Jorge Ramos Guerra: De la política, no es fácil salir invicto, de la dignidad ¡Sí!

Compartir

 

Es una conclusión que le oí decir a Héctor Alonso López, no por casualidad un político de la escuela decente de Acción Democrática y a propósito del desprestigio a una dirigencia, prototipo del cuento “Diente Roto” de don Pedro Emilio Coll  lo que no es nuevo. El adjetivo “invicto “se corresponde con el que nunca fue vencido, por lo que en política no es fácil. Invicto Jesucristo, cuya resurrección delante de sus discípulos demostró que era hijo de Dios. Invictos algunos deportistas

Para el historiador Manuel Caballero, fue la generación universitaria de 1928, la que reinventó la política, porque las anteriores estuvieron enmarcadas en un militarismo caudillismo titiritero. Los civiles estudiosos, se cuentan con los dedos de la manos en cualquiera de los bandos, liberales o conservadores a lo largo del siglo XIX, cuyas ideas están recogidas en el “Pensamiento político del siglo XIX” publicados por el antiguo Congreso de la República y en la Biblioteca Biográfica del “El Nacional”. El siglo XX sin duda, dejó un rica bibliografía de trabajos densos, en las áreas de la política nacional y la labor de sus historiadores es admirable, pero si revisamos los protagonistas políticos de estas primeras dos décadas del siglo XXI, sólo  justifican su descrédito, sino de  sus organizaciones que nos remite al refrán “en el país de los ciegos el tuerto es rey”

De allí, el sentido de la conclusión de López, conocida la no descalificada etiqueta de corruptos de unos cuantos dirigentes que ha sobrepasado épocas anteriores, con el agravante que con la llegada de Chávez al poder, contrario a Juan Vicente Gómez, que se rodeó de las mentes más lúcidas, lo peor se ha impuesto, entonces ¿cómo pedirle peras al olmo? Chávez es el mejor ejemplo de no haber salido invicto.

El mismo Libertador no se fue invicto por su presidencia vitalicia y el peor daño a Venezuela ha sido ese reeleccionismo personalista de quienes se han creído salvadores de la patria. Rafael Caldera es el más patético negador de las aspiraciones de quienes él mismo formará. Ahora resulta que los derrotados de ayer, insisten imponerse de nuevo — eso hay que impedirlo –

De la dignidad del hombre habló el pensador italiano Pico de la Mirándola que “se funda en la libertad, que le otorga el excepcional privilegio de forjar el propio ser. La excelencia de esa condición, a su vez, permite esperar que los humanos aspiren a tejer entre todos la paz, más allá de sus diferencias”…

En hora buena, la expresión de Héctor Alonso López, a propósito de la elección primaria,  dónde se presentan una docena de aspirantes presidenciales. Oportunidad para sufragar por la mejor o el mejor y no, por quien pueda estar no solo  satisfaciendo su ego, sino admitiendo el chantaje del régimen por hechos de corrupciones que no pueden ocultar. Sería un ejercicio de ahorro productivo. Es hora de adecentar la política, si queremos reconstruir la democracia y sus instituciones.

De la dignidad si se puede salir invicto, sostiene Héctor Alonso López, recordando al Apóstol José Martí que dijera de Cecilio Acosta… “Cuándo alzó el vuelo tenia las alas limpias”

ardive@gmail.com

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado