Esta especulación esperanzadora nos ha permitido seguir adelante pasivamente, haciendo lo mismo de siempre, sin tomar medidas dramáticas para cambiar el rumbo, con la esperanza y la expectativa de que algo suceda. Al igual que las personas en un barco fluvial, sabemos desde hace mucho tiempo que hay una cascada más adelante, pero asumimos que de alguna manera encontraremos el camino a la orilla antes de cruzar el borde. Pero ahora las acciones necesarias para llevarnos a la costa parecen cada vez más difíciles, si no completamente imposibles.

La fase de pensamiento mágico está terminando. Salvo que se produzca algún milagro, Trump será pronto candidato republicano a la presidencia. Cuando eso suceda, habrá un cambio rápido y dramático en la dinámica del poder político a su favor.

Hasta ahora, los republicanos y los conservadores han disfrutado de relativa libertad para expresar sentimientos anti-Trump, para hablar abierta y positivamente sobre candidatos alternativos y para desahogar críticas al comportamiento pasado y presente de Trump. Los donantes que encuentran desagradable a Trump han sido libres de repartir su dinero para ayudar a sus competidores. Los republicanos del establishment no han ocultado su esperanza de que Trump sea condenado y, por lo tanto, eliminado de la ecuación sin tener que adoptar una postura en su contra. Todo esto terminará una vez que Trump gane el Súper Martes. Los votos son la moneda del poder en nuestro sistema, y el dinero les sigue, y según esas medidas, Trump está a punto de volverse mucho más poderoso de lo que ya es. Se acerca la hora de buscar alternativas. La siguiente fase consiste en que las personas se alineen.

De hecho, ya ha comenzado. A medida que su nominación se vuelve inevitable, los donantes están comenzando a pasar de otros candidatos a Trump. La reciente decisión de la red política Koch de respaldar a la aspirante republicana Nikki Haley apenas es suficiente para cambiar esta trayectoria. ¿Y por qué no? Si Trump va a ser el candidato, tiene sentido inscribirse temprano mientras todavía está agradecido por los desertores. Incluso los donantes anti-Trump deben preguntarse si la mejor manera de servir a su causa es evitando al hombre que tiene posibilidades razonables de ser el próximo presidente.

¿Los ejecutivos corporativos pondrán en peligro los intereses de sus accionistas sólo porque ellos o sus cónyuges odian a Trump? No es sorprendente que las personas con dinero en juego sean las primeras en darse la vuelta. El resto del Partido Republicano le seguirá rápidamente. La reciente exhortación de Rove a que los votantes de las primarias elijan a cualquiera que no sea Trump es la última súplica que probablemente escuche de alguien con futuro en el partido. Incluso en una campaña normal, la disidencia dentro del partido comienza a desaparecer una vez que las primarias producen un claro ganador. La mayoría de los principales candidatos ya se han comprometido a apoyar a Trump si es el nominado, incluso antes de que haya ganado una sola votación primaria. Imagínense su postura después de que él dirija la mesa el Súper Martes. La mayoría de los candidatos que compiten contra él correrán hacia él, compitiendo por su favor. Después del supermartes, no habrá camino más seguro y más corto hacia la presidencia para un republicano que convertirse en el compañero de fórmula leal de un hombre que cumplirá 82 años en 2028.

Los republicanos que han tratado de navegar la era Trump mezclando llamamientos a votantes que no son Trump con repetidas profesiones de lealtad a Trump pondrán fin a ese espectáculo. Por muy peligroso que sea para los republicanos decir una palabra negativa sobre Trump hoy, será imposible una vez que haya conseguido la nominación. El partido estará en plena modalidad de elecciones generales, subordinando a todos a la campaña presidencial. ¿Qué republicano o conservador se enfrentará entonces a Trump? ¿Seguirá haciéndolo la página editorial del Wall Street Journal, que se ha opuesto audazmente a Trump, una vez que sea el nominado y se trate de una elección binaria entre Trump y Biden? No habrá más luchas internas, sólo luchas externas; en resumen, un tsunami de apoyo a Trump desde todas direcciones. Un ganador es un ganador. Y un ganador que tenga una posibilidad razonable de ejercer todo el poder que existe en el mundo atraerá apoyo sin importar quién sea. Ésa es la naturaleza del poder, en cualquier momento y en cualquier sociedad.

Pero Trump no sólo dominará a su partido. Volverá a ser el foco central de la atención de todos. Incluso hoy, los medios de comunicación apenas pueden resistirse a seguir cada palabra y acción de Trump. Una vez que consiga la nominación, se cernirá sobre el país como un coloso, y cada una de sus palabras y gestos quedarán registrados sin cesar. Incluso hoy, los principales medios de comunicación, incluidos The Post y NBC News, están uniendo fuerzas con los abogados de Trump para buscar cobertura televisada de su juicio penal federal en D.C. Trump tiene la intención de utilizar el juicio para impulsar su candidatura y desacreditar al sistema de justicia estadounidense como corrupto. – y los medios de comunicación, sirviendo a sus propios intereses, le ayudarán a hacerlo. De esta manera, Trump entrará en la campaña electoral general a principios del próximo año con impulso, respaldado por recursos políticos y financieros crecientes y un partido cada vez más unificado.

¿Se puede decir lo mismo de Biden? ¿Es probable que el poder de Biden crezca en los próximos meses? ¿Se unificará su partido en torno a él? ¿O seguirán aumentando la alarma y las dudas entre los demócratas, que ya son altas? Incluso en este punto, el presidente está luchando contra deserciones de dos dígitos entre los estadounidenses negros y los votantes más jóvenes. Jill Stein y Robert F. Kennedy Jr. ya han lanzado campañas independientes y de terceros, respectivamente, dirigiéndose a Biden principalmente desde la izquierda populista. La decisión del senador Joe Manchin III (D-W.Va.) de no presentarse a la reelección en Virginia Occidental sino de contemplar una candidatura de un tercero a la presidencia es potencialmente devastadora. Es probable que la coalición demócrata siga dividida a medida que los republicanos se unen y Trump consolida su dominio.

Biden, como algunos han señalado, no disfruta de las ventajas habituales del mandato. Después de todo, Trump también es efectivamente un titular. Eso significa que Biden no puede hacer la afirmación habitual del titular de que elegir a su oponente es un salto hacia lo desconocido. Pocos republicanos consideran que la presidencia de Trump haya sido anormal o fallida. En su primer mandato, los respetados “adultos” que lo rodeaban no sólo bloquearon algunos de sus impulsos más peligrosos sino que también los mantuvieron ocultos al público. Hasta el día de hoy, algunos de estos mismos funcionarios rara vez hablan públicamente en su contra. ¿Por qué los votantes republicanos deberían tener un problema con Trump si quienes le sirvieron no lo tienen? Independientemente de lo que piensen los enemigos de Trump, esta será una batalla entre dos presidentes legítimos y probados. Mientras tanto, Trump disfruta de la ventaja habitual de no estar en el cargo, a saber: la falta de responsabilidad. Biden debe cargar con los problemas del mundo como un albatros alrededor de su cuello, como cualquier titular, pero la mayoría de los titulares al menos pueden afirmar que su oponente es demasiado inexperto para que se le confíen estas crisis. Biden no puede.

Bajo la dirección de Trump, no hubo una invasión a gran escala de Ucrania, ni un ataque importante contra Israel, ni una inflación galopante, ni una retirada desastrosa de Afganistán. Es difícil defender la incapacidad de Trump ante alguien que aún no lo cree. Además, Trump disfruta de algunas ventajas inusuales para un rival. Ni siquiera Ronald Reagan tenía en el bolsillo a Fox News ni al presidente de la Cámara de Representantes. En la medida en que haya ventajas estructurales en las próximas elecciones generales, en resumen, estarán del lado de Trump. Y eso es incluso antes de que lleguemos al problema que Biden no puede hacer nada para resolver: su edad.

Trump también disfruta de otra ventaja. El sentimiento nacional a menos de un año de las elecciones es de disgusto bipartidista con el sistema político en general. Pocas veces en la historia de Estados Unidos el desorden inherente a la democracia ha sido más sorprendente. En la Alemania de Weimar, Hitler y otros agitadores se beneficiaron de las disputas entre los partidos democráticos, de derecha e izquierda, de las interminables peleas por el presupuesto, de los estancamientos en la legislatura y de las frágiles y fraccionadas coaliciones. Los votantes alemanes anhelaban cada vez más que alguien superara todo esto y lograra hacer algo, cualquier cosa. Tampoco importaba quién estaba detrás de la parálisis política, si la intransigencia provenía de la derecha o de la izquierda. Hoy en día, los republicanos podrían ser responsables de la disfunción de Washington y podrían pagar un precio por ello en elecciones negativas. Pero Trump se beneficia de la disfunción porque es él quien ofrece una respuesta simple: él. En estas elecciones, sólo un candidato se presenta con la plataforma de utilizar un poder sin precedentes para hacer las cosas, al diablo con las reglas. Y un número creciente de estadounidenses afirma querer eso, en ambos partidos.

Trump está compitiendo contra el sistema. Biden es la encarnación viva del sistema. Ventaja: Trump. Lo que nos lleva a los crecientes frentes de batalla legales de Trump. Sin duda, Trump hubiera preferido postularse para el cargo sin pasar la mayor parte de su tiempo defendiéndose de los intentos de encarcelarlo. Sin embargo, en los tribunales en los próximos meses es donde Trump va a mostrar su inusual poder dentro del sistema político estadounidense.

Es difícil culpar a quienes han llevado a Trump a los tribunales. Seguramente cometió al menos uno de los delitos que se le imputan; No necesitamos un juicio para decirnos que intentó anular las elecciones de 2020. Tampoco se puede culpar a quienes esperaban obstruir su camino de regreso a la Oficina Oval. Cuando un merodeador irrumpe en tu casa, le arrojas todo lo que puedes (ollas, sartenes, candelabros) con la esperanza de frenarlo y hacerle tropezar. Pero eso no significa que funcione.

Trump no será contenido por los tribunales ni por el Estado de derecho. Al contrario, va a utilizar las pruebas para demostrar su poder. Por eso quiere que lo televisen. El poder de Trump proviene de sus seguidores, no de las instituciones del gobierno estadounidense, y sus devotos votantes lo aman precisamente porque cruza líneas e ignora las viejas fronteras. Se sienten empoderados por ello y eso a su vez lo empodera a él. Incluso antes de que comiencen los juicios, juega con los jueces, obligándolos a intentar amordazarlo, desafiando sus órdenes. Es un poco como King Kong probando las cadenas de sus brazos, sintiendo que puede liberarse cuando quiera.

Y espere hasta que los votos comiencen a llegar. ¿Encarcelarán los jueces a un presunto candidato republicano por desacato al tribunal? Una vez que quede claro que no lo harán, entonces el equilibrio de poder dentro de la sala del tribunal y en el país en general volverá a inclinarse hacia Trump. El resultado más probable de los juicios será demostrar la incapacidad de nuestro sistema judicial para contener a alguien como Trump y, de paso, revelar su impotencia como freno en caso de que llegue a ser presidente.

Acusar a Trump por intentar derrocar al gobierno resultará similar a acusar a César por cruzar el Rubicón, e igual de efectivo. Al igual que César, Trump ejerce una influencia que trasciende las leyes y las instituciones del gobierno, basada en la inquebrantable lealtad personal de su ejército de seguidores. Menciono todo esto sólo para responder a una simple pregunta: ¿Puede Trump ganar las elecciones?

La respuesta, a menos que suceda algo radical e imprevisto, es: Por supuesto que puede. Si no fuera así, el Partido Demócrata no sentiría un creciente pánico por sus perspectivas. Si Trump gana las elecciones, inmediatamente se convertirá en la persona más poderosa que jamás haya ocupado ese cargo. No sólo ejercerá los impresionantes poderes del ejecutivo estadounidense (poderes que, como solían quejarse los conservadores, han aumentado a lo largo de las décadas), sino que lo hará con las menores limitaciones de cualquier presidente, incluso menos que en su primer mandato

¿Qué limita esos poderes? La respuesta más obvia. Es decir,  las instituciones de justicia, todas las cuales Trump, con su propia elección, habrá desafiado y revelado como impotentes. Un sistema judicial que no pudo controlar a Trump como individuo privado no lo controlará mejor cuando sea presidente de Estados Unidos y nombre a su propio fiscal general y a todos los demás altos funcionarios del Departamento de Justicia. ¿Piense en el poder de un hombre que consigue ser elegido presidente a pesar de acusaciones, comparecencias ante los tribunales y tal vez incluso condena? ¿Obedecería siquiera una directiva de la Corte Suprema? ¿O, en cambio, preguntaría cuántas divisiones blindadas tiene el presidente del Tribunal Supremo? ¿Lo detendrá un futuro Congreso?

Los presidentes pueden lograr mucho hoy en día sin la aprobación del Congreso, como lo demostró incluso Barack Obama. El único control que el Congreso tiene sobre un presidente rebelde, a saber, el juicio político y la condena, ya ha resultado prácticamente imposible, incluso cuando Trump estaba fuera del cargo y ejercía un modesto poder institucional sobre su partido. Otro control tradicional sobre un presidente es la burocracia federal, ese vasto aparato de funcionarios gubernamentales de carrera que ejecutan las leyes y llevan a cabo las operaciones del gobierno bajo cada presidente. Generalmente se dedican a limitar las opciones de cualquier presidente. Como dijo una vez Harry S. Truman: “Pobre Ike. Él dirá “haz esto” y “haz aquello” y no pasará nada”. Eso fue un problema para Trump en su primer mandato, en parte porque no tenía un equipo de gobierno propio para ocupar la administración. Esta vez lo hará. Aquellos que opten por servir en su segunda administración no asumirán el cargo con la intención no declarada de negarse a cumplir sus deseos. Si la Heritage Foundation se sale con la suya, y no hay motivos para creer que no lo hará, muchos de esos burócratas de carrera desaparecerán y serán reemplazados por personas cuidadosamente “examinadas” para asegurar su lealtad a Trump.

Habiendo respondido a la pregunta de si Trump puede ganar, ahora podemos pasar a la pregunta más urgente: ¿Se convertirá su presidencia en una dictadura? Las probabilidades son, una vez más, bastante claras. Vale la pena adentrarse un poco en la cabeza de Trump e imaginar su estado de ánimo tras una victoria electoral. Habrá pasado el año anterior, y más, luchando para no ir a la cárcel, acosado por innumerables perseguidores e incapaz de hacer lo que más le gusta hacer: vengarse. Piense en la furia que se habrá acumulado en su interior, una furia que, desde su punto de vista, ha trabajado duro para contener. Como dijo una vez: “Creo que me han bajado el tono, si quieres saber la verdad. Realmente podría tonificarlo”. De hecho, podría hacerlo y lo hará.

Vislumbramos su profunda sed de venganza en su promesa del Día de los Veteranos de “extirpar de raíz a los comunistas, marxistas, fascistas y matones de la izquierda radical que viven como alimañas dentro de los confines de nuestro país, mienten, roban y hacen trampa en las elecciones. y haremos todo lo posible, ya sea legal o ilegalmente, para destruir a Estados Unidos y el sueño americano”. Nótese la equiparación de él mismo con “Estados Unidos y el sueño americano”. Él cree que es a él a quien están tratando de destruir y, como presidente, les devolverá el favor.

¿Cómo será eso? Trump ya ha nombrado a algunos de aquellos a quienes pretende perseguir una vez que sea elegido: altos funcionarios de su primer mandato, como el general retirado John F. Kelly, el general Mark A. Milley, el ex fiscal general William P. Barr y otros que habló en su contra después de las elecciones de 2020; funcionarios del FBI y de la CIA que lo investigaron en la investigación sobre Rusia; funcionarios del Departamento de Justicia que rechazaron sus demandas de anular las elecciones de 2020; miembros del comité del 6 de enero; opositores demócratas, entre ellos el representante Adam B. Schiff (California); y republicanos que votaron a favor o apoyaron públicamente su juicio político y condena. Pero eso es sólo el comienzo.

Después de todo, Trump no será la única persona que buscará venganza. Su administración estará llena de personas con sus propias listas de enemigos, un grupo decidido de funcionarios “examinados” que verán como su única misión, autorizada por el presidente, “extirpar” a aquellos en el gobierno en quienes no se puede confiar. Muchos simplemente serán despedidos, pero otros serán objeto de investigaciones que destruirán sus carreras. La administración Trump estará llena de personas que no necesitarán instrucciones explícitas de Trump, como tampoco las necesitaban los gauleiters locales de Hitler. En tales circunstancias, la gente “trabaja para el Führer”, es decir, se anticipa a sus deseos y busca favores a través de actos que cree que lo harán feliz, aumentando así su propia influencia y poder en el proceso. Tampoco será difícil encontrar cosas con las que acusar a los oponentes.

Desafortunadamente, nuestra historia está llena de casos de funcionarios injustamente atacados y seleccionados por estar en el lado equivocado de un tema particular en el momento equivocado: las “Manos Chinas” del Departamento de Estado de finales de la década de 1940, por ejemplo, cuyas carreras fueron destruidas porque sucedieron estar en posiciones de influencia cuando ocurrió la Revolución Comunista China. Hoy en día se percibe en el aire el tufillo de un nuevo macartismo. Los republicanos del MAGA insisten en que el propio Biden es un “comunista”, que su elección fue una “toma de poder comunista” y que su administración es un “régimen comunista”. Por lo tanto, no sorprende que Biden tenga una “agenda pro-Partido Comunista Chino (PCC)”, como lo expresó este año la poderosa presidenta del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, Cathy McMorris Rodgers (R-Wash.), y que deliberadamente “ceder el liderazgo y la seguridad estadounidenses a China”.

Hoy en día, los republicanos acusan habitualmente a sus oponentes de que no sólo son ingenuos o no están suficientemente atentos al creciente poder de China, sino que son verdaderos “simpatizantes” de Beijing. “La China comunista tiene su presidente… China Joe”, tuiteó la representante Marjorie Taylor Greene (R-Ga.) el día de la toma de posesión de Biden. El senador Marco Rubio (republicano por Florida) ha llamado al presidente “Beijing Biden”. El candidato republicano al Senado en New Hampshire el año pasado incluso llamó al gobernador republicano Chris Sununu “simpatizante del Partido Comunista Chino”. Podemos esperar más de esto cuando la guerra contra el “Estado profundo” comience en serio.

Según el senador Josh Hawley (R-Mo.), existe toda una camarilla decidida a socavar la seguridad estadounidense, un “unipartido” de élites formadas por “neoconservadores de derecha” y “globalistas liberales de izquierda” que no son verdaderos estadounidenses y, por lo tanto, no se preocupan por los verdaderos intereses de Estados Unidos. ¿Se puede criminalizar ese comportamiento “antiamericano”? Lo ha sido en el pasado y puede volver a serlo. Por tanto, la administración Trump tendrá muchas vías para perseguir a sus enemigos, reales y percibidos. Pensemos en todas las leyes actualmente vigentes que otorgan al gobierno federal un enorme poder para vigilar a las personas en busca de posibles vínculos con el terrorismo, un término peligrosamente flexible, sin mencionar todas las oportunidades habituales para investigar a las personas por presunta evasión fiscal o violación del registro de agentes extranjeros. leyes. En ocasiones, el IRS de ambos partidos ha considerado privar a los think tanks de su estatus de exención de impuestos porque adoptan políticas que se alinean con las opiniones de los partidos políticos. ¿Qué pasará con el grupo de expertos que en un segundo mandato de Trump sostiene que Estados Unidos debería aliviar la presión sobre China? ¿O el funcionario del gobierno lo suficientemente temerario como para plasmar tales pensamientos en un documento oficial? No hacía falta más que eso para arruinar carreras en la década de 1950.

¿Y quién detendrá las investigaciones y los procesamientos indebidos de los numerosos enemigos de Trump? ¿Lo hará el Congreso? Un Congreso republicano estará ocupado realizando sus propias investigaciones, utilizando sus poderes para citar a personas, acusándolas de todo tipo de delitos, tal como lo hace ahora. ¿Importará si los cargos son infundados? Y, por supuesto, en algunos casos serán ciertas, lo que dará aún mayor validez a una investigación más amplia de los enemigos políticos. ¿Fox News los defenderá o simplemente amplificará las acusaciones?

El cuerpo de prensa estadounidense seguirá dividido como está hoy, entre las organizaciones que atienden a Trump y su audiencia y las que no. Pero en un régimen donde el gobernante ha declarado que los medios de comunicación son “enemigos del Estado”, la prensa se encontrará bajo una presión significativa y constante. Los propietarios de los medios descubrirán que un presidente hostil y desenfrenado puede hacerles la vida desagradable de muchas maneras. De hecho, ¿quién defenderá a cualquier acusado en la arena pública, además de sus abogados? En una presidencia de Trump, el valor que se necesitará para defenderlos no será menor que el que se necesitará para enfrentarse al propio Trump. ¿Cuántos arriesgarán sus propias carreras para defender a otros? En una nación congénitamente desconfiada del gobierno, ¿quién defenderá los derechos de los exfuncionarios que se convierten en objetivos del Departamento de Justicia de Trump? Habrá amplios precedentes para quienes busquen justificar la persecución. Abraham Lincoln suspendió el habeas corpus, la administración Wilson cerró periódicos y revistas que criticaban la guerra; Franklin D. Roosevelt reunió a los estadounidenses de origen japonés y los colocó en campos. Pagaremos el precio de cada transgresión jamás cometida contra las leyes diseñadas para proteger los derechos y libertades individuales.

¿Cómo responderán los estadounidenses a las primeras señales de un régimen de persecución política? ¿Se levantarán indignados? No cuentes con ello. Aquellos que no encontraron ninguna razón para oponerse a Trump en las primarias y ninguna razón para oponerse a él en las generales probablemente no experimenten un despertar repentino cuando algún exfuncionario cercano a Trump, como Milley, se encuentre bajo investigación por Dios sabe qué. Sólo sabrán que los fiscales del Departamento de Justicia, el IRS, el FBI y varios comités del Congreso están investigando el asunto. ¿Y quién puede decir que quienes están siendo perseguidos no son en realidad evasores de impuestos, espías chinos, pervertidos o cualquier cosa de la que se les pueda acusar? ¿Reconocerá la gran masa de estadounidenses estas acusaciones como persecución y la primera etapa para acabar con la oposición a Trump en todo el país?

La dictadura de Trump no será una tiranía comunista, donde casi todo el mundo sienta la opresión y su vida sea moldeada por ella. En las tiranías conservadoras y antiliberales, la gente común enfrenta todo tipo de limitaciones a sus libertades, pero para ellos es un problema sólo en la medida en que valoran esas libertades, y muchas personas no lo hacen.

El hecho de que esta tiranía dependa enteramente de los caprichos de un hombre significará que los derechos de los estadounidenses serán condicionales en lugar de garantizados. Pero si la mayoría de los estadounidenses pueden dedicarse a sus asuntos cotidianos, puede que no les importe, del mismo modo que a muchos rusos y húngaros no les importa. Sí, habrá un gran movimiento de oposición centrado en el Partido Demócrata, pero es difícil ver exactamente cómo esta oposición detendrá la persecución. El Congreso y los tribunales ofrecerán poco alivio. Los políticos demócratas, en particular los miembros de la generación más joven, gritarán y chillarán, pero si no se les unen los republicanos, parecerá el mismo partidismo de siempre. Si los demócratas todavía controlan una cámara del Congreso, podrán mitigar algunas investigaciones, pero las probabilidades de que controlen ambas cámaras después de 2024 son mayores que las probabilidades de una victoria de Biden.

Tampoco hay razones suficientes para esperar que la oposición desordenada y disfuncional a Trump hoy de repente se vuelva más unificada y efectiva una vez que Trump asuma el poder. Las cosas no funcionan así. En las dictaduras en evolución, la oposición siempre es débil y dividida. Eso es lo que hace posible la dictadura en primer lugar. Los movimientos de oposición rara vez se fortalecen y unifican bajo las presiones de la persecución. Hoy no hay ningún líder al que los demócratas puedan apoyar. Es difícil imaginar que un líder así surja una vez que Trump recupere el poder.

Pero incluso si la oposición se fortaleciera y se uniera, no es obvio o qué haría para proteger a quienes enfrentan persecución. La capacidad de la oposición para ejercer formas de poder legítimas, pacíficas y legales ya habrá resultado deficiente en este ciclo electoral, cuando los demócratas y los republicanos anti-Trump arrojaron todas las armas legítimas contra Trump y aún así fracasaron. ¿Recurrirán más bien a acciones ilegítimas y extralegales? Como se vería eso? Los estadounidenses podrían salir a las calles. De hecho, es probable que muchas personas participen en protestas contra el nuevo régimen, tal vez incluso antes de que haya tenido la oportunidad de demostrar que las merece. ¿Pero entonces, qué?

Incluso en su primer mandato, Trump y sus asesores discutieron en más de una ocasión la posibilidad de invocar la Ley de Insurrección. Nada menos que un defensor de la democracia estadounidense que George H.W. Bush invocó la ley para hacer frente a los disturbios de Los Ángeles en 1992. Es difícil imaginar que Trump no la invoque si “los comunistas, marxistas, fascistas y matones de la izquierda radical” salieran a las calles. Uno sospecha que disfrutará la oportunidad. ¿Y quién lo detendrá? ¿Sus propios asesores militares elegidos personalmente? Eso parece poco probable. Podría nombrar al teniente general retirado Michael Flynn presidente del Estado Mayor Conjunto si quisiera, y es poco probable que un Senado republicano se niegue a confirmarlo. ¿Alguien piensa que los líderes militares desobedecerán las órdenes de su comandante en jefe debidamente elegido y constitucionalmente autorizado? ¿Queremos siquiera que los militares tengan que tomar esa decisión?

Hay muchas razones para creer que las tropas en servicio activo y los reservistas probablemente simpatizarán desproporcionadamente más con un presidente Trump recientemente reelegido que con los “matones de la izquierda radical” que supuestamente causan caos en las calles de sus pueblos y ciudades. Aquellos que esperan ser salvados por un ejército estadounidense dedicado a la protección de la Constitución viven en una tierra de fantasía.

La resistencia podría provenir de los gobernadores de estados predominantemente demócratas como California y Nueva York a través de una forma de anulación. Los estados con gobernadores y cámaras estatales demócratas podrían negarse a reconocer la autoridad de un gobierno federal tiránico. Esa es siempre una opción en nuestro sistema federal. (Si gana Biden, algunos estados republicanos podrían involucrarse en la anulación). Pero ni siquiera los estados más demócratas son monolíticos, y es probable que los gobernadores demócratas se encuentren asediados en su propio territorio si intentan convertirse en bastiones de resistencia a la tiranía de Trump. Los republicanos y conservadores de todo el país se sentirán energizados por el triunfo de su héroe. El cambio de poder a nivel federal y el tono de amenaza y venganza que emana de la Casa Blanca probablemente alentarán todo tipo de contrarresistencia incluso en los estados profundamente demócratas, incluidas protestas violentas.

¿Qué recursos tendrán los gobernadores para combatir tales ataques y mantener el orden? ¿La policía estatal y local? ¿Estarán dispuestas esas entidades a usar la fuerza contra manifestantes que probablemente disfrutarán del apoyo público del presidente? Es posible que los gobernadores demócratas no estén ansiosos por saberlo. Si Trump logra lanzar una campaña de persecución y la oposición resulta incapaz de detenerla, entonces la nación habrá comenzado un descenso irreversible hacia la dictadura.

Cada día que pasa, será más difícil y peligroso detenerlo por cualquier medio, legal o ilegal. Trate de imaginar cómo será postularse para un cargo con una candidatura de la oposición en un entorno así. En teoría, las elecciones intermedias de 2026 podrían albergar esperanzas de un regreso demócrata, pero ¿no utilizará Trump sus considerables poderes, tanto legales como ilegales, para impedirlo?

Trump insiste y sin duda cree que la actual administración utilizó corruptamente el sistema de justicia para tratar de impedir su reelección. ¿No se considerará justificado para hacer lo mismo una vez que tenga todo el poder? Por supuesto, ya ha prometido hacer exactamente eso: utilizar los poderes de su cargo para perseguir a cualquiera que se atreva a desafiarlo.

Ésta es la encrucijada en la que nos encontramos ahora. 

¿Es inevitable caer en una dictadura? No. Nada en la historia es inevitable. Los acontecimientos imprevistos cambian las trayectorias. Los lectores de este ensayo sin duda enumerarán todas las formas en que podría decirse que es demasiado pesimista y no tiene suficientemente en cuenta tal o cual posibilidad alternativa. Quizás, a pesar de todo, Trump no gane. Tal vez al lanzar la moneda salga cara y todos estemos a salvo. Y tal vez incluso si gana, no hará ninguna de las cosas que dice que va a hacer. Puede que esto te reconforte si así lo deseas.

Lo que es seguro, sin embargo, es que las probabilidades de que Estados Unidos caiga en una dictadura han aumentado considerablemente porque se han eliminado muchos de los obstáculos y sólo quedan unos pocos. Si hace ocho años parecía literalmente inconcebible que un hombre como Trump pudiera ser elegido, ese obstáculo se superó en 2016. Si entonces parecía inimaginable que un presidente estadounidense intentara permanecer en el cargo después de perder una elección, ese obstáculo se superó en 2020. Y si nadie pudiera creer que Trump, después de haber intentado sin éxito invalidar las elecciones y detener el conteo de los votos del colegio electoral, resurgiría como el líder indiscutible del Partido Republicano y su nominado nuevamente en 2024, bueno, estamos a punto de que ese obstáculo también se elimine.

En apenas unos años, hemos pasado de estar relativamente seguros en nuestra democracia a estar a unos pocos pasos, y en cuestión de meses, de la posibilidad de una dictadura. ¿Vamos a hacer algo al respecto? Para cambiar de metáfora, si pensáramos que hay un 50 por ciento de posibilidades de que un asteroide se estrelle en América del Norte dentro de un año, ¿nos contentaríamos con esperar que no fuera así? ¿O estaríamos tomando todas las medidas imaginables para intentar detenerlo, incluidas muchas cosas que tal vez no funcionen pero que, dada la magnitud de la crisis, deben intentarse de todos modos? Sí, sé que la mayoría de la gente no cree que un asteroide sea dirigiéndose hacia nosotros y eso es parte del problema. Pero un problema igual de grande han sido aquellos que sí ven el riesgo pero, por diversas razones, no han considerado necesario hacer ningún sacrificio para prevenirlo.

En cada punto del camino, nuestros líderes políticos, y nosotros como votantes, hemos dejado pasar oportunidades para detener a Trump bajo el supuesto de que eventualmente encontraría algún obstáculo que no podría superar. Los republicanos podrían haber impedido que Trump ganara la nominación en 2016, pero no lo hicieron. Los votantes podrían haber elegido a Hillary Clinton, pero no lo hicieron. Los senadores republicanos podrían haber votado a favor de condenar a Trump en cualquiera de sus juicios de impeachment, lo que podría haber dificultado mucho su candidatura a la presidencia, pero no lo hicieron. A lo largo de estos años, ha estado presente una psicología comprensible, aunque fatal. En cada etapa, detener a Trump habría requerido acciones extraordinarias por parte de ciertas personas, ya fueran políticos, votantes o donantes, acciones que no se alineaban con sus intereses inmediatos o incluso simplemente con sus preferencias.

Habría sido extraordinario que todos los republicanos que compitieron contra Trump en 2016 decidieran renunciar a sus esperanzas de presidencia y unirse en torno a uno de ellos. En cambio, se comportaron con normalidad, gastando su tiempo y dinero atacándose unos a otros, asumiendo que Trump no era su desafío más serio, o que alguien más lo derribaría, y con ello abrieron un camino claro para la nominación de Trump. Y, con sólo unas pocas excepciones, han hecho lo mismo en este ciclo electoral. Habría sido extraordinario que Mitch McConnell y muchos otros senadores republicanos hubieran votado a favor de condenar a un presidente de su propio partido. En cambio, asumieron que después del 6 de enero de 2021, Trump estaba acabado y, por lo tanto, era seguro no condenarlo y así evitar convertirse en parias entre la gran multitud de partidarios de Trump. En cada caso, la gente creía que podían seguir persiguiendo sus intereses y ambiciones personales como de costumbre, con la confianza de que en algún momento, alguien o algo más, o simplemente el destino, lo detendría. ¿Por qué deberían ser ellos quienes sacrifiquen sus carreras? Ante la posibilidad de elegir entre una apuesta de alto riesgo y esperar lo mejor, la gente generalmente espera lo mejor. Ante la posibilidad de elegir entre hacer el trabajo sucio uno mismo o dejar que otros lo hagan, la gente generalmente prefiere lo último.

También ha estado en funcionamiento una psicología paralizante de apaciguamiento. En cada etapa, el precio de detener a Trump ha aumentado cada vez más. En 2016, Price renunció a una oportunidad de llegar a la Casa Blanca. Una vez elegido Trump, el precio de la oposición, o incluso la ausencia de una lealtad obsequiosa, se convirtió en el final de la carrera política, como descubrieron Jeff Flake, Bob Corker, Paul D. Ryan y muchos otros. En 2020, el precio había vuelto a subir. Como relata Mitt Romney en la reciente biografía de McKay Coppins, los miembros republicanos del Congreso que contemplaban votar a favor del juicio político y la condena de Trump temían por su seguridad física y la de sus familias. No hay razón para que el miedo deba ser menor hoy. Pero hay que esperar hasta que Trump regrese al poder y el precio de oponerse a él se convierta en persecución, pérdida de propiedades y posiblemente la pérdida de libertad. ¿Aquellos que se resistieron a resistir a Trump cuando el riesgo era simplemente el olvido político, descubrirán de repente su coraje cuando el costo podría ser la ruina de uno mismo y de su familia? Hoy estamos más cerca de ese punto que nunca, pero seguimos desviándonos hacia la dictadura, todavía esperando alguna intervención que nos permita escapar de las consecuencias de nuestra cobardía colectiva, nuestra ignorancia complaciente y deliberada y, sobre todo, nuestra falta de un compromiso profundo con la democracia liberal. Según el dicho: no saldremos con un estruendo sino con un gemido. The Washington Post 05.12.2023

Es miembro principal de la Brookings Institution y editor general del Washington Post. Su último libro es “El fantasma en la fiesta: Estados Unidos y el colapso del orden mundial, 1900-1941”. Es autor del próximo libro “Rebellion: How Antiliberalism is Tearing America Apart — Again”, que será publicado por Knopf en mayo.

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado