Rodolfo Izaguirre: Por las calles de Los Ángeles

  Mi hija Valentina y su adorable esposo Juan Delcan viven felizmente en Los Ángeles. Ellos…

Rodolfo Izaguirre: La espada

  Fue Cicerón quien inventó lo del tirano que cedió el trono a Damocles pero con…

Rodolfo Izaguirre: La motocicleta

  Viví un par de años en París, en la rue de Cheroy, en el 17…

Rodolfo Izaguirre: La inmóvil movilidad

  En 1969 los maridos diseminados por todo el mundo se sobresaltaron y se enojaron con…

Rodolfo Izaguirre: Ver crecer a la familia

  Está en la Biblia, no sé si el tono es imperioso, una orden que no…

Rodolfo Izaguirre: La estudiante que irrita

  ¡Callaos, mierda! fue lo que dijo el profesor de filosofía para sí mismo mientras revisaba…

Rodolfo Izaguirre: El cumpleaños de Gracielita

  Héctor y Eloísa, su atractiva esposa, son apreciados vecinos míos y mientras sus dos niñas…

Rodolfo Izaguirre: Se llama Libertad Plena

  Mi amiga sufrió lo indecible cuando uno de sus nietos, el preferido, dio con sus…

Rodolfo Izaguirre: ¡Trabaja!

  La historia se refiere a la apacible pero endiablada relación de pasividad e intolerancia vivida…

Rodolfo Izaguirre: ¡Trabaja!

  La historia se refiere a la apacible pero endiablada relación de pasividad e intolerancia vivida…

Rodolfo Izaguirre: Te he soñado tanto

  Un joven estudiante checoslovaco advirtió que era Robert Desnos (1900-1945) aquel hombre maltrecho, aquel despojo…

Rodolfo Izaguirre: Teatro Teresa Carreño, sala Ríos Reyna

  He vuelto al Teatro Teresa Carreño porque han vuelto a él Teresa, Vicente Nebreda y…

Rodolfo Izaguirre: Los secretos de El Buscón

  Los secretos actúan como raros insectos capaces de derrumbar un árbol centenario con la misma…

Rodolfo Izaguirre: El Tigre Azul

  Para Valentina Lo peor que pudo haberme ocurrido es haber perdido mi niñez sin remedio…

Rodolfo Izaguirre: Un libro abierto

  Los autores dicen que un libro es símbolo de conocimiento y sabiduría. También dicen que…

Rodolfo Izaguirre: Somos hijos de Amalivaca

  Cuando muchacho, viajé directamente a Paris encerrado en mi tosco guacal tercermundista a estudiar leyes…

Rodolfo Izaguirre: Los sapitos de Ángel Rama

  A Salvador Garmendia le tocó, no sé por qué, recibir en el aeropuerto de Maiquetía…

Rodolfo Izaguirre: Milo Gabe vive en mi memoria

  Tuve en mis accidentados y fracasados intentos universitarios a Milo Gabe, profesor de griego y…

Rodolfo Izaguirre: Mi ego puede ser insoportable

  Dicen los diccionarios que se copian unos a otros que el ego es una «instancia…

Rodolfo Izaguirre: La luna y el caballo sobre el río

  Dejamos el automóvil en el embarcadero y subimos a la chalana que a esa hora…

Rodolfo Izaguirre: Celebrar a AICA

  Yo fui amigo de Juan Liscano y él me dijo una vez que la burguesía…

Rodolfo Izaguirre: Perán Erminy; Una isla indomable

  Es posible que haya publicado alguna vez este texto sobre Perán Erminy. Si lo hago…

Rodolfo Izaguirre: Lo imprevisto

  Me habría gustado seguir los cursos de literatura europea que dictó Vladimir Nabokov en la…

Rodolfo Izaguirre: El célebre escritor en una taguara

  Estábamos Adriano González León, Salvador Garmendia, Luis García Morales y yo tomando cerveza en una…

Rodolfo Izaguirre: El mundo interior

  Para Víctor Guédez Cuando cierro los ojos y presiono los párpados aparece una insólita oscuridad…

Rodolfo Izaguirre: ¡Víctor Guédez es su mejor aforismo!

  Si yo pinto mi perro exactamente como es, naturalmente tendré dos perros, pero no una…

Rodolfo Izaguirre: No beberás más del champán de mi corazón

  Desde la librería Suma veíamos a Orlando Araujo saludar con el brazo extendido y el…

Rodolfo Izaguirre: Ser hijo del padre de la patria

  Son muchos los venezolanos que carecen de padre. Cuando se tiene es mejor, a veces,…

Rodolfo Izaguirre: El escarnecido zamuro de mi país

  Al despertar, dedico largos minutos en saludar al nuevo día y deleitarme sorprendiendo por la…

Rodolfo Izaguirre: Soy un tiempo ajeno

  Soy un tiempo ajeno que contempla la roca golpeada desde hace millones de años por…

Traducción »