El chavismo en el poder tiene 25 años tratando de construir un país a su medida

Compartir

 

El 6 de diciembre de 1998, Venezuela celebraba el triunfo de Hugo Chávez.

Venezuela puede dividir su historia política, social y económica en el antes y después del chavismo. Especialistas consultados por El Pitazo coinciden en una premisa recurrente, desde el primer triunfo de Hugo Chávez, en 1998: destruir toda institucionalidad pasada, para construir una sociedad y un Estado, que solo sirva a una parcela política

El ex militar, que había saltado de golpe, a la escena política nacional, tras su intento fallido de derrocar al presidente electo democráticamente, Carlos Andrés Pérez, aquel 4 de febrero de 1992, aglutinó el 56% de los votos emitidos en esas elecciones presidenciales. 16 puntos porcentuales lo separaron de su adversario, Henrique Salas Römer.

Es así, que el chavismo ostenta el poder en Venezuela desde hace 25 años. Cinco lustros. Un cuarto de siglo. Tiempo suficiente para dejar su impronta.

El Pitazo consultó a especialistas en los ámbitos políticos, sociales y económicos para tener un panorama de lo que ha significado para Venezuela y para los venezolanos los 25 años del chavismo en el poder.

Entre las divergencias, un lugar común destaca: la instauración de un proyecto político que apostó siempre por la destrucción de los escenarios y actores existentes, para construir un entorno favorable a sus patrones. Un proyecto que ha tenido hitos importantes, incluso algunos que restaron poder y fueron reales amenazas, pero que ha sabido surfear la ola de la decadencia, usando todas las vías existentes, para asegurarse el dominio sobre el país.

Petróleo y control

Estos 25 años no pueden ser vistos como una totalidad homogénea, sino más bien etapas marcadas por el auge y depresión de la renta petrolera,así como por el control social y político, estima el economista Manuel Sutherland, director del Centro de Investigaciones y Formación Obrera (Cifo).

El chavismo es la expresión política más fidedigna de la volatilidad del ingreso petrolero y del mal uso de las rentas, asegura el especialista, al consultarle sobre cómo definiría al proyecto político que ostenta el poder en Venezuela.

Para Sutherland la época de esplendor económico y fortalecimiento político del chavismo se ubica entre 2004-2013.

Manuel Sutherland

El chavismo es la expresión política más fidedigna de la volatilidad del ingreso petrolero y del mal uso de las rentas. Manuel Sutherland, economista.

En ese momento el precio del petróleo se multiplicó por diez. Se quintuplicó la cifra de empleados públicos y se implementaron planes para aumentar la dependencia del ciudadano del Estado. En paralelo el gobierno se hizo más represivo, más dictatorial, más autoritario y comenzó a regular las libertades políticas, económicas y sindicales.

El economista señala, que de acuerdo a investigaciones independientes, el chavismo ha manejado un trillón de dólares, solo en los años de mayor producción petrolera. Adicionalmente, en 2005, Chávez creó el Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden), que manejó cerca de 100.000 millones de dólares,entre 2005 y 2012.

Con tal bonanza, lejos de fortalecer las estructuras existentes, el chavismo decidió acabar con lo existente e iniciar de cero, lo que actualmente, tiene serias consecuencias, apunta la socióloga Yelly Rebolledo.

Se utilizó la bonanza para desmontar toda institucionalidad y construir un país, una ciudadanía, manejable. En eso han sido eficaces, señala la investigadora social.

 

Al no existir equidad, control o justicia, reina la corrupción y la impunidad, que puede observarse en cualquier estrato de nuestra sociedad. Yelly Rebolledo, socióloga.

Para Rebolledo, «la desaparición de la separación de poderes ha sido absoluta y el control de todos los poderes también. No hay institucionalidad en Venezuela, lo que hay es un sistema jerárquico que sigue órdenes».

Todo esto ha generado un estado de anarquía hasta en el ejercicio de la ciudadanía. Convirtieron al ciudadano en un sobreviviente, que se ha dejado de reconocer como un ciudadano de derecho.Para la socióloga, egresada de la Universidad Central de Venezuela, el chavismo ha sido astuto. Han normalizado que su partido, el Psuv, sea homologado como parte del Estado y al carecer de poderes independientes al cual acudir por protección, hace que la ciudadanía se sienta desvalida ante un poder absoluto.

Toda esta inestabilidad económica y social ha permitido el debilitamiento de todo orden, asegura Rebolledo. Al no existir equidad, control o justicia, reina la corrupción y la impunidad, que puede observarse en cualquier estrato de nuestra sociedad. Esa es una consecuencia de los 25 años del chavismo en el poder.

Fortalecidos en las crisis

A pesar de la estela de deterioro económico y social que exponen Sutherland y Rebolledo, el chavismo ha sabido mantenerse en el poder. Aunque ha recibido derrotas, parece tener un toque, casi mágico, para recomponerse.

La periodista y politóloga Paola Bautista de Alemán utiliza un concepto acuñado por Juan Manuel Matheus en 2019, al referirse al sostenimiento del sistema chavista – madurista, como la resiliencia autocrática.

La resiliencia autocrática explica cómo a través de la crisis, el chavismo – madurismo, sale fortalecido. Así ha ocurrido en los grandes hitos en estos 25 años: el 11 de abril del 2002, que fue aprovechado por el chavismo para hacer un equipo militar a su medida. El paro petrolero del año 2007, que le dio la oportunidad a Chávez de tomar toda la industria y la propia muerte de Hugo Chávez, que los obligó a reorganizar y dividir las parcelas de poder para garantizar el control, explica.

Paola Bautista de Alemán

El miedo es la principal razón por la que el chavismo – madurismo se mantiene en el poder. El miedo como método de coacción . Paola Bautista de Alemán, periodista y politóloga.

Paola Bautista también califica las elecciones parlamentarias del 2015, como un hito importante. El revés de las elecciones del 2015, que fueron las últimas elecciones medianamente competitivas que se realizaron en el país, fue el momento en el que el chavismo se dio cuenta, que por la vía electoral podía perder y entonces inicia un camino autocrático.

Para la investigadora el miedo es la principal razón por la que el chavismo – madurismo se mantiene en el poder. El miedo como método de coacción.

Yelly Rebolledo, coincide con Bautista. El control social extremo y duro ha hecho que nuestros ciudadanos tengan miedo. Miedo a perder lo poco, no creer que existe una posibilidad real de cambio. Un ciudadano que perdió la esperanza. Eso mantiene al chavismo en el poder.

Para Sutherland, más allá del miedo, existe una especie de lealtad o fidelidad de un sector de la población que depende de ellos. El chavismo sigue siendo su única alternativa, ante un Estado desmantelado donde la salud, la educación, la capacidad del salario y los servicios, no existen.

A pesar del escenario, el chavismo – madurismo mueve sus piezas para mantenerse en el juego y seguir en el poder, sin tiempo definido

Nadeska Noriega – El Pitazo

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado