El futuro de la OPEP y una ruptura en el horizonte

Compartir

 

Para los expertos en la materia, la desintegración de la OPEP, podría hacer caer los precios del petróleo hasta 35 dólares por barril.

¿Qué futuro le espera a la OPEP? Por increíble que parezca, algunos expertos tienen sus razones para opinar que esta alianza podría disolverse pronto.

La OPEP registró en 2022 sus mayores ingresos desde 2013, con 888.000 millones de dólares, según cifras de la Administración de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés).

Dicho de otro modo, los ingresos en 2022 aumentaron un 42,7% en comparación con 2021, cuando los ingresos por exportaciones de petróleo de la OPEP ascendieron a un total estimado de 622.000 millones de dólares.

Una OPEP nerviosa

Algunos pensarán que con semejantes ganancias sería imposible que ocurriera una ruptura de tal calibre. Sin embargo, los expertos no parecen tan optimistas en que la alianza se mantenga de pie.

Prueba de ello fue una reciente reunión de la OPEP, en la que los países se mostraron reacios a recortar aún más su producción de petróleo, lo que sugiere que los diferentes intereses de sus miembros podrían amenazar la supervivencia de la organización.

De hecho, a principios de este mes, The Wall Street Journal informó de que los Emiratos Árabes Unidos (EAU) estaban considerando abandonar el grupo.

Si bien los EAU se apresuraron a desmentir el informe, las dudas se mantuvieron, sobre todo porque el informe se publicó en un momento en el que las tensiones políticas entre los EAU y su socio de la OPEP, Arabia Saudí, se dispararon.

Sumado a eso, está la disminución de la demanda de petróleo. La OPEP+ viene recortando su producción de petróleo desde noviembre por un total de 4 millones de barriles de ptróleo diarios (bpd) y no ha parado de hacerlo.

El último recorte lo llevó a cabo el líder de facto de la OPEP, Arabia Saudí, por 1 millón de bpd; rápidamente le siguió el anuncio de Rusia de que también reduciría su producción en 500.000 bpd el mes próximo.

Eso significa que la producción total de la OPEP+ el mes que viene será inferior en más de 5 millones de bpd a la del año pasado por estas fechas, es decir, alrededor del 5% del consumo mundial total.

Con estos factores como telón de fondo, Per Lekander, socio director del grupo de inversión Clean Energy Transition, dijo recientemente para la cadena CNBC que espera que se produzca una ruptura en la OPEP+.

«En un mercado en crecimiento, el tiempo es tu amigo. Solo hay que esperar un poco y las cosas se ajustan y mejoran. En un mercado a la baja, el tiempo es tu enemigo. Tienes que seguir recortando, recortando y recortando», declaró el Sr. Lekander.

Y añadió: «Cuanto más crecimiento negativo hay, menos cooperación tienes. Y recuerden la última decisión de la OPEP, en realidad fueron los saudíes los que lo hicieron por su cuenta… así que yo diría que, si mi previsión es correcta, y estoy muy seguro de que lo es… se va a desintegrar».

También comentó que la desintegración del grupo podría hacer caer los precios del petróleo hasta 35 dólares por barril.

La OPEP y sus aliados, liderados por Rusia, conocidos como OPEP+, acordaron recortar la producción hasta finales de 2022 para sostener el mercado ante el empeoramiento de las perspectivas económicas, lo que afectó a los precios.

Ahora bien, ante tantos recortes ahora prece que los precios están reaccionando al alza.

Este viernes, el precio del crudo West Texas Intermediate (WTI), referencia estadounidense, subió un ligero 0,06% y cerró a 80,58 dólares el barril, terminando así la semana por encima de la barrera de los 80 dólares.

Conclusión

La OPEP tiene más de 60 años de historia y hasta ahora ha logrado superar numerosos escollos. No es la primera vez que se formulan pronósticos sobre la inminente desaparición de la organización petrolera y, hasta la fecha, ha salido airosa de ellas.

Para la OPEP, el futuro sigue siendo el petróleo, y la vez es su peor enemigo. El mundo ha empezado lentamente a darle la espalda a este combustible contaminante a cambio de fuentes de energía más limpias con vistas a la agenda de 2050.

Ahí es donde su futuro podría parecer incierto, por lo que hay que dejar la puerta abierta ante una eventual desaparición de la principal organización petrolera del mundo.

Por otro lado, mientras los precios del crudo se mantengan altos y se siga demostrando que es factible producir barriles, es probable que la OPEP continúe en pie.

Banca y Negocios

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado