Inicio > Opinión > José Machillanda: El Plan República frente a la Resistencia civil

José Machillanda: El Plan República frente a la Resistencia civil

 

¡General Padrino prepare el Plan República, ya! El Estado Cuartel, vergüenza de la regresión política que ha impuesto el régimen socialista, antipolítico, cobarde y en situación de usurpación, se jacta en ordenar públicamente una acción que pretende impactar, atemorizar o influir sobre el 87% de  venezolanos, que tienen suficientemente claro que en Venezuela 2020 no pueden ir a unas elecciones con un CNE impuesto arbitrariamente. Puede parecer por  la revolución socialista que Venezuela es un Cuartel, donde se ordena y manda de manera lineal, pero… la sociedad venezolana democrática es la complejidad de valores y virtudes, que se niega  hacer ninguneada por un régimen primitivo, autoritario y cobarde.

Este régimen militarizado ha impuesto por el golpismo del 4F y 27N, son quienes tienen que mandar a los repúblicos venezolanos y con sus arbitrariedades, y grotescas milicias, masas amorfas uniformados representantes del militarismo obsecuente, se regodean con acciones políticas torpes que muestran su impaciencia y pánico frente a los demócratas. Como antipolítico, al régimen le gusta hacer gestos y suposiciones públicas de severidad fuera del realismo que hoy ejercen los ciudadanos libres y convencidos de que Venezuela merece un cambio,  y este mismo será posible mediante la Resistencia Civil. Resistencia Civil para lograr la transición política y él desplazamiento de la barbarie golpista y cobarde.

La Resistencia Civil deviene de la resistencia pasiva, que se asienta en las fuerzas morales de la ciudadanía, que nos inculcaron  nuestros padres y reforzaron nuestro maestros y profesores en la escuela y en la universidad. Calores ciudadanos de república que tenemos una súper ley, la Constitución de la República, que violan y han violado los golpistas del narcomilitarismo marxista. Como ciudadanos, los demócratas del 2020 llenos de fuerza moral y distante de la fuerza bruta de los bárbaros estamos prestos para cometer una real operación ciudadana, en este trance vergonzoso y alocado del régimen

Régimen atrabiliario de acciones nocturnas, apoyado con la fuerza bruta, distantes de la fuerza moral de los demócratas que cumplimos la constitución y respetamos las instituciones, para que exista una Venezuela decente llena de gloria en él año 2020. El momento actual -año 2020- conseguirán a hombres y mujeres amarrados a la venezolanidad, dispuestos a operar para reponer la democracia. En consecuencia, que hagan el Plan República, que intenten un hecho electoral viciado, inducido con peligros propios de operadores pagados que son vergüenza y muestran la ambición desmedida por ejercer un supuesto poder que controlan desde La Habana.

Régimen incapaz, irresoluto por arbitrario y bocón, que surgirá por una acción nocturna que sin guía y norte no sabe todavía que en el siglo XXI se vive en la postmodernidad. Él siglo XXI enseña  a través de sus filósofos geniales, que la resistencia pasiva es base para llegar a la Resistencia Civil. Y la violencia de los marxistas -casi locura-no tiene espacio…fracasó. La democracia, esa misma que estamos reclamando los venezolanos, es la que contempla que el Individuo está por encima de la Comunidad y el Estado, que  surge y la rige por un instrumento extraordinario la Constitución mientras el régimen en usurpación según Cabanellas, está fuera de la Ley del Estatuto.

El régimen socialista y su orden público -como lo practica un patrón con un peón- tienen ya muy claro que la rectitud, la tradición de la disidencia y desobediencia individual y colectiva propia de su cultura política en los demócratas, será la respuesta rotunda y única que demostrará los hechos por venir en este país. La desobediencia y la rebelión son patrimonio de un cuerpo societal que, aún carente de gobierno, le sobran instituciones, prohombres y líderes políticos emergentes que han sabido con ponderación, pero con rectitud politológica, fortalecer la virtudes del demócrata: la resistencia pasiva que crecerá a resistencia civil como un método político de lucha colectiva, que muestra a los gobiernos que, en último término, dependen de la obediencia de la mayoría.

Y la mayoría democráticas con su liderazgo sin gente altaneras, propia del acomplejado y ramplón militarismo, cumplirán como una masa única con lo que prescribe la Constitución. El país y el mundo tiene claro que los mercaderes de la política maniobraron, que aún en usurpación se creen los jefes y/ o caciques del partidismo subversivo inmoral, que propició el gobierno altanero del militarismo alocado y socialista, producto del hueco organizacional militar.

 

Traducción »