Marisa Iturriza: Ay; Mamá…

Compartir
 

 

Se fue abril y así estarán las cosas que muchos ni nos enteramos que llegó el 1° de Mayo, en el cual se efectuó el cada vez menos entusiasta desfile del Día del Trabajador.  En parte debe ser porque -en comparación con el enriquecimiento súbito de unos cuantos bien conectados- el irrisorio salario devengado por la mayoría de los trabajadores daría risa pero por no llorar, que es lo que de verdad provoca, sobre todo cuando la ciudadanía que todavía no ha emigrado cumple con sus tareas a pesar de las condiciones cuando las hay, la precariedad de los servicios, medicina, transporte, seguridad, respondido con la excusa oficial de que lo que pasa es por culpa del enemigo que hay que derrotar “a paso de vencedores” y ¡Aah! Ya verán de ahora en adelante… etc., etc…

¿Ves? Pasó el 1 de Mayo. Más adelante sigue el Día de la Madre. No hace mucho, de lo más alto del funcionariado mandante llegó el mensaje de que lo que las mujeres tienen que hacer es parir. ¿Y si no les da la  gana, no pueden,  no está en sus planes, no tienen como costearlo o no consideran que es lo único para lo que sirven? Nota: Mejor actualizarse, porque en el planeta cada vez hay más mujeres ejerciendo responsabilidades  más acertadamente que mucho mandatario obsoleto reacio a los cambios realmente revolucionarios que están produciéndose.

El Día de la Madre es deseable que no sea solo una fecha más, si no una que con la debida información ciudadana recalque el respeto que a cualquier edad la persona se debe a sí misma y a seres por venir y que junto a la pareja -si la hay- se le brinde información junto con educación y responsabilidad ciudadana, se ampare eficaz y legalmente el acceso a los recurso$ requeridos para una natalidad segura, se erradique la alarmante mortalidad materno-infantil y posteriormente se brinde la debida atención a la salud y a las enfermedades que puedan afectar la infancia.

Mientras tanto, la televisión sigue mostrando el éxodo de miles de ciudadanos, sobre todo mujeres y niños, debido a los bombardeos ejecutados en Ukrania durante la invasión militar ordenada por el gobierno ruso y piensa en el corazón de las mujeres rusas, a cuyos hijos, maridos, padres, hermanos o allegados se les ordena combatir a otros como ellos, si regresarán y cómo, y si no si les darán una pensión y ¿Se le consultó al pueblo?

 

Mayo es lluvioso,  pero aquí las autoridades “competentes” tomarán las previsiones del caso.

Feliz Día de la Madre

izaturri@gmail.com

 

Compartir
Traducción »