Beatriz Pineda Sansone: La piedra del zamuro un libro de Rafael Rivero Oramas

Compartir
 

 

Es uno de los cuentos literarios que podemos utilizar y analizar como recurso educativo para enseñar a leer a niños y jóvenes. Este cuento fue escrito por el venezolano Rafael Rivero Oramas y plantea un tema que tiene que ver con la inteligencia, con los ideales, con el deseo de superación y con los sueños.

Cuando Tío Morrocoy conversa con Tío Conejo le aconseja que se resigne a la suerte de los pequeños. Pero Tío Conejo se resiste a aceptar este designio, porque está cansado de huir de los animales más grandes y peligrosos. Tío Conejo desea algo más: pelear con los animales más feroces y ganarles siempre. Esta conversación lleva a los dos animales a analizar el entorno y a realizar una serie de comparaciones:

–Para usted es fácil decirlo con tremendo carapacho. Nadie se atreve a meterle el diente. Ni tampoco al cachicamo ni al puercoespín. Todos tienen con qué defenderse: Tío Venado y Tío Toro tienen sus cuernos y las aves tienen sus alas, y yo no tengo nada– -expresó Tío Conejo.

Pero Tío Morrocoy replicó:

–     ¿Y tus veloces piernas, Tío Conejo? ¿No crees que son tus mejores armas? –

La intervención de Tío Morrocoy pone de manifiesto su habilidad para comprender a otras personas. La inteligencia interpersonal ha sido reconocida por investigadores como Gardner y Daniel Goleman en su libro El espíritu creativo, y consiste en asociar la inteligencia con el conocimiento del mundo de las ideas. La habilidad de observar a los otros con gran atención o de influir en los demás para que se comporten de forma particular, deseable para ellos. Tío Morrocoy, como líder, tranquilizó a Tío Conejo y le sugirió un camino para obtener la verdad: subir a la montaña para conseguir la piedra del zamuro, amuleto que lo protegería contra todo tipo de peligros.

Otro tema importante que se asoma en el cuento es el de la superstición.

–Los animales de la selva dicen que la piedra del zamuro es el mejor amuleto contra el peligro y que da poderes mágicos a quien la posee. Pero es muy difícil conseguirla. Sólo se encuentra en el nido del Rey Zamuro.

Con esta razón en mano, Tío Conejo lleno de optimismo y tenacidad se dispuso a realizar la más increíble proeza: subir a la montaña más alta para solicitar al Rey Zamuro el preciado amuleto. Pero no termina allí la aventura: el Rey Zamuro le exige cuatro difíciles pruebas que consisten en obtener el colmillo de un caimán; una culebra sabanera; un pelo de la barba del león, y, por último, unas lágrimas de tigre. Tío Conejo se las ingenia para conseguir las cuatro prendas que le exige el Rey Zamuro, y, en todo momento, da ejemplos de optimismo, de humor, de ingenio y de valentía.

Howard Gardner se ha referido a siete clases de inteligencia. Una de ellas es la inteligencia lingüística: don de oradores, escritores y poetas. Tío Conejo constituye un buen ejemplo de inteligencia lingüística al demostrar su habilidad para crear historias y cuentos, a través de los cuales pudo conseguir las prendas que el Rey Zamuro le exigía para otorgarle el ansiado amuleto.

Víctor Guédez, investigador venezolano, ha puntualizado que la inteligencia es la capacidad de dar respuestas eficaces, racionales, críticas, creativas, éticas y afectivas. El cuento La piedra del zamuro constituye un modelo de inteligencia por cuanto Tío Conejo se las ingenió para llevar al Rey Zamuro las cuatro arras que le exigió. Este compromiso le exigió a Tío Conejo la búsqueda de respuestas firmes, es decir, supo hacer su trabajo; racionales, porque advirtió qué cuento o patraña inventar en cada ocasión; críticas, porque también tenía seguridad sobre el por qué estaba respondiendo de esa forma; creativa, porque dio muestras de saber a través de qué medios iba a conseguir lo deseado; éticas, porque tuvo claro hacia donde se dirigía; y afectiva, porque le sobró el deseo de querer hacer cuanto hizo.

Lo importante del cuento, además de su humor, e ingenio, radica en el mega sentido de la obra que consiste en descubrir a Tío Conejo que todas las razones apuntan al encuentro de una verdad: el poder para ser invencible no está en la piedra del zamuro sino en ti mismo. Esta verdad propone una práctica emancipadora de la tradición y de la superstición; gesta la auto-crítica y construye y reconstruye el conocimiento como parte del proceso social que él mismo aprehende y modifica.

Si deseamos alcanzar la superación de los obstáculos que encierra la lectura y abrir caminos de comprensión, agrado e interés, comprometiendo la inteligencia de los niños, será necesario realizar después de la narración o lectura de cuentos una serie de dinámicas de juego o estrategias que logren el dinamismo del grupo, el valor del diálogo, y la respuesta de cada participante. Por el momento, adelantamos una dinámica que consiste en elaborar una serie de preguntas por parte de quien dirige la actividad, que apuntan al desarrollo del pensamiento crítico y que refuerzan destrezas como la concentración, la memoria, la comprensión, y la expresión.

.  ¿Por qué el Tío Conejo desea ser invencible y poderoso?

.  ¿Por qué, en cambio, Tío Morrocoy se resigna a la suerte de los pequeños?

.  ¿Qué significa resignarse?

.  ¿Qué opinas tú con respecto a lo que dicen los animales de la selva sobre la piedra de zamuro?

.  ¿Qué es una superstición?

.  ¿Qué es un amuleto?

. ¿Por qué fue importante para Tío Conejo, subir a la montaña?

 

.  ¿Para qué le sirvió la piedra de zamuro a Tío Conejo?

.  ¿Dónde crees que se encuentra el poder, en Tío Conejo o en la piedra del zamuro?

. Una persona inteligente, expresó el investigador venezolano Víctor Guédez, es aquella que sabe dar respuestas eficientes, es decir que (sabe hacer las cosas), racionales (sabe de lo que habla), críticas (sabe por qué debe dar esa respuesta), creativas (sabe a través de qué), éticas (sabe hacia dónde), y afectivas (quiere saber cómo dar buenas respuestas). Tomando en cuenta este criterio, ¿consideras tú que Tío Conejo es inteligente y por qué?

.  ¿Cuáles son las cualidades más resaltantes de Tío Conejo?

.  ¿Qué opinas sobre Tío Conejo?

.  ¿Te gustaría ser tan tenaz y valiente como Tío Conejo?

. ¿Cuál de todos los trucos que utilizó Tío Conejo para conseguir los encargos que le pedía el Rey Zamuro, te gustó más, y por qué?

.  ¿En qué consistió el pensamiento creativo de Tío Conejo?

. ¿Qué opinas sobre las palabras que al final del cuento el Rey Zamuro le dijo a Tío Conejo?

.  Si el Rey Zamuro sabía que la piedra no tenía poderes mágicos, ¿por qué crees tú que solicitó los cuatro encargos al Tío Conejo?

. Si te pidieran dos cualidades para describir al Rey Zamuro, cuáles escogerías: egoísta, fuerte, sabio, sincero, o feroz.

.  ¿Cuál es la verdad que descubre Tío Conejo?

.  ¿Qué has aprendido con este cuento?

La persona que dirige la actividad también debe contestar las preguntas y participar como guía en el aula. Cuando se presenten distintos puntos de vista por parte de los niños, el docente debe analizarlos y valorarlos, a fin de que los niños escojan el más coherente.

Si realizamos esta evaluación luego de cada lectura o narración –una vez semanal-, al cabo de seis meses tendremos un grupo de niños lectores más participativos, reflexivos, maduros, creativos, con un vocabulario rico y una mayor sensibilidad. El ejercicio también los convertirá en personas hábiles para analizar situaciones y aportar soluciones.

Recomiendo a los educadores, padres, representantes y cuenta cuentos la lectura de mi ensayo titulado “La Hora del Cuento”. Enseñar a razonar a los niños a través de la lectura de cuentos. Madrid, 2015. Ediciones de la Torre. El libro presenta al educador cinco modelos de actividad. Recomienda la lectura de setenta títulos de cuentos escritos por autores relevantes internacionales, así como diecisiete dinámicas para desarrollar con los niños luego de la lectura.

Mi nombre es Beatriz Pineda Sansone. Nací en la ciudad de Maracaibo, Venezuela. De niña era inquieta, llena de arrojo. Admiraba a nuestro Arturo Uslar Pietri, quien conducía el programa televisivo Valores Humanos. Su ejemplo ha sido mi norte. Gracias a mis hijas he realizado grandes aventuras a favor de los niños. Creé el Taller Literario Infantil Manzanita que devino en Fundación en 1985. Más tarde, con motivo del nacimiento de un nuevo diario en Maracaibo, fundé Azulejo, el periódico de los niños del diario La Verdad –primera etapa-. Extendí el Programa La Hora del Cuento a centros de arte, museos, universidades, colegios y McDonald’s Padilla de la ciudad con el fin de cultivar en los niños el amor por la lectura, y todas sus destrezas cognitivas, afectivas y psicomotoras.

Más tarde, en 1996, obtuve el título en Filología Hispánica con el premio Summa Cum Laude en la Universidad del Zulia. Cursé estudios de postgrado (2000-2003). Me convertí en articulista de los diarios venezolanos Economía Hoy, Panorama y El Universal.

Soy autora de: Las Memorias del Maestro Ramiro (1979); Desde otro rayo (1992). Universidad del Zulia; Los ojos de la montaña (2011). Entrelíneas Editores, España; La Hora del Cuento. Enseñar a razonar a los niños a través de la lectura de cuentos (2015). Ediciones de la Torre, España; El Principito y los Ideales. Defensa de la libertad, del amor y del razonamiento (2017). Editorial Verbum, España; La Aventura nunca imaginada de un lápiz (2018). Fundación editorial el Perro y la Rana. Venezuela; Una niña de mi edad (2019). Editorial Tandaia, España. Malika, la más pequeña de la manada (2021). Europa ediciones. Roma.

En la actualidad desarrollo una intensa labor a favor de la lectura a través de las redes sociales: @beapinpaz.escritora, los chats Aventuras Literarias y Café Lectura.

 

Compartir
Traducción »