Jesús Elorza: ¿Y cómo lo hacen?

Compartir

 

Ese día lunes, al despertarse Nicolás no podía contener su alegría por los resultados del referéndum consultivo celebrado el día anterior. Se levantó de la cama con un enérgico salto y enseguida, como es su costumbre para celebrar buenas noticias, comenzó a bailar con Cilia.

Mi amor, le dijo al oído Nicolás, voy a decretar la creación de la Orden «Difunto Eterno Comandante en Jefe Líder Único de la Revolución Bolivariana Siglo XXI» que pasaá a ser la más alta condecoración que se otorga a una persona en el país.

-¿Como así?, respondió Cilia, si ya tienes la Orden Libertador.

Bueno, en el mismo decreto señalo que esa será derogada. Recuerda que en el 2010 ya la habíamos reemplazado con la condecoración Orden Libertadores y Libertadoras de Venezuela y ahora nos toca dar el siguiente paso. Y este es el momento oportuno para imponer esta máxima distinción de nuestra revolución, destinada a premiar los servicios distinguidos a la patria, al mérito sobresaliente y a los beneficios hechos a los Consejos Comunales y a las Comunas.

-Está bien, pero no me vengas ahora con el cuento que se la vas a dar a aquellos que te quieren sacar del juego para que no te lances como candidato el próximo año.

No chica, eso lo tengo bajo control. Al primero que le voy a imponer El Gran Collar de la Orden será al hombre que me sacó las patas del barro de manera espectacular. Me refiero al camarada Elvis…

-¿Presley? Y eso para qué. Será que quieres revivir tu pasado como hippie.

No es para ningún roquero. Vuelvo a repetirte que es para el camarada Elvis Amoroso, que con su cara de yo no fui bien administrada, manejó mejor que Mandrake El Mago los resultados electorales del referéndum. La conversión matemática, de un millón a diez millones, creo que lo hace meritorio de la Orden «Difunto Eterno» y si voy más allá, creo que será el único aspirante de este año al Premio Nobel de Matemáticas.

– Ahora si me convences. Al principio cuando lo nombraste presidente del CNE a mí no me gustó. Ese bichito, fue uno de los diputados de la Asamblea Nacional que pretendió reconocer como presidente a Carmona Estanga. Pero, luego como Contralor, se ganó sus puntos al inhabilitar a María Corina Machado por un lapso de 12 meses, porque no incluyó en su declaración de bienes algunas bonificaciones que recibía cuando diputada en la Asamblea Nacional. Y ahora con sus resultados matemáticos es justo reconocerle su ingeniosa capacidad para cubrir la cómica que dimos con los centros electorales totalmente vacíos. El anuncio de que le metimos por el pecho ¡¡¡Más de 10.000.000 de votos!!! dejó en pañales el «irreversible» de la extinta Tibisay.

Claro mi amor, ni yo me esperaba esa salida y lo más arrecho es que, hasta los dos opositores en la dirección del CNE votaron a favor de lo anunciado por Amoroso. Creo que debo hacer extensivo mi agradecimiento a Rosales y a Henry Ramos por la posición de sus representantes.

-Mi amorcitico, dijo Cilia, toda engolosinada, todavía no le encuentro una explicación a como hizo Amoroso para sacar esa cuenta de los votos. Si nuestro cuerpo de seguridad (G2 cubano) nos dice que solo votaron aproximadamente un millón, ¿cómo aparecen en el resultado final anunciado más de diez millones?

Tranquila mi amor, te lo voy a responder cantando, y mirando al plasma de 70 pulgadas que tenía en el cuarto grito: Alexa, busca «Y como lo hace» de Frankie Ruiz. Enseguida el cuarto se llenó con una música de salsa y la voz del cantante puertorriqueño:

Y como lo hacen – yo no sé

Cuál es el negocio – sepa usted

Y como lo hacen – yo no sé

Cuál es el negocio – sepa usted

 Y goza que goza doña Rosa

Mi amor, dijo Cilia, ¿porque no pensamos en nombrar, adicionalmente, al camarada Elvis como presidente del Banco Central de Venezuela, para que multiplique los dólares y el oro que allí tenemos y en promover la realización de las elecciones presidenciales del 2024 para el 4 de febrero, así contribuimos a realzar la imagen del Difunto Eterno y dejamos a la oposición en la estacada? Eso sí, tú debes ser el candidato.

La música seguía sonando y todo el mundo en la calle se preguntaba ¿Y cómo lo hacen?

Licenciado en Educación, profesor en la UPEL – @jesuselorza

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado