José Angel Borrego: ¿Dónde está Wolfgang Larrazábal?

Compartir

 

El 23 de enero de 1958 los venezolanos nos enteramos de la existencia de un almirante llamado Wolfgang Larrazábal Ugueto, carupanero y la sazón Director del Círculo Militar de Caracas. Su nombre apareció de sopetón porque el Alto Mando decidió que presidiera la Junta de Gobierno transicional que reemplazó al dictador Marcos Pérez Jiménez, hoy, comparativamente, un angelito de Dios. Se ignoraba bajo qué premisas se impuso el nombre de Larrazábal porque la Armada siempre ha sido un componente poco activo en política.

En aquél momento operaba, clandestinamente por supuesto, la Junta Patriótica, especie de MUD presidida por Fabricio Ojeda para ese momento ficha de URD. Tal vez AD concedió ese espacio porque Pérez Jiménez había truncado la victoria de ese partido el 2 de diciembre de 1957. Esa JP estuvo integrada por adecos, urredistas y PCVistas en especial. Copei aún no era un partido de estirpe popular.

Los cuerpos de seguridad del Estado y en particular la temida Seguridad Nacional con Don Pedro Estrada al frente, persiguieron y asesinaron a muchos líderes opositores (aunque no a tantos como ahora) y en especial se hizo un seguimiento muy minucioso a la JP. Fabricio era periodista, locutor de Radio Rumbos, hombre de muchas artes de escapatoria y distracción del enemigo, y tal vez por eso el 23 de enero de 1958 estaba en la calle reclamando democracia (ahora en vías de extinción) y ondeó la Bandera de la Libertad que conocimos cuando apenas cursábamos primer año de bachillerato en el viejo Liceo Cajigal de Barcelona. Fabricio jamás sería cómplice del régimen que gobierna hoy, 63 años más tarde.

Tiempo después, imbuido yo en política y con la deferencia de hombres como Domingo Guzmán Lander, Luis A. Bello Valera, Jaime Rolingson Herrera, Fernández Padilla y muchos de similar estatura moral, ética y política, indagamos un poco conociendo que el generalato optó por Wolfgang por su don de gentes. Solo por esa razón. “Ninguna otra”, nos comentó un general ya retirado en casa de Guzmán Lander a orillas de la playa de Lechería y ante un minúsculo auditorio.

¿Dónde está Wolfgang? El Wolfgang que hoy necesitamos con don de gentes a quien la cúpula militar comisione para enrumbar la transición acompañado de seis civiles y un gabinete parco.

¿No existe ese Wolfgang hoy en la FANB que edulcore el feeling castrense? Ante la negativa de Maduro, sus amigos cercanos y los militares, para encontrar una vía expedita y transitar por mejores trochas, hacen falta Fabricio Ojeda y Wolfgang Larrazábal. ¿O no…?

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado