Tulio Monsalve: El representante del maligno en la Tierra

Compartir

 

Infeliz frase de Milei para referirse al papa Bergoglio, despreciando su condición de padre de los católicos del planeta. Incordura, visita a Jerusalén y frente al Muro de los Lamentos, eruptó: “Yo soy católico, pero practico algo de la religión judía”.

No solo revela un ser descocado en lo religioso, sino que, en sus psicopáticas conductas y saña brutal, eliminó el Ministerio de Ciencia y Tecnología. Provoca a 68 argentinos laureados con el Premio Nobel en Medicina, Física, Química y Economía que le planteen a Javier Milei una profunda preocupación: “El sistema argentino de ciencia y tecnología se acerca a un precipicio y nos desalientan sus consecuencias aquí y en el mundo”. Reclama el exministro D. Filmus: “Es la primera vez en la historia que una cantidad tan importante de galardonados con el Nobel salgan a defender la ciencia. Reconstruir esta brutalidad va a llevarnos mucho años”. Cierra la queja el Dr. Daniel Salamone: “Si no fuera por la ciencia y los científicos argentinos, las causas y el tratamiento del cáncer, la diabetes y enfermedades cardiovasculares habrían seguido siendo un misterio durante décadas”.

Reparte patología anarcoliberal a los 90 días de su asunción. Son muchas sus barbaridades. Ejemplo: sus “ideas” en lo económico son simplemente estrafalarias. Ipso facto aumenta los niveles de impuestos. Obvio, impulsó los precios y devaluación de la moneda. Absurda medida, no se puede aumentar los impuestos en un país en recesión, regla de oro de libro elemental de economía.

Con Milei la racionalidad ha perdido su brújula y lo estrafalario ocupa su espacio. Las arbitrariedades económicas de Milei llevan a lo inaudito: el peronismo es quien defiende al sector privado. Aquí la inteligencia va en la carreta de los periodiqueros de Buenos Aires, pero regresa a pie.

Milei tiene otro récord mundial, en 70 días de desafueros, baja del metro y lleva a pie a 26 millones de nuevos pobres, hoy, son el 57% de la población. La inflación golpea a las mayorías, y es freno en el ascenso social y acelera paros sectoriales, combinado con un líder libertario que insulta y escupe hasta el cielo. Así entre locura e insensateses promete a los industriales que les dará la energía más barata del mundo, ¿de dónde sacará para comprar y venderla barata? Ni en Venezuela es posible.

Sobre esto, ¿qué dirán la inhabilitada –mientras llora– o sus sicarios de la extrema derecha del libre anarcomercado de Milei? ¡Astaroth!

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado