Inicio > Opinión > Leandro Area Pereira: Este manicomio enamorado

Leandro Area Pereira: Este manicomio enamorado

 

“!Dios mío, que pava tan grande nos ha caído encima!”, exclamaba  una señora en la fila paralela a mi derecha, mientras esperábamos en la ambulatoria cola para pagar en el supermercado sin guardar por supuesto las distancias sugeridas, claro está, como si nada, cuando de pronto y que se va la luz y había que esperar que regresara para que “los aparatos esos – seguía refunfuñando la doñita – funcionen y así poder por fin irme tranquila hasta mi casa a darle comida a mis gatas siamesas, hablar con mis matas y salirme de este infierno, con el perdón de los diablitos presentes”

Me capturó con su reojo de mosca penetrante y me inquirió de lado y por sorpresa: “Y usted señor que tiene cara de profesor, qué le parece esta nueva calamidad ocurrida en la Universidad Central. Mi nieta estudia allí, creo que Psicología, y figúrese usted cómo me he puesto cuando me enteré por las redes sociales –sí, vieja pero no ida– de que un techo se había venido abajo. ¡Qué horror!  ¡Y será que todos esos edificios corren la misma suerte! Dígame pues; usted perdone”

Me identifiqué circunspecto, le dije que había estudiado y había sido profesor en la UCV, ahora jubilado y orgulloso; que allí estudió y se graduó mi hijo mayor en la Escuela de Estudios Políticos y Administrativos, y que el menor también estaba decidido a hacerlo pues había sido admitido en la Facultad de Ciencias, pero que finalmente se había ido de Venezuela, como tantos -usted sabe- huyéndole al desastre.

En fin, que eché mi cuento frente a público incluido, y ya iba a seguir, ambiciones no faltan, cuando un anciano caballero de fina estampa, recién bañado y aliñado con medio frasco de 4711 intervino y dejo caer cual perla margariteña: “Claro, es que este país no sirve para nada”.

A todas estas, la luz aún no llegaba y aprovechando la gente comenzó a despotricar de todo en plural y de cada cosa y de cada quien en singular. Se armó tal sampablera en cuestión de segundos que aquello parecía más bien a la vieja quincalla a la que me llevaba mi abuela en los años 50, allá por San José, esquina de San Luis para más señas, y que no olvido por las periqueras sabrosas que allí se armaban y los caramelos de coco que me regalaba el dueño del negocio.

Así aparecieron, ahora aquí, expertos en política, en economía, en ingeniería, brujos, juristas, sociólogos y demás. Aquello que se armó fue de grabar; insultos, maldiciones, improperios, hasta el nombre de José Gregorio Hernández salió también a la palestra en este manicomio enamorado que seguimos siendo.

“Y agréguele a este mondongo lo del coronavirus” dejó silbar a través de su mascarilla azul una joven madre buenamoza que en brazos cargaba a su llorón retoño también trajeado de almidonado tapabocas. Y que en eso entra un perro, supongo callejero, y escoge al azar, cobijado en las sombras, la pierna del señor 4711 y levanta la pata. De seguidas el galán, sintiéndose ultrajado, brama y le lanza una patada, pobre perro, y otro señor del vecindario que dice amar los animales lo regaña y casi que se van a las manos a no ser por la señorita cajera, que de señorita no sé si las pestañas postizas, y en eso, oh milagro, que regresa la luz, “llegó la luz, llegó la luz”, el semáforo cambia y entramos a una nueva realidad, la de antes, eso parece.

En esas, así de sopetón se me viene  a la memoria ingrata en mitad del sancocho un párrafo de la novela Alacranes de Rodolfo Izaguirre, a quien no conozco para que después no anden diciendo, ganadora del premio José Rafael Pocaterra de 1966 y publicada por la UCV, la que siempre ha vencido las sombras, con portada de Mauro Bello, en 1968, y que conservo entre los libros que no regalaré jamás, donde se escribe: “Después, con una ligera y brusca sacudida, el brazo del radio pick-up cae con lentitud y la aguja busca el surco de la grabación”

A estas alturas del juego, mejor imagen no encuentro para dibujar el país que somos y sus fugaces estados de ánimo, de rabia, de silencio y también de vergüenza, en los que finalmente terminamos, a pesar de tantas pandemias simultaneas, revoloteando bajo la luz del farol.

 

Traducción »