Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Alejandro Bautista: La Consulta Popular nos hará libres

Alejandro Bautista: La Consulta Popular nos hará libres

 

El llamado a Consulta Popular girado por la Asamblea Nacional de Venezuela, como rechazo al continuismo del gobierno usurpador que desde hace más de 20 años,  agobia y sume al país en la más horrenda de las crisis jamás conocidas a lo largo de nuestra vida e historia republicana, ha dado un giro violento en el ambiente político venezolano con tal fuerza,   que bien puede semejarse a la contundencia de un tsunami arrollador, cuyo ruido ya se percibía en el ambiente nacional. Que se originó en nuestro Táchira glorioso, tierra de estadistas  de hombres y mujeres visionarios, generadores de libertad y democracia, tal cual lo atestiguan los hechos desde nuestra gesta libertadora.

Y es que, luego de tantos años de lucha contra un gobierno comunista, entreguista de nuestra soberanía y usurpador al final; después de tantas pérdidas de vidas humanas en los enfrentamientos de quienes portando escudos de cartón contra balas y perdigones que los uniformados y colectivos vaciaban contra el pueblo, o,  en las cárceles de oprobio del régimen, miles de compatriotas mayormente jóvenes, dejaron su vida y su anhelos de libertad. Nuestra desigual lucha contra un gobierno criminal, oprobioso, sordo e indolente, incapaz de sentir el dolor y clamor de un pueblo oprimido ansioso de libertades, pero siempre dispuesto a no rendirse ante la ignominia del gobernante. Por eso, al conocer del llamado a la Consulta Popular, paso indispensable para forzar el “fin de la usurpación” y cuyo mandato está consagrado en el Art.70 de nuestra vigente Constitución de Venezuela, luce como un derecho inapelable y su decisión o resultante, tiene carácter vinculante, es decir, la decisión mayoritaria resultante de la Consulta “SI” señala el rumbo inobjetable que debe aceptar el perdedor.

Ya constituido y juramentado nacionalmente el Comité Organizador de la Consulta (COC), bajo la responsabilidad del Ing. Enrique Colmenares Finol, se dio inicio a la instalación de los Comandos por la Libertad en todo el país; el pasado 13 de los corrientes se instaló en nuestro Estado Táchira, bajo la coordinación del Abogado Alberto Berro y un equipo interdisciplinario de calificados profesionales que le acompañan.

Ni los diálogos, ni los mediadores, ni las mesas, ni las mesitas del régimen sirvieron. Después de tanta indiferencia, evasivas y negativas del usurpador para encontrar un camino expedito que pusiera fin a la crisis de gobernabilidad, surgió de pronto la propuesta y llamado a la Consulta Popular. Esta apunta como una salomónica inspiración divina que el Espíritu Santo pone a disposición del sufrido pueblo de Venezuela, para que dirima sus angustias, calme su ansiedad, libere a los presos políticos, cese la emigración, se vuelva a la normalidad y la gente sea feliz y el país se haga prospero. Si se actúa con sensatez y se aceptan los resultados, la transición no será traumática y no habrá violencia: es lo deseable.

Nuestra patria se encuentra en peligro de perder lo que tanto ha luchado: la libertad. Por ella fue la guerra de independencia donde con resolución y altivez, nuestros próceres, campesinos y gente humilde, regó con su sangre los campos de Boyacá, Carabobo, Bomboná, Pichincha, Junín y Ayacucho. Así obtuvimos nuestra libertad, soberanía y república. Bien señaló nuestro Libertador “La soberanía del pueblo es la única autoridad legítima de las naciones”, “Sin moral republicana no puede haber gobierno libre” “…Un gobierno republicano ha sido, es y debe ser el de Venezuela”. Que el toque del clarín de la Patria que con su diana en Carabobo encendió los ánimos que nos llevaron al triunfo y consolidación de nuestra independencia, se conviertan en fulgor que ilumine y anime a los venezolanos desmotivados o indecisos a participar en este llamado de Patria amenazada.

Compatriota venezolano, con la Consulta Popular nos jugamos el último recurso constitucional. Venezuela Alza  La Voz. No nos rendiremos ante el usurpador y la anarquía.  Nuestro destino es ser libres.

Asiste a la consulta y consigna tu decisión. Ella pone fin a la usurpación que permitirá la realización de elecciones libres, justas y verificables.

Doctor en Cooperación Internacional. Integración y Descentralización: Los Desafíos del Desarrollo Internacional.

 

Traducción »