Pedro R. García: En su 21 aniversario ¿Es Primero Justicia un partido clásico?

Compartir

 

Acotación necesaria…

La historia- “testigo de los tiempos, luz de la verdad, vida de la memoria, en la grácil retórica de Cicerón (De Oratore) debe ser conocida, en especial, por quien aspira a desplegar su acción en los amplios espacios públicos.

Pretender una vida humana carente de una dimensión social y por eyo política solo empuja al despojo de lo ético que contribuye a la fortaleza de los lazos que la convivencia impone. Esa perspectiva liberal suele estar en el trasfondo de todos los conservatismos que buscan refugios en los regímenes inciertamente fuertes. La mentalidad de la mesocracia se pone de manifiesto en la extendida, permisiva, cómoda, burguesa y egoísta actitud de sacrificar gustosamente por la oferta (no siempre cumplida) de la seguridad. Esa mentalidad de cueyo corto está en todos los fascismos, de derecha y de izquierda (porque uno de los fenómenos de la yamada pos-modernidad en su decadencia agónica temprana ha mostrado, que el fascismo no es monopolio de la derecha; y que. el voluntarismo descaminado de la izquierda de los sueños muertos puede ser peor fascismo que algunos fascismos-light del desarroyismo liberal de antaño.

Ubicando algunas pistas…

Hace ya 8 años, en abril del 2014, y lo agradezco el documento elaborado y puesto en circulación por el Partido Primero Justicia, como su eje

fundamental de orientación   política   de   este   tiempo, lo   circulé   entre   amigos  que doctrinalmente manejan este  tema, y recibí varias consideraciones al respecto, destacó la de un viejo amigo comprometido combatiente, (hoy historiador), que  dio  al traste con la  patibularia  dictadura  de Pérez Jiménez, su sincera y lacónica respuesta fue: “Que documento tan infortunado”.  Citό: “Si lo comparamos con la declaración última de la Conferencia Episcopal Venezolana, podría decirse, o que la iglesia se copió de Primero Justicia, cosa impensable de ella; o Primero Justicia fusiló la reflexión del “Capellán del Santo Padre” Diego Padrón, que es un sacerdote in extremis de culto al clasismo y de mucho espíritu mundano dentro de la, jerarquía eclesiástica, podría ser una posibilidad. Solo que si es un facsímil es

pésimo. Si lo comparamos dentro del marco de pensamiento que ha asumido el socialcristianismo como fuente ideológica, podríamos decir, que PJ, es una segunda parte de esa tragedia socialcristiana, ahora convertida en sueños para algunos. Basta comparar el decurso de los programas políticos y las declaraciones   y manifiestos   que   en   su momento publicó   El   COPEI; especialmente aqueyos que hacen referencia a la dictadura de Pérez Jiménez: bien escritos, coherentes con su modo de pensar, cuidadosamente hilados. El de PJ pareciera una versión lunfarda del antiguo pensamiento socialcristiano. Si lo contrastamos con los de la socialdemocracia venezolana, desde el Programa Mínimo de ARDI, las definiciones establecidas en ¿Con quién estamos y contra quién estamos?, ORVE, PDN y AD, se confirma la preminencia de estos, tanto en su versión original como en sus nuevas formulaciones. Anteriormente le decían a Chávez “Chaburro”, hoy le dicen a Maduro “Maburro”.  Pero hasta el presente no le han pedido perdón a sus seguidores o hinchas por sus traspiés y desaciertos en estos 22 largos años. Por no conocerlo no sospechan que el Arte de la Guerra, de Sun Tzu, señala que el general victorioso se alimenta de las equivocaciones de su enemigo. Y no es posible porque no conocen ese texto fundamental, tanto para la guerra, la política, por cierto, hoy de actualidad en las escuelas de alta gerencia moderna (indaguen en las universidades de gobierno de   EEUU, de donde exhiben muchos ser egresados). Y no lo leen porque como es un texto chino, e inadvertidamente creen que es de factura comunista.

Algunos antecedentes históricos…

Me comento el amigo en sus crónicas que recuerda que en una oportunidad se encontraba por los lados de las Torres del Centro Simón Bolívar, cercano a dónde funcionaba una librería denominada “Vientos del Este”, ayí se ofrecían textos del partido comunista chino. Un soleado día curioseando las estanterías de otros locales vecinos, advirtió el ingreso a la misma del senador Luís Herrera Campins, lo que le yamó la atención, así que dirigió sus pasos hacia aquel local. Ya en el observé, cito: que los libros que le estaban empacando al doctor Herrera Campins: eran las Obras Completas de Mao y entre otras las Militares, y dos libros que me yamaron la atención: El Arte de la Guerra de Sun Tsu y el Arte de la Guerra de Sun Bin, familiar del primero.  En la librería se encontraban creo que Víctor José Ochoa (a quién no conocía) encargado de la tienda y Adolfo Salvia (a quién si conocía por las fotos en    artículos de opinión que le publicaban en periódicos de izquierda), ambos exurredistas devenidos en cultores de Mao. Me relata la conversación que sostenían con el doctor Herrera ambos le señalaban que por ayí circulaban varias traducciones de estos dos últimos libros, pero que las mismas eran pésimas, como la de Teodoro Petkoff, que la había elaborado vía diccionario de una versión francesa, que mutilaba el texto original de la misma, por lo que era un menjurje. Por eso le proponían la que eyos distribuían y además, le recomendaron otro

libro:  El Arte de la Guerra de Sun Tzu comentado, lo cual adquirió de inmediato el Dr. Luis Herrera Campis. concluida la conversación entre ellos, se despidió y les dijo voy a leerlos con sumo cuidado porque voy a iniciar una Larga Marcha y todos rieron. Cuando salió del local, de inmediato le expresé a los dos maoístas: ¡Cómo estará cambiando el mundo que hasta el doctor Herrera Campins está leyendo a Mao! Y me respondieron: “Él los encargó el mes pasado y como no teníamos todos los tomos, tuvimos que pedirlos para que se yevara las obras completas, que era su deseo”. Enseguida les pregunté: “¿Y para que los querrá?  y me respondieron:  “Luis Herrera es el segundo hombre más importante en El COPEI después de Rafael Caldera, pero en el fondo es el reverso del inefable, una especie de anti Caldera, menos tradicional y con don de gente. Para los intereses de clase del calderismo Luís Herrera es un peligro, representa una visión opuesta al reaccionarismo histórico del El COPEI elitista; una especie de Adeco dentro de las filas del mismo. Y va a emplear esas obras para iniciar una dura disputa, como él bien lo dice, la larga marcha para conquistar el apoyo dentro de El COPEI y alcanzar el poder en su arribo a Miraflores. Nosotros expresamos nuestra opinión que en ese momento le sería muy difícil porque en un país sometido a una polarización alternativa trazada por Betancourt, por lo que creíamos que el próximo gobierno seria de AD y luego le seguiría otro gobierno copeyano. Pero que era importante que se lanzara a lograr la candidatura presidencial dentro de su partido rezando para que no la obtuviera en este momento y finalmente le dejara la nominación al calderismo; que lo esencial consistiría en  que  se  diese  a  conocer  como presidenciable  formando  una  política  de alianzas  con  otras  tendencias  internas,  porque  lo  de  fondo  era  que  el calderismo asumiera el rechazo creciente que estaba acumulado su gobierno, y que derrotado electoralmente el calderismo por la polarización concertada entre Betancourt y Caldera, era posible que dentro de su partido surgiera la necesidad de la otra cara de COPEI, que él “encarnaba”. Allí los atajé con una pregunta: “¿Y qué les dijo?”. “Bueno, solamente nos escuchó con mucha atención mirándonos a los ojos y sin pronunciar ninguna palabra. Solo curiosidad por nuestra manifestación y mucho sigilo. Bueno eso es comprensible porque es llanero zamarro y además un político cultivado”.  Pasó el tiempo y vino lo del Radio City y el vergonzoso episodio del Hombre del Maletín, alzándose con la candidatura presidencial el empresario copeyano Lorenzo Fernández, víctima  de  una  estrepitosa  derrota  frente  a  CAP,  rápidamente  Herrera anuncia que iniciaría una peregrinación por todo el país para rescatar al partido verde golpeado por una acusada derrota electoral (Iniciando la Larga Marcha que había  anunciado  ese  día  en  “Viento  del  Este”),  que  luego  lo  yevaría,  a derrotar a Piñerúa y recibir la banda presidencial de manos de CAP.  El hecho a  constatarse  es  que  Luís  Herrera  no  solo  leyó  a  Mao,  sin  prejuicios ideológicos,  sino  que  también  lo  hizo  con  autores  clásicos  chinos  de  la

guerra. También el politólogo estadounidense Henry Kissinger quien lo hizo con tanto asertividad que siendo un cultor de la guerra gano un premio Nobel de la paz. Constantemente se ha repetido que fue un político muy culto. Y si comparas los artículos difundidos en la prensa nacional calzados con su firma con este Manifiesto de estos jóvenes de Primero Justicia de más 40 años biológicos, (ya hoy más 50) podremos ver el contraste. La fatalidad de esta generación es que ni es culta ni ha derivado cultura alguna, ni tiene entre sus “tutores intelectuales” gente que esté produciendo una corriente politológica para un cambio, bien sea contingente o como reiteran los pre-modernos epocales. En un ciclo que, hasta la rígida estructura eclesial bajo la conducción del Papa Francisco, intenta un demarcaje con un nuevo lenguaje, refrescante. Y estos señores en vez asomar con un enunciado aferente, se mandaron con un manifiesto que no rescata algunos modos y formas inherente a la política con mayúscula, y que no hacen ningún aporte gramatológico, (ver a Jacques Derrida en De La Gramatogia).  Con esas deshilachadas argumentaciones nadie puede alcanzar el gobierno, mucho menos el poder, que es más complejo, porque no solo el conseguirlo que es titánico; harto difícil es mantenerlo y producir cambios tanto radicales como sustantivos. Más en un país caribe en el que hasta el cuñado de Simón Sáez Mérida, Luís Alfaro Ucero, tenía entre sus libros de cabecera y consulta permanente al Arte de la Guerra de Sun Tzu, que por cierto, (comentan sus íntimos, que le fue muy útil, hoy a algunos en la diáspora pertenecientes ahora a grupos y movimientos que con audacia infinita se autoproclaman partidos), ese clásico compila  las  enseñanzas  convincente  en  el  aporte  de  elementos  tácticos  y estratégicos para eludir la confrontación final y su desiderátum  insiste en el arte de vencer sin un solo disparo y al menor costo, tanto en el de vidas, como físico   y   social.   Pero   como   parecieran   estar   condicionados   por   las aseveraciones de los ideólogos y Oráculos del   Tarot, es recomendable tiempo de alejarse de Adriana Assis y del brasileño Chico Xavier y enlazar en las artes adivinatorias del I Ching, que creo le serían más propicias y lograr que la providencia les permita la racionalidad, y alcanzar la gloria. En política uno de los iniciales pasos es abandonar el aventurerismo, el oportunismo y deslastrarse de falsas ilusiones. Betancourt en su momento juvenil sugirió “alejarse del garibaldismo   estudiantil”.   Las   generaciones   estudiantiles   que   hicieron historia fueron las de 1918, 1928, 1936 y 1958. Las cuales se esforzaron en formarse adecuadamente en los temas históricos, ideológicos y políticos. Las generaciones militares victoriosas fueron las comandadas en 1898 por Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez, la de 1945 con Pérez Jiménez (aliado con Betancourt), la de 1948 al frente de la cual estuvo Pérez Jiménez (con apoyo   de   URD   y   COPEI, quienes   no   echaron   una   lagrima   por   el derrocamiento de Rómulo Gallegos) y la de 1958 (diluidos en la embriaguez popular para sanar las costras de su complicidad durante el perezjimenato). La  victoria  de  estas  generaciones  se  dio  porque  lograron comprometer  al menos al 85% del poder de fuego en manos de los miembros de la fuerza

armada existente. Las derrotas están puntuadas en quienes no lograron comprometer a ese sector y por eso se les da el cognomento de asonadas, alzamientos, levantamientos, y demás.  (Como las de Hugo Trejo, Jesús María Castro León, Barcelona, La Guaira, Carúpano, Puerto Cabello, Pablo Flores, Martín García Villasmil, 4 de febrero y 27 de noviembre de 1992, 11 de abril del 2002 y marzo de 2013). La violencia de calle fue rendida en 1935 y 1936 por López Contreras. En 1958 por Larrazábal. En la década de los 60, por Betancourt, 70 por el Inefable Dr. Caldera (léase ayanamiento de la UCV) y 80, por los que ejercieron los gobiernos de turno. Y por Chávez durante todo su ejercicio. Maduro también ha logrado hacerlo a pesar de sus desvaríos y despropósitos, lo de barricadas y guarimbas, fue un salto al vacío, con esa sucesión de omisiones y errores, en estas dos últimas décadas, podemos suscribir una premisa de Sartori en su comentado texto Democracia, cito:

“Tendemos a pensar que la interacción de él que gobierna y la oposición es la piedra angular del sistema democrático y, solo recientemente hemos comenzado a comprobar que ese argumento no es aplicable a todos los tipos de oposición, puede no mejorar las cosas en absoluto, una oposición irresponsable y puramente demagógica es probable que haga naufragar una democracia”, es lógico suponer que ambos Chávez y Maduro estuvieron y están en un plano   de   superioridad   respecto   de   quienes   han   pretendido desalojarlos del poder. Se han dado el lujo de esperar el tiempo suficiente para que se desgasten y se cuezan en su propio caldo, lo que ha producido que se haya venido incubando   su   rechazo   por   la   inmensa   mayoría   los   mismos   electores opositores, que sin dejar de serlo se han desmarcado de esas acciones voluntaristas de piernas cortas, muchas ganas de hacer y no saber ¿Cómo?   Primero Justicia ha sido un factor orgánico del clivaje opositor que edificó una “estrategia” basada en antichavismo, sin un proyecto de país alternativo. El drama de la oposición es que sustituyó el antichavismo de ayer por el antimadurismo de hoy, sin ideas coherentes, con rostros y adjetivaciones que no son más que la reiteración de lo obvio. Con la gravosa omisión que en el 2014 después de haber sumado vastos sectores y abrir un abanico oportunidades dejó que una minoría dentro de eyos impusieran al resto opositor su agenda radical. Lo demás es diletantismo, escapismo, cómodo individualismo que se autoabsuelven, por sus omisiones y condenan con notable ingravidez ética y política, cualquier acción ajena. Ahora hay que estar claro que nadie sacará al egoísta de su blindado acomodo así se le machaque que su omisión ha sido y es deserción (no participar). Es incontestable señalar que, si ayer en el antichavismo no les resultó, en esta oportunidad insisten en el guion del, (Vete ya) a pesar de que avanzaron con Capriles (PM) con una pauta del discurso afín al de Chávez, desaprovechado, no supieron hilvanar lo que Caldera fue remontando electoralmente empleando modos del alegato vernáculo betancouriano. Para arrimarse al lenguaje que después puso de moda Chávez imitando lo que hizo Bolívar con los yaneros y los esclavos. Si un partido político no tiene una arenga para la inmensidad de los pobladores del país estará condenado al naufragio. No basta con un abultado proyecto de país que ponga acentuación en la atención de los pobres, tendrá dificultades si quienes son portadores del mensaje tienen caracteres alejados de las particularidades de los venezolanos y sus modos del hacere y el facere, los nuestros más bien son similares a los líderes añosos de Europa. Les sería saludable repasar los siguientes autores:  Enrique Bernardo Núñez, Rufino Blanco Fombona, Mario Briceño-Iragorri, Augusto Mijares, Rómulo Gallegos (¿Con quién vamos?), Andrés Eloy Blanco y Luís Beltrán Prieto Figueroa. entre otros, cuando logren que eso autores tacten sus almas y sus vísceras, comenzarían a tener un mensaje con el lenguaje habitual del pueblo y palabrear de tú a tú con eyos. Eso fue lo hizo Bolívar, Sucre, Urdaneta, Ezequiel Zamora, Guzmán   Blanco, Cipriano Castro, Rómulo   Betancourt   y Chávez, y conectarse así con las mayorías nacionales.  Esa es una de las claves:  el lenguaje. Y tienen que apretar el paso porque están logrando unos con su omisión, y otros con su radicalidad, (invasión ya, o viene el quiebre, la audacia suicida de los ignorantes) y los más con su activismo electoralista chato burocrático, que siguen afectando a todos los sectores del país en general, en los barrios el pueblo tiene la capacidad de sobrevivir y aceptar esos estantes vacíos (ahora de vuelta dolarizados que solo pueden accesar los que han predado los ingentes recursos del país). Esos tales deberían desde sus cómodos Panópticos conocer la historia de los rusos blancos que estuvieron exiliados en Europa durante 70 años anunciando la pronta caída de la Unión Soviética y cuando ocurrió  no volvieron al poder, sino todo lo contrario, por ley de polaridad, el mismo les fue traspasado a quienes siendo comunistas durante todo ese largo período, se convirtieron en ex-comunistas; lo mismo pasara en Miami, donde todos los días durante 60 años han venido anunciando la caída de la revolución cubana, con la continuidad de la apertura que propiciara las inversiones del exilio cubano que Obama había avanzado y dará continuidad la administración Biden alejado de la Fundación Cubano-americana, autora por demás de infinidad de gazapos terroristas. Volviendo a hecho histórico, Betancourt emergió de la clandestinidad cuando López Contreras y aceptó la sanción del exilio en Chile, donde escribió el libro, Problemas Venezolanos, y al reingresar al país se propuso articular ORVE, manteniendo al PDN que ilegalizó López por las intrigas continuas y permanentes del clericalismo verde, tanto yendo a su despacho o atizando en los discursos del Club

Venezuela. Si la oposición actual o entre los que “destaca” quienes alcanzan hoy su adultez (Primero Justicia), factor decisivo, no aprovechan el momento crucial actual les podría ocurrir como al último rey de Granada Boabdil (Abu Abd Allan Muhammad ben Alí  al-Hasan az- Zughbî) apodado (El ChicoBoabdil), quien yoro desconsoladamente al firmar la capitulación frente a los reyes católicos, imprecado con dureza por su viril madre Aixa, que le grito

“Yoras como mujer, lo que no supiste defender como hombre”.

Así como nos señalara siempre (la negra, Andrea de la parroquia Caricuao, muchachos no podemos encharcar el debate), Hoy al llegar a su plena adultez tienen que asumir demarcarse en esas demacradas mañas de la frivolidad y de los fabricantes de confusiones, esas hay que resignárselas y de manera abultada al menú de babiecadas de los, Oscarschemers, de los

Gagoseigasjunior, de los Luisvicentesleón, de los ecoanalítica, de la dúctil Meganálisis, de los J.J. Rendón y demás, y a las imbecilidades simpar en liza de la dirección opositora (G-4) perturbados entre otras afectaciones, por la apetencia alucinada del Dólar.

“El hombre tiene que elegir entre Dios y las riquezas. Esta es la eternamente inmutable circunstancia de la elección, no hay ninguna escapatoria, ni la habrá

en toda la eternidad”. (Sören Kierkegaard, Los lirios del campo y las aves del cielo).

“El debate en el país no admite nada de paja, (como sentencio el Maestro Gallegos) pues esta se quema en el verano, o se dobla cuando la brisa peina el pajonal”

“La inmortalidad solo abre media hoja de su puerta estrecha y deslumbrante”.

pgpgarcia5@gmail.com

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado