Shlomo Ben Ami: La insoportable levedad del antisionismo

Compartir

 

Los pecados de Israel en los territorios ocupados son inexcusables, y la campaña militar que está destruyendo Gaza carece criminalmente de objetivos políticos sólidos. Pero si los antisionistas declaran que cada israelí no es más que un portavoz del poder, no habrá nadie con quien hacer la paz en el futuro.

Tel Aviv – Hay un chiste judío, a menudo atribuido al filósofo Isaiah Berlin, que dice que un antisemita es alguien que odia a los judíos más de lo que es absolutamente necesario. Lo mismo podría decirse de los antisionistas. Después de todo, el sionismo es un concepto antiguo, que fue fundamental para la liberación judía mucho antes de que se convirtiera en sinónimo de subyugación palestina.

Abundan los ejemplos de odio más que necesario hacia los sionistas. En 1975, cuando apenas había asentamientos israelíes en tierras palestinas y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) aún no había aceptado la solución de dos Estados, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resolución ahora infame que declaraba que el sionismo era una “forma de racismo”. El difunto historiador británico Arnold Toynbee condenó el sionismo con tanta vehemencia que incluso él llegó a reconocer que su animadversión era “desproporcionada” y que había aplicado en exceso al sionismo su desprecio por el colonialismo occidental.

Tal sentimiento ha persistido e incluso se ha intensificado, particularmente desde que Israel lanzó su guerra en Gaza el año pasado, en respuesta al ataque terrorista del 7 de octubre por parte de Hamas. Por ejemplo, en marzo, los editores de la revista progresista Guernica se retractaron de un ensayo en el que la escritora israelí Joanna Chen describía las emociones contradictorias que experimentó tras el ataque del 7 de octubre.

Chen es un apasionado activista por la paz, un objetor de conciencia que nunca sirvió en las Fuerzas de Defensa de Israel y voluntario de Road to Recovery, una organización sin fines de lucro que lleva a los palestinos de Gaza y la Cisjordania ocupada a hospitales en Israel. Su artículo en Guernica examinó la lucha profundamente humana por “pisar la línea de la empatía” y “sentir pasión por ambos lados” frente al horror, e incluyó expresiones de simpatía y preocupación por los habitantes de Gaza, sobre todo por los poetas cuya obra había traducido. El resultado fue un lamento angustioso por todas las víctimas del conflicto.

Eso no es lo que vio el personal de Guernica, y varios dimitieron en protesta por la decisión de publicar el artículo de Chen. Un editor que renunció calificó el artículo como un “horrible ensayo de normalización de colonos”. Otro lo calificó como un “pilar del colonialismo blanco eugenista disfrazado de bondad”. La coeditora de la revista, Madhuri Sastry, la describió como una “apología desgarradora del sionismo y el genocidio en curso en Palestina”, mientras renunciaba a su propio cargo y pedía a la editora en jefe Jina Moore que hiciera lo mismo. (Moore finalmente renunció, aunque no estuvo de acuerdo con la retractación).

En su carta de renuncia, Sastry señaló que sus colegas le habían asegurado el compromiso de Guernica de “defender el trabajo antiimperialista” y que “nunca actuaría como portavoz del poder”. Pero es difícil ver cómo el ensayo de Chen, que no incluye ningún rastro del fervor nacionalista israelí, cuenta como un “ejercicio de poder colonial”. Si figuras como Chen están siendo demonizadas, uno solo puede preguntarse con quién esperan estas personas supuestamente amantes de la paz que los palestinos puedan hacer las paces algún día.

Una observación similar se puede hacer sobre Standing Together, un movimiento social de base que tiene como objetivo movilizar a israelíes y palestinos en nombre de la paz y la independencia de ambos grupos. Aunque Standing Together se opone a la guerra de Gaza, la Campaña Palestina para el Boicot Académico y Cultural a Israel ha pedido a “personas, organizaciones y sindicatos conscientes de todo el mundo” que no se comprometan con ella, describiendo al grupo como un “equipo de normalización israelí que busca distraer y encubrir el genocidio en curso de Israel en Gaza”.

Tal vez los activistas pacifistas israelíes y los sionistas progresistas sean objeto de boicots y retractaciones precisamente porque desafían las narrativas antisionistas simplistas, que posicionan al sionismo como necesariamente racista y puramente malvado. Estas narrativas a menudo están respaldadas por un discurso de corrección política totalitaria en los círculos propalestinos que es inescrupulosamente indiferente a los matices de la historia.

Por ejemplo, la autora judía canadiense Naomi Klein analiza el desplazamiento masivo y el despojo de palestinos en 1948 -conocido como la Nakba-, pero no hace referencia a la guerra que habían declarado los palestinos y los países árabes vecinos en respuesta a la resolución de la ONU de 1947 que dividía Palestina en dos Estados, uno árabe y otro judío. También acusa a Israel de considerar a los niños palestinos como una amenaza demográfica, sin reconocer que fue el líder de la OLP, Yasser Arafat, quien se refirió por primera vez al vientre de la madre palestina como “la mejor arma del pueblo palestino”.

El antisionismo judío es tan antiguo como el sionismo. Rosa Luxemburgo, León Trotsky, Karl Kautsky, los miembros del Bund Laborista Judío General y muchos otros llegaron allí antes que Klein. Los eruditos fundadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén, como Gershom Scholem y Judah Magnes, y luminarias como Hannah Arendt apoyaron un estado binacional judío-árabe (al que se oponían los palestinos).

Luego están los millones de israelíes que se han estado manifestando durante siete meses contra el tipo pervertido de sionismo mesiánico encarnado por el gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu. Pero estas mismas personas también son sionistas. Y son la única esperanza de paz.

El internacionalismo judío murió en los crematorios de Auschwitz y en los gulags de Stalin. De las cenizas de esas tragedias, surgió un Estado judío que emancipó a millones de judíos indigentes, y el país creado por el sionismo ha hecho las paces con los principales Estados árabes. Fracasó en su intento de hacer la paz con los palestinos, pero no por falta de intentos. En cualquier caso, la proporción de la población árabe en Israel ha aumentado del 11% en 1948 al 21% en la actualidad, con tendencias demográficas similares en Gaza y Cisjordania. La población palestina se ha multiplicado por nueve desde 1948. Hasta aquí el genocidio.

Nada de esto pretende excusar los pecados de Israel en los territorios ocupados ni disminuir la urgencia de la emancipación palestina. Ciertamente, no pretende justificar la espantosa destrucción cartaginesa de Gaza en una campaña militar que carece criminalmente de objetivos políticos sólidos. Más bien, se trata de poner de relieve cómo se distorsiona la gran visión de la paz al reducir un conflicto tenazmente complejo a una lucha binaria entre el bien y el mal.

Por otra parte, puede que no sea la paz lo que quieren. La tendencia a declarar que cada israelí no es más que un “portavoz del poder” parece traicionar el objetivo final de los antisionistas más fervientes: cancelar a Israel. Puede que el antisionismo no sea sinónimo de antisemitismo, pero ambos son patologías aparentemente incurables.(Prfoject Syndicate)

Exministro de Asuntos Exteriores israelí, es vicepresidente del Centro Internacional de Toledo para la Paz y autor de Prophets without Honor: The 2000 Camp David Summit and the End of the Two-State Solution (Profetas sin honor: la cumbre de Camp David de 2000 y el fin de la solución de dos estados) (Oxford University Press, 2022).

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado