José Gerardo Mendoza: Si no hay profesor no hay emperador

Compartir

 

Hay un viejo dicho que reza lo siguiente  “que cuando las malas atacan es porque las buenas vienen cerca”, a lo mejor coincide con los desamparados, que está comprobado  son un altísimo porcentaje de hijos de esta nación; por las razones que todos conocemos y que aspiramos a una pronta solución, venga de donde venga con tal de salir de este  sufrimiento colectivo que sabemos dónde está la falla en falta de voluntad, ingratitud, crueldad y desconocimiento o indiferencia para no ver las tantas dificultades donde está sumergido nuestro país   y con un costo tan alto y pagado por el que menos culpa tiene, caso por ejemplo;  un profesor que ha dedicado toda su vida a enseñar, a educar  a nuestros hijos y al país; creen que pueda vivir  y mantenerse  con $: 22,00 mensuales, esto no le alcanza ni para adquirir una medicina, ni mucho menos alimentarse, creo que este caso de nuestro país es  único en el planeta, sería de gran valor  copiarse de países del primer mundo  donde la educación es lo primero, como es Japón  país admirado por su formación académica, donde el lema o consigna es “ si no hay profesor no hay emperador”, tan fácil que es convivir con los exitosos  porque los quebrados y de ideas desviadas abundan y hay que huirles.

El país se ha vuelto extraño y corremos el riesgo de convertirnos en unos incomodos forasteros de uno mismo; suficiente razón tiene el profesor Manuel Gómez; que nos envió este mensaje, claro que nos sentimos raros  y sobre todo cuando se ignora a la alta población que ama el noble trabajo y no desea sumarse a la ley del menor esfuerzo que según dicen es la moda que está al día, caso muy importante para las sociedades en la producción del campo, la agricultura; hoy por ejemplo vi unas declaraciones  del presidente de FEDEAGRO Ingeniero Celso Fantinel  un experimentado  productor  y gremialista muy asertivo en sus opiniones  y trabajador a tiempo completo  del sector agropecuario y por el país  como debe ser y somos la gente del campo  que nos mantiene el olor a tierra y a bosta, el despertarse en la madrugada con el canto del gallo y el trinar de los pájaros, cada día con la fe y esperanza  de una buena cosecha que nunca llega, pero ahí estamos como los músicos del Titanic, el barco hundiéndose pero la música sigue y algún día de la esperanza  quienes toman las decisiones se darán cuenta que la primera economía del mundo siempre ha sido y será el producir alimento y en la agricultura y sin preguntar por ideologías y religiones.            

Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la paz, la convivencia, el respeto y la prosperidad de nuestro país.

volcancito2@gmail.com

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado