¿Qué pasará con el Acuerdo de Barbados?, por Benjamín Tripier

Compartir

 

Los costos políticos y de poder que Barbados le está induciendo a la revolución se están volviendo impagables y seguramente les saldrá más barato “salirse”del acuerdo, que es lo que parece que está ocurriendo.

Este año está empezando con predicciones económicas optimistas, que no se basan en la tendencia inercial que traemos, sino que incorporan supuestos del porvenir, de dudosa consistencia; más cercanas a expresiones de deseo, que a premisas serias para planificar o presupuestar una empresa.

Siempre les digo que no pierdan de vista los criterios básicos que están asociados a la falta de electricidad, y de combustible. Y ninguno de los dos elementos está en vías de solución; porque la electricidad, además de los problemas de casi colapso de la infraestructura eléctrica, está dependiendo de refinerías para generar el combustible, las cuales, a su vez, son típicos ejemplos de industrias electro intensivas. O sea que es un problema de ciclo cerrado, que solo se puede romper con inversiones, que no las hay; ni ahora, ni están a la vista.

Lo anterior considerando solo los elementos duros de planificación, los cuales parecieran brillar por su ausencia en los modelos que puedan estar utilizando. De otra manera no puede entenderse que anticipen crecimiento, cuando todo indica que estamos en un proceso involutivo desde 2014, el cual no se ha detenido, sino que, a partir del segundo semestre de 2021, suavizó poco su pendiente, pero siguió cayendo.

Y ahora, la realidad, el realismo informado, indica que seguirá cayendo. Claro… es posible que haya algunos elementos que pudieran indicar una ruptura favorable de la inercia, más asociados a situaciones políticas que a elementos relacionados con la confianza y la inversión. Y en ese sentido, si estamos refiriéndonos a la suspensión (transitoria) de las sanciones petroleras, como la posibilidad de que mejore nuestro desempeño económico, pues, todos los días vemos señales cada vez más concretas de que el gobierno parece más cercano a que Barbados se “caiga” que a que se fortalezca. Y si no, revisen la decisión sobre mantener la inhabilitación a María Corina Machado.

Y si Barbados se cae… bueno, lo que viene es impredecible; pero seguramente no será bueno para nuestra economía, mucha incertidumbre peligrosa como para andar repartiendo optimismo con bases endebles, a diestra y siniestra.

Por eso es que, desde finales del 2023, modifiqué el referente de “optimismo informado”, por “realismo informado”; porque el optimismo puede llegar a costarle carísimo a quienes escuchan a los que lo pregonan a los cuatro vientos. Yo me pregunto si los que lo recomiendan para los demás, en realidad lo estarán aplicando para ellos mismos. No creo, porque son formadores de opinión, pero son realistas… y no son tontos.

Político

El hecho político relevante, aunque fácilmente anticipado, fue la ratificación de la inhabilitación de María Corina Machado, por parte del TSJ, para que no pueda ser candidata a presidente en las elecciones que deberían celebrarse este año.

Lo cual se convierte en un fuerte mensaje a Estados Unidos de que lo de Barbados ya no tiene el peso que se esperaba. Porque las habilitaciones de Leocenis García, Richard Mardo y Pablo Pérez no tienen la relevancia como para contar a favor de los acuerdos mencionados; así como tampoco cambia el cuadro general la inhabilitación de Henrique Capriles.

 

Los uniformes color naranja pareciera que, esta vez, fueron sustituidos por uniformes militares, ambos casos justificados por algún elemento conspirativo, pero con un propósito concreto que es el reacomodo de piezas de poder, que van buscando espacios para crecer.

Pero en ese negocio del poder, donde el poder es un conjunto limitado de fuentes, para que uno conquiste alguno de esos espacios, otro lo tiene que perder… y como a ese otro, no le gusta la idea, se atacan entre ellos. Y cuando ya no pueden contenerlo dentro de las paredes de la revolución, pues se convierten en declaraciones públicas o en corrida de rumores, donde sin ser demasiado acucioso, puede notarse que, como les vengo diciendo hace tiempo, hay problemas en el paraíso.

El rumor del cambio en la vicepresidencia ejecutiva en favor del ministro de Defensa; la declaración de Jorge Rodríguez confirmando que Maduro, sin ninguna duda, será el candidato (pese a que el propio Maduro aun no lo confirmó); así como la, también, confirmación de que María Corina seguirá inhabilitada.

Parece parte de una estrategia de posicionamiento, que buscaría compensar el sacrificio de la FAN al entregar a los militares acusados de conspiración, como para que de ese lado de la ecuación ya no queden dudas de la lealtad, y la lupa se coloque en otra parte.

Pero si nos retrotraemos a febrero del 2023, cuando Maduro confesó la pérdida de los 23.000 millones de dólares, más 3.000 millones de dólares de Pdvsa y encarceló a una cantidad de altos mandos, lo más probable es que comience otro movimiento similar, buscando descabezar a otro grupo de altos mandos de la revolución.

Porque lo que sí está claro es que los costos políticos y de poder que Barbados le está induciendo a la revolución, se están volviendo impagables y seguramente les saldrá más barato “salirse” de Barbados, que es lo que parece que está ocurriendo.

Porque Barbados busca habilitar a María Corina, y eso ya no pasó, y parece difícil que vaya a pasar; porque sería como una manifestación indirecta de que están dispuestos a entregar el poder… y eso, tampoco pasará. Y si se sigue avanzando con las persecuciones a los políticos de oposición, y si luego acusan a María Corina de algún elemento conspirativo, entonces, la presión sociopolítica no tendría como descomprimir y podrían abrirse otros caminos. Y a eso se sumaría la oposición interna del propio chavismo que se quedaría sin poder canalizar sus expectativas.

Y, como ha venido ocurriendo en el último tiempo, todo el movimiento político relevante, está ocurriendo dentro del chavismo. Porque solo ellos son los que “mueven el amperímetro” del poder en Venezuela… y lo de María Corina… bueno… eso ya se podía anticipar.

Social

El primer paso para solucionar la emergencia humanitaria que vive Venezuela, debe ser el reconocimiento de su existencia, alcance y profundidad; y, a partir de allí asignar los presupuestos públicos para mitigarla, y financiar los mecanismos concretos de ayuda. Los cuales no pueden consistir en distribución de bolsas, sino en asignaciones directas a la TDD de cada uno de los 21 millones de pobres (bueno… a las cabezas de familia) para que ellos las utilicen de la mejor manera que puedan, porque nadie mejor que, cada uno de ellos, sabe cómo aplicar más efectivamente esos fondos.

Claro que eso debe ir acompañado con un sistema de precios subsidiados a productos determinados (lo que llamo el Clap virtual) que se activan cuando el beneficiario paga, en cualquier establecimiento de alimentos y medicinas, y que el comerciante recuperará descontándolo de las declaraciones mensuales de tributos, comenzando por el IVA.

El sistema Patria cuenta con la base de datos y con las capacidades suficientes, como para hacer posible rápidamente que un sistema como el propuesto llegue rápidamente a la “yugular” del sistema de manejo de la pobreza, esta vez sin intermediarios y factores de clientelismo que suelen quedarse (entre ellos y la burocracia asociada) con 80 de cada 100 dólares asignados a la pobreza.

Estando claro que lo anterior no los sacará de la pobreza, pero hará que, en el tránsito, puedan vivir un poco mejor, de lo mal que ya lo hacen.

Porque lo único que puede sacar de la pobreza es la generación de empleos privados, que son los únicos que realmente son capaces de generar riqueza… y esa riqueza es la que hace que las sociedades sean prósperas y puedan evolucionar. Muy lejos de nuestro caso donde estamos involucionando, con cada vez más pobres.

Según HumVenezuela, a noviembre de 2023, había 20,1 millones de pobres.

Económico

Los pedidos más frecuentes que se escuchan en el campo empresario residen en aumento del crédito bancario y levantar aranceles a la importación. Lo primero para crecer, y lo segundo para competir mejor. Y ambos requerimientos tienen todo el sentido desde su punto de vista, pero, al mismo tiempo, pareciera que no reconocen en toda su dimensión, la verdadera situación de las variables críticas que están hundiendo, cada día más, a la economía del país.

Hay que reconocer la labor heroica de los empresarios manteniendo sus empresas operativas; pero también hay que conceder que no están tomando en cuenta el estado de excepción económica permanente y continua en el que nos encontramos. De alguna manera tratan de mantener el ritmo del mercado, con una cierta rigidez, tanto en la estructura de la oferta (planta, almacén o similar), como en la percepción del mercado.

Lo ideal sería que hagan una revisión estratégica (Refrescamiento de la Estrategia le llamamos) del negocio, para adaptarse a las nuevas condiciones de las que ya no hay vuelta atrás. Por ejemplo, la caída en la demanda y el consumo no solo se refleja en lo cuantitativo o en el precio, sino principalmente en la calidad de ese consumo que ha ido migrando de un perfil de mercado de clase media, a uno de clases más empobrecidas.

Deben entender el cambio en la ecuación precio x cantidad, donde ahora el precio debe bajarse hasta encontrar una demanda del otro lado; y la cantidad debe expandirse exponencialmente para lograr un ingreso que supere los costos. Y ese precio resultante, debe ser el marcador que obligue a que los costos y gastos se adapten… ya el cost plus no tiene más cabida en una economía como la nuestra.

Hoy el financiamiento debe provenir más desde los accionistas o desde los Friend&Family, que podrían documentarse con acciones preferidas; y si hubiera que acudir a los papeles comerciales, que sea contando con la punta del financiamiento ya asegurado; las cosas han cambiado, y el capital de trabajo, podrá generarse en la banca lo que se pueda, y en el flujo de caja del negocio en la otra.

Los comentarios anteriores no son lineales para todo tipo de empresa, sino que dependerá de las Asimetrías Mutuas con respecto al mercado, tanto de proveedores, como de clientes y otros stakeholders.

Hay mucho para mejorar en el manejo de las empresas, especialmente en el cambio de mentalidad, que, en esta etapa, debe orientarse a la austeridad y manejo estricto de los gastos y costos; así como al fortalecimiento de la logística y la cadena de suministros, a las alianzas entre empresas, que no es otra cosa que la tradicional coopetition, que tanto bien hace cuando se reconocen las condiciones de mercado.

Es posible que estos conceptos sean más manejables por las nuevas generaciones de gerentes y empresarios, que por las generaciones anteriores, tan propensas a creer que “Venezuela ya se arregló” cuando todos sabíamos que no era así… y que si en algún caso hubiera parecido, pues sabíamos que no era sostenible.

Internacional

En lo internacional estoy insistiendo con el caso argentino de Javier Milei, porque pareciera que es el que más relevancia tiene de cara al futuro que en algún momento tendremos que enfrentar, porque, como todo, nada es para siempre…

Porque la situación desastrosa en la que el kirchnerismo dejó a la Argentina, puede convertirse en una referencia (benchmark negativo); por eso es que voy compartiendo diferentes casos de negociación, donde el kirchnerismo ahora es minoría, pero le pone “palos en la rueda” a todo lo necesario para lograr un mejor futuro.

Y las diferencias entre los casos consiste en que aquí se destruyó la infraestructura y allá no; porque allá aún hay institucionalidad democrática de división de poderes, y aquí no; y porque aquí perdimos 8 millones de venezolanos que salieron huyendo, mientras que allá aun no llegan al millón.

Cuando Milei propone cerrar el instituto del estado que financia al cine (INCAA) y el Fondo Nacional de las Artes, lo hace considerando el costo de oportunidad de asignación de recursos del estado, “o ponemos los recursos del Estado para financiar películas que no mira nadie, pero para mantener el alto nivel de vida de ciertos actores de cierto espacio político, o ponemos esa plata para darle de comer a la gente».

Los argentinos, especialmente en el kirchnerismo /peronismo, aún no se han dado cuenta de que la mitad del país cayó al fondo de la Pirámide de las Necesidades de Maslow. Ha caído tan abajo que la cultura financiada por el estado es un lujo que un país pobre y con gente sub alimentada, como la Argentina que le entregó el kirchnerismo a Milei, no puede darse.

Ahora… el sector privado sí podría hacerlo, pero seguramente invertiría en proyectos de cultura que tuvieran algún significado diferente a la propaganda política o al beneficio de amigos, a cambio de la militancia artística. Ahí sí podrían tener una cultura sólida, autosustentable, y no una que, para su supervivencia, dependa del financiamiento del estado.

Porque el argumento era que, si todo era un problema de gestión, bueno, con una nueva gestión, podría mejorarse. Pero es que el tema es que cada peso que se ahorre, servirá para mantener el equilibrio social, hasta que se logre el resultado de estas medidas, y comenzar a crecer. Primero hay que salir del sótano profundo y llegar a la PB, y a partir de allí, comenzar a subir.

Porque lo que estamos viendo con estas casi mil leyes para derogar o modificar, es solo el principio del cambio profundo que se viene. El Congreso ha sugerido modificaciones, que todos llaman mejoras, y por esa vía de negociación, es posible que salga aprobada de diputados para la próxima semana. Porque si bien el plazo que había dado el presidente para las sesiones extraordinarias era el 31 de enero, en esta semana se extendió hasta el 15 de febrero. Luego vendrá el tema en el senado.

Hacía años que el congreso no trabajaba; y de repente, les cortan las vacaciones y los ponen a leer, analizar y tener una opinión. Y está claro que habían perdido la práctica; porque cada uno se puso en una posición fija, de ser oficialistas (muy pocos) oposición dialogante (casi llegan a la mayoría) oposición no kirchnerista (para completar mayoría), y kirchneristas quienes, junto con la izquierda, a todo dirán que no.

Pero, como perdieron y quedaron en minoría, entonces se generan resentimientos que los están canalizando con el paro del 24 de enero, y con todo tipo de trabas judiciales con los jueces amigos. Hay que aclarar que no llegó a ser un paro, sino que se quedó en un acto con 60 mil personas (medidos por drones) que quedó en el olvido mucho antes de que hubiera terminado… lo que se dice: “sin pena ni gloria”.

El paro/acto del 24 de enero fue para que no les quiten sus ingresos a los dirigentes; y deberían ser ellos solos los que protesten, porque todo lo que ellos atacan, es en favor de los trabajadores. Absolutamente nada en contra.

Hoy en día, Milei y su gobierno gozan de un gran apoyo popular, con un rango entre 60 y 80% según la encuestadora de la que se trate; mientras que los movimientos sindicales tienen números equivalentes, pero de rechazo. Si se hubieran portado mal y hubiera habido que usar la fuerza para reponer el orden, el costo político del gobierno hubiera sido muy bajo. Y para ellos, la CGT, terminó siendo una derrota considerable. Por eso es que la lectura que puede dársele a que, a los 44 días de asumir el gobierno, recibir un paro, es porque están perdidos.

Porque en cuanto cualquier juez lea el contenido de la parte laboral del DNU, se dará cuenta de la verdad y lo dejará correr… es solo una cuestión de tiempo.

El recorte comienza a sentirse, y la Argentina que se le pidió a Milei, poco a poco va tomando forma, con el tema de la reforma del estado, las privatizaciones y los cielos abiertos, con la libertad de contratación y de fijar precios. Como habrán notado, los precios se están estabilizando porque los empresarios y comerciantes se dieron cuenta de que los inventarios crecían y no podían vender. Ahora… el tema de los impuestos, ya les llegará el momento de que comiencen a ser eliminados y simplificados. Por el momento no se puede, pero sí se podrá en el futuro cercano.

Recomendación

* Al gobierno: Que tome en cuenta la sugerencia del Clap virtual que haga que los beneficiarios inscriptos en el Sistema Patria (que es un buen sistema) puedan recibir directamente (sin intermediarios) en su tarjeta, el monto que les sirva para comprar los componentes del clap, en cualquier establecimiento; y que por usar la tarjeta se le aplique el subsidio. Que lo absorberá el comerciante, pero que podrá liquidarlo contra el IVA o cualquier otra exacción de frecuencia mensual

* A la dirigencia opositora: Que maneje cuidadosamente sus declaraciones y su interacción con el gobierno, porque en medio de los conflictos internos que tiene el chavismo, cualquier error puede ser usado por uno de los bandos internos, en contra del otro… ojo con “meter el dedo en el ventilador”. Como la inhabilitación de María Corina era algo que ya se esperaba, y se daba por descontado, deberían mantener una posición firme y estable pero no prestarse al juego entre los bandos internos; hagan lo que deban hacer, pero no se metan en el juego interno del chavismo

* A la dirigencia empresarial: Que, al igual que en el caso de la oposición, que tengan cuidado a que fuego se arriman, porque en este momento, hasta el funcionario más fuerte y pesado, puede ser vulnerable de un momento para otro (recordar el caso de TEA). Porque el que pierda, va a arrastrar a toda la red de “amigos” que se arrimaron buscando cobijo. En fin… insisto… no se metan en política porque de eso no saben… así crean que saben, lo cierto es que no saben… ojo

Mail: btripier@ntn-consultores.com – Twitter: @btripier – Instagram: @benjamintripier

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado