Tendencias claves para comenzar a planificar el 2021 en Venezuela

Compartir

 

Termina un año especialmente difícil para el país y, sin duda, la carga de acontecimientos negativos e inesperados hace que necesariamente hacer un balance sea sumamente complejo, pero, en todo caso, debemos tomar las decisiones necesarias para mantener la disposición a enfrentar los retos que traerá 2021.

En primer lugar, nos enfrentamos a un período que, probablemente, siga impactado por la pandemia de covid-19 un semestre más, por lo menos. En enero se retomará la estrategia de control que alterna una semana de cuarentena general con otra de “flexibilización”, que puede ser ampliada o no, según evolucione la curva de contagios del coronavirus en el país.

Tenemos información que indica que el Ejecutivo Nacional podría prolongar hasta junio o julio del próximo año su estrategia de control de la pandemia, aun cuando se confía en que se podrá iniciar el suministro de vacunas –fundamentalmente de origen ruso y chino- en el primer trimestre, en función de las certificaciones que otorgue la Organización Mundial de la Salud.

No hay certidumbre sobre la posibilidad de controlar la pandemia en el país, porque el entorno económico crítico y la circunstancias políticas complejas, que se van a mantener, generan dudas importantes sobre la indispensable provisión de recursos para enfrentar cualquier plan de inmunización que se pretenda desarrollar.

Por lo pronto, intentaremos desarrollar algunas tendencias generales que observamos como determinantes para orientar cualquier planificación en 2021:

-Estabilización en crisis

Nuestras proyecciones económicas indican que lo más probable es que Venezuela consiga desacelerar la contracción de su Producto Interno Bruto hasta un nivel de -2% al cierre del año 2021. Si el nuevo gobierno de Estados Unidos relaja algunas de las sanciones que pesan sobre la industria petrolera y el sector financiero, así como si el gobierno garantiza un escenario interno de tranquilidad regulatoria, este escenario podría evolucionar a un resultado de detención de la caída.

Profundización de la dolarización

Nuestra opinión, y lo hemos dicho en reiteradas ocasiones, la dolarización es irreversible en el corto y mediano plazo, por lo que sostenemos que, al final, se abrirán los espacios para que el sistema bancario genere los mecanismos para compensar y liquidar pagos en divisas, e incluso se otorgue financiamiento en moneda extranjera. Está claro que una formalización de la dolarización es materialmente imposible, sin resolver el conflicto con el gobierno de Estados Unidos.

Mayor presencia de nuevos actores privados

Es posible que 2021 depare importantes noticias en materia de transferencia de activos empresariales públicos a actores privados. Lamentablemente, este proceso no será lo transparente que debería esperarse, pero es altamente probable que algunas empresas agroalimentarias, de telecomunicaciones, e incluso industriales (y estamos pensando en el conglomerado de Guayana) sean total o parcialmente puestas en manos de empresas privadas en un plazo relativamente corto.

Disminución de subsidios

Consideramos probable que el gobierno inicie un progresivo esquema de reducción de subsidios, especialmente en materia de servicios públicos. Posiblemente, en algunos casos, como las telecomunicaciones, la estrategia sea dejar de ser proveedor directo, mientras que en otras áreas se produzca la entrada de capitales privados, lo que conducirá a ajustes tarifarios importantes. La situación financiera y la capacidad de invertir recursos que tiene el Ejecutivo seguirá siendo un dolor de cabeza en 2021. No obstante, creemos que las transferencias directas de recursos a la población continuarán como herramienta de control clientelar, aunque otros programas sociales se vean afectados.

En el Informe Privado de Aristimuño Herrera & Asociados de esta semana se perfilan algunos elementos clave del entorno socioeconómico y político venezolano que pueden afectar directamente a las empresas en 2021. Se ve un panorama con oportunidades de crecimiento para ciertos sectores, pero, en general, los escenarios siguen siendo complejos.

Banca y Negocios

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado