Carlos Casanova: La pobreza es una política del Estado

Compartir

 

Existirá prosperidad o pobreza, dependiendo de las políticas que ponga en práctica un gobierno. Pero cuando las políticas que empobrecen al ciudadano son sostenidas en el tiempo, conduce al país a una crisis.

¿Cómo se empobreció el ciudadano en Venezuela? El país tenía una moneda sólida, el bolívar. Los ciudadanos eran poseedores de cuentas de ahorro y cuentas corrientes, disfrutaban de las tarjetas de crédito y con ellas, el extra crédito, las tarjetas de débito, existía un amplio sistema bancario, todo venezolano que inició un negocio de cualquier tipo, el que compró carro, casa o apartamento lo hizo con un crédito, la economía se movía y sus valores asociados también.

Visto esto así, la primera política de empobrecimiento fue atacar el valor del signo monetario, debilitarlo hasta llevarlo prácticamente a la nada. Desde el 2007 le quitaron 14 ceros a la moneda, los ahorros se esfumaron y quedaron en cero con esa decisión. De hecho, ya no se utiliza libreta de ahorros, cada vez que se quitaban ceros los ahorros perdían valor adquisitivo hasta su extinción. Hoy no es posible el ahorro.

Luego, la hiperinflación se encargó de terminar liquidando la política monetaria, dando paso a una dolarización de facto. Recordemos la pérdida de autonomía del Banco Central de Venezuela y con ello el banco financiaba lo que antes no se podía, el gasto público, que creció hasta convertirse en un elefante, se imprimía dinero sin parar, y al circular más dinero aumentaron los precios de los productos, se le incorporó otra política empobrecedora como fue el control de precios y los productos desaparecieron del mercado, combinado con una agresiva política de expropiación de industrias y fincas.

Todo este coctel creo una pobreza que hoy todavía padecemos. La revolución se aseguró de acabar con la actividad bancaria con la política del encaje bancario, que en Venezuela es del 93 %; esto significa que, de cada bolívar en depósito en el sistema bancario, 93 céntimos por cada bolívar son esterilizados por el BCV, es decir no pueden usarse ni para crédito ni para inversión. Este porcentaje es el más alto de la región.

Usted me dirá, ¿son políticas empobrecedoras o no?

Un dato que quiero darle: Fue Chávez el que en el 2011 durante su gobierno se llevó el oro de las bóvedas del banco Central a las bóvedas de bancos en Londres, el coronel lo hizo cumpliendo agendas globalistas; lo recuperaremos y traeremos.

Venezuela en tiempos de revolución manejó más dinero que todo el dinero junto desde el primer gobierno de Páez en 1830 hasta 1999. Ahora bien, el mayor precio del barril de petróleo se registró en 110 dólares por barril, y el mayor endeudamiento se calcula sin contar con datos oficiales que péndula entre 110 mil millones a 167 mil millones, pero recordemos como se exportó petróleo a países con gobiernos de izquierda para que revendieran el mismo petróleo, haciendo millonarios a sus dirigentes y a sus países negociadores de petróleo que a Venezuela deben pagárselo en 30 años.

Esos recursos tuvieron destino político: Sostener y mantener los movimientos sociales del Foro de Sao Paulo, nada para Venezuela y su gente.

Su propiedad pasó a no tener precio en razón de que no hay mercado inmobiliario; su carro, por decisión del Gobierno, es viejo hasta que ya no ande más.

Liquidó el salario por varias vías: primero acabando con el sector privado; por otro lado, congelando el salario, esto lo hace para cumplir con una máxima marxista: al quitarle el salario le quita la libertad al ciudadano, esa que le permite disponer, se lo cambia por el bono para hacerlo depender del Gobierno.

Acabando el salario acaba con todas las políticas de previsión social, su propósito es que trabajador, pensionado y jubilado tengan la misma asignación del bono, todos igualados abajo, en lo poquito.

Recuerdo que cuando CAP el salario mínimo era de 450 Bs, igual a 648 dólares. Y con Maduro es de 130 bolívares, igual a 3 dólares.

Esta lucha es por usted mismo, para que su casa adquiera valor, usted calidad de vida. María Corina y Edmundo son el medio de lucha. Hable con todos sus vecinos y amigos, búsquese en el registro, enseñe a votar, no suponga nada y ayude a conformar la votación del 60 %.

Ya es irreversible.

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado