Willian Hernández: La crisis del gas en Venezuela es por la desinversión y la baja producción

Compartir

 

Venezuela es el octavo país en el mundo con reservas probadas de gas natural, Rusia e Irán encabezan la lista.

En Suramérica el país se ubica por encima de Bolivia, la sidra aproximada de reserva de gas es de 201,5 billones de pies cúbicos (dato oficial hasta el año 2019), distribuidos de la siguiente manera:

65 % en el Oriente

25% en el Occidente

10% en la Faja Petrolífera del Orinoco.

En el Oriente:

44% norte de Monagas

27% Anaco

13% faja Petrolífera del Orinoco

8% San tome

6% sur de Monagas

2% Guárico.

En el Occidente:

99,8% Zulia

0,2% Barinas/Apure.

Anzoátegui es la segunda reserva de gas del Oriente del país, pero al igual que el resto de la nación atraviesa una escasez de gas y no tiene acceso a este beneficio.

Según Pdvsa Gas, actualmente operan en el país 62 plantas de llenado de gas natural del petróleo (GNP) de un total de 89 platas en el territorio nacional, se cuenta con un flota de 400 chutos, 298 cisternas y 2.539 camiones para el despacho de bombonas a granel para una atención de 420000 familias al mes, aproximadamente.

Sin embargo, la planta de fraccionamiento Criogénico de José, en el estado Anzoátegui, es la única que intenta cubrir la demanda de gas propano del país. Esta planta tiene una capacidad de producir 220.000 barriles de gas propano al día, pero actualmente se produce menos de 12 mil.

En Anzoátegui el 93,2 % de los hogares dependen del gas doméstico y muchas de estas familias en poblados rurales y urbanos padecen del despacho de gas propano.

En la actualidad el llenado de una bombona de gas se cotiza desde 5$ a 15$, mientas la producción de gas en venezuela no es suficiente para cubrir la demanda nacional. Para el año 2022, según los datos recolectados, para la fecha se superan los 70.000 barriles diarios de propano, lo que deja solo el 25% de producto disponible para el mercado interno.

El panorama del gas se asemeja a la crisis del combustible que ha afectado a todo el país, ante esta problemática el estado optó por importar combustible proveniente de la estatal iraní debido a la paralización constante de la producción nacional.

La situación en estas materia para los próximos meses no es muy agradable y lamentablemente se incrementa la crisis. La principal industria del país debió realizar las inversiones oportunas en toda su infraestructura para optimizar producción.

La falta de inversión en infraestructura gasífera aunado a la creciente demanda nacional género la crisis de producción que hoy atraviesa el país.

La demanda del consumo del mercado nacional del gas rebasó las condiciones de producción a las que nunca habíamos llegado, cuando en el país comenzó a descender la producción de petróleo, al mismo tiempo la producción del gas, es decir la desinversion ha sido uno de los principales problemas en materia energética.

Si hacemos análisis de la historia gasífera en estos 23 años desde que Pdvsa asumió el control de la distribución del gas en el 2008, puede notarse que a partir de entonces iniciaron una seria de problemas debido a políticas erradas.

En Venezuela se impulsaron varios proyectos de exploración y extracción de gas como Cardón IV en Falcón, el proyecto Mariscal Sucre, que pretendía extraer gas de los yacimientos de Paria, Dragón, Pato, Mejillones y Río caribe.

El complejo Mariscal de Ayacucho, cuya piedra fundacional se develó el 22 de septiembre del 2006 con una inversión de $ 13 millardos entre sus objetivos destacaba la atención de los estado nueva Esparta, Monagas, Sucre y Anzoátegui, luego el gas se reincorporaría a la red de abastecimiento nacional e internacional con miras a un mercado enfocado hacia América del sur.

La producción de gas de este complejo iría al consumo de gas doméstico e industrial (Petroquímico, eléctrico, y siderúrgico). Este proyecto pretendía generar unos 409 millones de pies cúbicos de gas mientras que Cardón pretendía generar 1600 millones de pies cúbicos de gas para el año 2021.

La caída de producción de gas es un problema que viene afectando al país. Para el año 2015 se registró una producción neta de 5.296 mmpcd, en el 2016 la producción fue de 7.926 mmpcd mientras que en 2017 fue de 592.8 mmpcd que implica una caída del 82% de la producción.

Desde el 2017 pdvsa dejó de emitir informe a la nación. Actualmente la inversión en la industria no ha sido la prioridad, sino que se ha optado por solventar momentáneamente la deficiencia en la distribución con la importación de combustible, sin resolver el problema de raíz. En el caso del gas se presentan los mismos problemas de fondo.

@wilian_wilito

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado