Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Joaquín E. Brotons: La iglesia invisible de Kant

Joaquín E. Brotons: La iglesia invisible de Kant

Compartir

 

La Iglesia invisible es la posible de los actos buenos, que es gobernada por Dios. La Iglesia visible es su representación por los hombres.

¿Se puede ser creyente y no pertenecer a ninguna iglesia? Algunos políticos como el que fuera 16º Presidente de Estados Unidos, Abraham Lincoln, creían en Dios, pero no eran de ninguna iglesia en particular. Esto es raro en un presidente americano, pero no tanto si leemos La religión dentro de los límites de la mera razón de Kant.

Para Kant la moral conduce a la religión y la religión configura una comunidad ética. La fe religiosa es para Kant una fe reflexionante (sobre la posibilidad de ella misma) y la religión es racional. La comunidad ética en que consiste la religión es una liga de los hombres bajo meras leyes de virtud. La comunidad ética también puede ser llamada sociedad ética y, en cuanto estas leyes son públicas, sociedad civil ética (en oposición a la sociedad civil de derecho). La comunidad ética no es lo mismo que la comunidad política. La comunidad política está a la base de la comunidad ética, pero religiosa solo lo es la comunidad ética. Las leyes de virtud de la comunidad ética no son, a diferencia de las leyes de derecho, coactivas. Sería contradictorio pretender erigir una comunidad ética coactivamente. Solo se trata en este punto de no entrar en conflicto con los deberes que los miembros de la comunidad ética tienen como ciudadanos del Estado.

¿Quién hace las leyes de virtud de la comunidad ética? Ciertamente no la misma comunidad ética sino Dios mismo como soberano moral del mundo. Es en este sentido como la comunidad ética es un pueblo de Dios. La comunidad ética bajo la legislación moral divina es la iglesia invisible de Kant que da título a este texto. Esta iglesia invisible es una mera idea de la unión de todos los hombres rectos bajo el gobierno divino inmediato pero moral del mundo. Esta iglesia invisible es el arquetipo de todas las iglesias visibles. Sus características son la universalidad, la calidad, la relación de libertad “como una especie de democracia” y la inmutabilidad. En cuanto comunidad ética, la iglesia invisible es una mera representante de un Estado de Dios.

La iglesia invisible se funda en una fe pura y no en una fe histórica cualquiera. Esta fe religiosa pura es una fe racional. Kant la llama también fe libre. Para Kant, aunque hay múltiples modos de creencia solo hay una verdadera religión. Y el propósito de la religión es el mejoramiento del hombre.

La fe pura de Kant es una fe práctica en Dios. La existencia de Dios puede ser fingida dado que no hay conocimiento de objetos suprasensibles. Lo que hay es una aceptación problemática según la especulación (hipótesis) acerca de la causa suprema de las cosas. Por tanto solo se necesita la idea de Dios en orden a obrar bien.

La fe eclesial o histórica es solo un medio para la fe religiosa pura en que se sustenta la comunidad ética. Se puede ser creyente, hacer un trabajo moral serio, y no pertenecer a ninguna iglesia en particular pero ser miembro de la iglesia invisible universal.

Compartir
Traducción »