Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Oscar Fuenmayor: ¿A quién deslegitimamos?

Oscar Fuenmayor: ¿A quién deslegitimamos?

Compartir

 

(A)¿Qué conviene al país?: Abstenerse o participar en la elección de la AN.  

Para la elección del 06/12/2020 no hay consenso mayoritario en el país en favor de alguna de esas dos opciones. La elección de la AN se realizará y quienes debaten sobre qué conviene al país probablemente continuarán en desacuerdo cuando se anuncie alguna otra elección cercana o cuando vuelva a elegirse la siguiente AN en 2025.

Para una organización política, legalizada o no, en vez de demorarse en una discusión tan compleja como ¿qué conviene al país? para decidir si participa o no en esta elección, debería resultarle más sencillo determinar si tiene posibilidades de lograr o no algún escaño en la AN. Se trata de ejercer un derecho ya establecido y que es independiente de las imperfecciones del sistema electoral.

Hay hombres y mujeres de alta ética que no tienen organización o, que teniéndola, ésta no tiene posibilidades de lograr un buen resultado en la elección. Nos gustaría ver y oír en la AN a esos hombres y mujeres enfrentando el desmadre que nos ha causado la gestión madurista y el desmadre que el autoproclamado y su gente causan al país y a nosotros directamente por su acorralamiento al gobierno. Yo les desearía que encontraran una tarjeta por medio de la cual postularse a la AN y nos representaran a la mayoría que rechazamos al madurismo y a la oposición financiada desde el exterior y que pide que seamos invadidos. Sería bueno confirmar que en la próxima AN habrá tan siquiera tres hombres justos para salvarnos de la ira de los tiempos.

(B)   Deslegitimar la dictadura

Quizá, alguien interesado en este asunto de la abstención,  deba tener presente algunos hechos de la vida real relacionados con cierta oposición, esa que insiste mucho en la abstención para “deslegitimar al régimen” y que pide a gritos sin ruborizarse la intervención militar de los gobiernos de Estados Unidos, la Unión Europea y varios gobiernos latinoamericanos mercenarios. Los hechos:

  • En el 2005, por órdenes extranjeras se abstuvieron de participar en la elección de la AN y que para deslegitimar al gobierno del ex presidente Chávez dándole el control absoluto de esa institución. En este caso beneficiaron al gobierno de Chávez. Cuando rectificaron en 2015 obtuvieron la trascendental victoria que todos conocemos logrando obtener los 2/3 de la AN. Lograron eso con un CNE que cuestionaban. La magnitud de ese triunfo sorprendió por igual a oficialistas, a opositores y a todo el país.
  • Para NO repetir el error de 2005 participaron activamente en contra de la propuesta chavista de reforma de la Constitución y lograron éxito político en aquel referendo, con todo y la presencia y participación del entonces presidente Chávez quien se empeñó a fondo para apoyar la reforma constitucional. Lograron eso con un CNE que cuestionaban.
  • Para NO repetir el error de 2005 participaron en la elección presidencial de 2013 y casi que le quitan la nominación presidencial a Nicolás Maduro Moros, quien se salva de la derrota casi milagrosamente. Los resultados mostraron una oposición al chavismo todavía muy fuerte pero que requería de una dirigencia a su altura y con proyecto nacional que incluyera a sus propios seguidores. Lograron eso con un CNE que cuestionaban.
  • Para SI repetir el error de 2005 se abstuvieron de participar en la elección de la ANC cediendo terreno político al madurismo que continuaría su avance totalitario sin contrapeso legal.
  • Para SI repetir el error de 2005 una parte de la MUD decidió no participar activamente y con todos los hierros en las recientes elecciones de gobernadores, y todos conocemos los resultados desastrosos en toda Venezuela para el amplio universo opositor. El zorro de Ramos Mamut, seguramente porque la seña del Departamento de Estado era difusa, no siguió la línea oficial de la MUD y AD se alzó con alguna gobernación. Por aquí por el Zulia, y no fue por efectos del calor, el Guanipa traicionó la voluntad de sus electores y de los factores políticos que le tendieron la mano dejándolos en la mayor frustración política, lo que a fin de cuentas significó una peculiar manera de ceñirse al guión abstencionista impuesto desde Washington  irrespetando el deseo de cambio de los zulianos. Poco o nada le importó el sentir ni del Pueblo en general ni de quienes confiaron en sus promesas y discursos electorales.
  • Para SI repetir el error de 2005, también esta vez, la MUD decidió no participar en las elecciones de Alcaldes y concediendo una victoria sin pelear al oficialismo, que lo fortaleció aun mas.

Por esas razones y por otras  es que a mas de un humorista le ha pasado por la mente que  la oposición extremista ha estado fortaleciendo con sus errores al gobierno de Nicolás Maduro y, tan eficientes han sido en esta tarea,  que parece como si trabajaran deliberadamente para el Gobierno. El mejor aliado del madurismo para mantenerse en el poder ha sido esa oposición ineficaz, la cual ha visto oportunidades de enriquecimiento en el alargamiento de la confrontación con el Gobierno. Mientras mas dure el enfrentamiento y mas tiempo esté Maduro en Miraflores, más dólares fáciles desde el exterior para esa oposición que en el fondo no ha sido la verdadera oposición que necesita el país. El Gobierno no necesita al Pueblo para sostenerse, para eso tiene a esa oposición. Gracias a su ineptitud el madurismo se ha atornillado en Miraflores y en todos los poderes públicos.

Lo anterior es cierto en cuanto a tanto fracaso y descrédito en la ejecución de ciertas acciones, como la guarimba «hasta que Maduro se vaya»,  o aquellos intentos de «ingreso sí o sí de la ayuda humanitaria» con sus escándalos de corrupción asociados. Vale incluir a la fallida «operación libertad» de 30 de abril de 2019 y todas esas «marchas sin retorno hasta que Maduro se vaya» que han revelado una gran ineptitud para conducir el descontento ante la crisis nacional.

Pero los presuntos errores por abstención han ido dejando de parecer tales, y mas parecen lineamientos de un plan de mediano o largo plazo que ya está dando frutos a los genocidas racistas de Estados Unidos. A la «deslegitimación del dictador» por sucesivas abstenciones le siguió el autocoronamiento de Guaidó, a quien una concertación de intereses corporativos y gobiernos cómplices lo convirtió en “Presidente Encargado” de Venezuela, pero nada mas en el exterior. Simulan creer en la legalidad de este cargo. De aquí en adelante la mesa estuvo servida para la incautación indebida de activos de Venezuela en el exterior. Con el mismo resultado de una invasión armada, pero sin sangre, ni bombas inteligentes, ni violaciones de venezolanas ¡¡y casi gratis!! ,  el gobierno de los Estados Unidos y sus mercenarios amigos se apropiaron de Citgo, la empresa Monómeros, las cuentas del BCV y el oro de Inglaterra y otros activos en el extranjero. Casi gratis comparado con lo costoso que les hubiera resultado políticamente y económicamente una ocupación armada directa. Gracias a los gestores criollos de la invasión han venido consumando y justificando el despojo a través de la figura de la presidencia encargada que ostenta Juan Guaidó. En el ojo del águila imperial están las reservas de crudo, el Esequibo y toda la riqueza mineral y natural de nuestro país sobre las cuales pesa las intenciones de un grupito de negociarlas por unos cuantos dólares. Bonita faena la de este sujeto. ¿Para qué van a invadirnos?

(C)   Deslegitimar la oposición invasora.

Una elección con participación masiva podría favorecer al gobierno o no. Es mas probable que no debido al descontento nacional por el hambre y salarios de hambre, alto costo de alimentos y medicinas, desmejoramiento de los servicios,  y todo el sufrimiento que la gestión presidencial nos ha causado, etc. El voto a favor de algunas opciones distintas al chavismo podría ser la forma de dar cauce al descontento y ciertamente sería una forma de deslegitimar la gestión gubernamental. Pero un resultado como este no constituiría un acto subversivo sino un derecho democrático dentro de los límites de la Ley y que podría dar inicio a un proceso de vuelta a la “normalidad constitucional”,  violentada  a diario por el Gobierno y por esa oposición a la que me he referido antes.

Es sano para la democracia que el poder esté distribuido de otra manera a como está hoy en día en Venezuela. No luce bueno para el país el control absoluto del poder que tiene el actual Gobierno y bien valdría el esfuerzo por democratizar su ejercicio.

La elección con participación masiva sería un rechazo a la tesis de esa oposición que se sienta con los genocidas del mundo a negociar el país. Deslegitimar esa oposición con la participación multitudinaria es vital para Venezuela. Es una victoria política en contra de las pretensiones guerreristas del Dpto. de Estado y una aplastante derrota política a los invasores criollos que quieren negociar el país mientras le lamen las botas, hoy al racista xenófobo de la Casa Blanca y ayer al premio nobel de la guerra Paraco Obama.

Debemos votar en contra de quienes se aprovechan de nuestra inmovilidad y nos usan como escudos humanos en su guerra por privilegios; deslegitimemos al Gobierno y a la oposición invasora.

Será como empezar a caminar

 

Compartir
Traducción »