Orlando Ramírez: ¿Por qué y para que María Corina XV?

Compartir

 

Venezuela, desde el comienzo del presente Siglo XXI, después de haber tenido muchos Líderes políticos de todas las edades y de todas las tendencias. También sucede que en la Sociedad, se produce una Selección Natural de los Líderes, con la mayor fuerza espiritual y con la mente más clara y con mucha fortaleza para enfrentar a una Dictadura como la nuestra, que se sale de lo común de otras. Todo eso explica, cómo fue sobreviniéndose, hasta llegar con la Líder imprescindible, María Corina: Luz, en las Tinieblas; en medio de un túnel de gran obscuridad, hasta que por fin apareció una rendija de claridad, ahora abriendo una conducción con mucha horizontalidad. En la historia de los países ha sido y será así. Por eso ese viejo y sabio refrán: No hay mal que dure cien años ni un cuerpo que lo aguante. Todo tiene un principio y un final, creo, sin temor a equivocarme, que estamos en las proximidades de ese ansiado fin. Todo coincide, Amén, Amén.

En la nación venezolana, todo se ha destruido en estos años, han sido lo más tenebrosos de la Vida Republicana, desde 1830. El andamiaje de 4 columnas que sostienen a una nación, fueron destruyéndose uno a uno, con alta velocidad: El Estado, con sus respectivos poderes independientes, es decir El Estado de Derecho, lo han convertido en una entelequia, en un Estado forajido, las leyes han desaparecidos, por arte de magia. Todo, ha pasado, en un corto tiempo, de apenas un cuarto de siglo. Todo por la gran destrucción acontecido en el país, parece que hubiesen pasado siglos de vida. Es como un vendaval destructivo como Atila con su caballo pisando la hierba.

La Sociedad, representada por la familia, con sus hijos, estos han sido obligados a claudicar, y más de 8 millones, de jóvenes han sido forzados abandonar a su patria, en una diáspora casi bíblica, como si estuviéramos en una medio de una guerra, o como la presencia de una peste negra en el medioevo. Todos huían de la peste para que no la alcanzara era toda una desesperanza que se posesionó en la humanidad. Con esta tragedia de Venezuela, esa peste negra alcanzó a los jóvenes y se vieron obligados a abandonar a sus padres, a sus hermanos, a sus abuelos, a sus amistades, a sus estudios, en la que descansa el porvenir de una nación. La familia ha sido obligada a separarse y dividirse, creándose con ello en la nación, la mayor y feroz vergüenza humana.

Muchos jóvenes, y hasta imberbes han sido acribillados en manifestaciones; unos presos, otros exiliados y muchos han recibido azotes en “tumbas” y en tétricos lugares de cárceles y otros lanzados desde edificios. Todo por las protestas y en la Defensa de los Sagrados Derechos Humanos. Cada vez más nos parecemos a los iraníes o de Azerbaiyán, que no tienen clemencia, con las mujeres, quienes han parido a esos seres humanos, ahora ellas son víctimas de sus propios hijos e infames personajes, en pleno Siglo XXI. También, muchos héroes han sido fusilados, sin que exista la pena de muerte, las órdenes son dadas, desde las más altas esferas, con una sola frase, sumaria: liquídelos, sin impórtales y no hacer casos a las rendiciones, consagradas en leyes de guerra internacionales. Estas las han desconocido, en sus razones y origines, relacionadas con los avances de las sociedades. Es decir, con la evolución de la civilización, correspondientes con 21 siglos de historia.

Ahora se han convertidos en parias por el destino de sus vidas, Ha sido una catástrofe humana, de consecuencias inimaginables. El rumbo de estos jóvenes, han resultado inciertos. A ellos se les ha visto, cruzar despeñaderos, ríos, selvas asechadas por animales y humanos de alta peligrosidad. Muchos, familias enteras, han naufragados en ríos, mares, buscando lugares de salvación y han conseguido la muerte en forma instantánea y cruel.

La Soberanía es la tercera columna en que descansa una nación que se precie de respeto a la soberanía, es el Territorio nacional sagrado, ahora está manos de criminales de toda mala calaña. Así fue como se perdió el inmenso territorio del Esequibo, con la gravedad, del visto bueno, de las propias Fuerzas Armadas Nacionales, que sin un ápice de dignidad, y han traicionado a la Carta Magna, y al juramento ante los signos patrios y del Libertador, padre de la nación, que con seguridad estará sacudiéndose en su Monumento de Gloria. ¡De cómo ha sido traicionado, por sus propios hijos! Ha sido en vano sus sacrificios, la lucha por La Libertad y La Dignidad de Venezuela.

La Economía, es la cuarta columna de ese andamiaje de la nación, no voy ahondar mucho solo basta saber lo que ha pasado, con nuestro signo, el bolívar, moneda que era de gran una gran fortaleza en el mundo, que se codeaba con el marco alemán, los francos de Francia, Suiza. Podíamos intercambiarlo con dineros fuertes; ahora lo usan para las fogatas y la juerga. Todo lo demás lo sabe, el pueblo por las calamidades y sufrimientos que sido sometido, poco o nada les importa a las personas e incluyendo a los de bajos recursos.

Para enderezar este barco que navega en aguas turbulentas, se necesita una Líder como MC.

Por último, el valor humano de La Moral, ha desaparecido casi de todos los funcionarios.

Próximamente, seguiremos con esta serie: ¿Por qué, y para qué María Corina XVI?

Profesor. Titular, Jubilado de la UNET, Dos postgrados en Desarrollo Agrario-ULA- y Seguridad y Defensa Nacional, Iaeden del M de D. Escritor. forlandormontoya@hotmail.com

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado