La India expulsó a 41 diplomáticos canadienses

Compartir

 

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, saluda a su homólogo de la India, Narendra Modi, el 9 de septiembre, durante la reunión del G-20 celebrada en Nueva Delhi.

La crisis entre la India y Canadá se agudiza: Nueva Delhi exige la retirada de 41 diplomáticos. El país asiático redobla las represalias tras las acusaciones del Gobierno de Trudeau de estar detrás del crimen de un líder sij en Columbia Británica

El Gobierno de la India ha pedido a Canadá retirar a 41 de sus 62 diplomáticos en el país asiático. La solicitud, hecha pública por el diario Financial Times, exige que el personal canadiense abandone su puesto a más tardar el 10 de octubre. Las relaciones entre Nueva Delhi y Ottawa se han degradado desde que el primer ministro Justin Trudeau acusara a los servicios de inteligencia indios de estar implicados en el asesinato de un líder sij en Surrey, en la provincia de Columbia Británica. El Ejecutivo de Narendra Modi niega rotundamente estos señalamientos y, según la información, amenaza con revocar la inmunidad diplomática a estas 41 personas si permanecen en el país después del 10 de octubre.

Nueva Delhi cuenta con 21 diplomáticos en suelo canadiense, por lo que quiere que Ottawa disponga de un número equivalente. El pasado septiembre, el Ministerio indio de Asuntos Exteriores ya había hecho referencia a igualar estas cifras. El primer ministro Trudeau declinó este martes confirmar la información publicada por el diario británico. Afirmó que su Gobierno “no busca una escalada”, pero que la crisis diplomática debe tomarse “con suma seriedad”. Trudeau no precisó si Canadá tomará una medida similar y reiteró la importancia de mantener los vínculos diplomáticos con la India. La ministra de Asuntos Exteriores, Mélanie Joly, destacó que las comunicaciones con Nueva Delhi continúan “en privado”. “Creemos que las conversaciones diplomáticas son mejores cuando permanecen en privado”, señaló.

El 18 de septiembre, el primer ministro canadiense denunció durante una sesión parlamentaria la probable implicación del Gobierno indio en el asesinato de un líder sij en suelo canadiense, subrayando que podría tratarse de una “violación inaceptable de la soberanía del país”. Trudeau indicó que las agencias canadienses de seguridad estudian desde hace varias semanas los vínculos de este crimen con el trabajo de agentes de Nueva Delhi.

Hardeep Singh Nijjar fue asesinado a tiros el pasado 18 de junio a las afueras de un templo sij de la ciudad de Surrey. Singh Nijjar, con pasaporte canadiense, era un reconocido líder de su comunidad y defendía la independencia del Punjab. Canadá expulsó a un diplomático indio a raíz de estos señalamientos. El Gobierno de Narendra Modi replicó un día después, tomando la misma medida con un diplomático canadiense y difundiendo una advertencia a sus ciudadanos que viajen a Canadá, debido a “la multiplicación de actividades anti-indias y de crímenes de odio y de connotación política en varias partes de Canadá”. El 21 septiembre, Nueva Delhi anunció la suspensión de los trámites de solicitudes de visados presentados por ciudadanos canadienses. Ottawa ha señalado que buena parte de las acusaciones hacia la India están basadas en información recabada por servicios de inteligencia de otros países occidentales, por ejemplo del llamado grupo de los Five Eyes o Cinco Ojos, una alianza entre Australia, Nueva Zelanda, Reino Unido, Estados Unidos y Canadá.

El País de España

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado