Carlos Ñáñez: Nuestro horror cantado por Benedetti

Compartir

 

Cada hora vino con su muerte y el tiempo era una cueva de Ladrones, nuestro horror cantado por Benedetti.

La tolerancia es un crimen cuando lo que se tolera es la maldad. Thomas Mann.

En verdad este 2023, ha resultado ser esa lluvia que lavó el maquillaje horrido impuesto desde la estética del mal por esta cleptocracia abyecta instalada desde hace más de cuatro largos lustros en el poder, la corrupción esa cultura que parece coexistir con nuestra ex república y que esta cacocracia se comprometió a erradicar, bajo el manto del bien y el mal sobre el cual pretendía remontarse el caudillo de cara pintada, el teniente del por ahora, el padre de esta cosa que denominó revolución bonita y que no es otra cosa que la suma de errores y mentiras, para hacer del erario público un botín personal, los Chávez se hicieron de una bonanza inusual que nos correspondía a todos, las tramas de corruptela y gansterilidad, resultaban absolutamente eméticas e indecibles.

Después de recibir un billón de dólares, un millón de millones de dólares, billón que se escribe con “b” de bandidos y bárbaros, el chavismo ni tan siquiera puede exhibir la pacificación del gomecismo, o las obras públicas de la antepenúltima dictadura militar de Pérez Jiménez, a quien una sociedad vaciada de alma han convertido en un ejemplo a seguir, pues sin memoria se condonan las crueldades, el chavismo solo muestra fiascos monumentales, adefesios inútiles y una estética horrorosa, poco usable y que busca aislarnos de accidente, la muerte de Chávez fue la peor desgracia para este país de mitologías baratas, vulgares y realismos mágicos baratos, pues esto le permitió que la neolengua lo convirtiese en un numen criollo, en el arañero de Barinas y el vengados de los pobres, no sacó al país de la pobreza nos igualó hacia abajo y su sucesor, heredero de una genética del fenotipo del Macuto de Guayasamín, impuso la crueldad y la represión sobre una sociedad vapuleada, expoliada, destruida, engañada y atormentada.

Maduro es el resultado de Chávez la metástasis de ese cáncer en el cuerpo moral del Estado, país aluvión, Estado deforme, instituciones corroídas y éxodo 7.1 millones de compatriotas que se han ido a padecer la xenofobia, la muerte bien en la selva del tapón del Darién o ahogados en el mar, para llegar a Trinidad y Tobago, nuestra cruel vecina, naufragios, desaparecidos, retornos en ataúdes y llanto mucho llanto que se confunde con la lluvia, no somos nada esto no es Venezuela, a diario nos pasa el cálculo del exilio, pues es un riesgo decir la verdad en un país de aduladores de anarquistas coronados, quienes serán sus primeros verdugos, una pregunta taladra la sienes y es como se explica que no exista sospecha sobre Tarek El Aisami, sólo se nos indicó que este poderoso funcionario era un buen revolucionario, eso no resarce el daño causado por la más grande trama de corrupción que ahora a guida de lavanderas, se acusan Ramírez y El Aisami sobre honestidad, ninguno es homnesto, nada bueno puede provenir de tanta podredumbre, mientras en las Mercedes y Baruta, se presentaba un escenario digno del Doral, los hospitales no cuentan con solución fisiológica, los maestros carecen de sueldo, mueren de hambre y serán educados por sus atolondrados condiscípulos, total la educación es enemiga del totalitarismo, así como la honestidad es una antinomia en tiranía.

Los diez años del presidente, cuya partida de nacimiento, pesa una indeterminación importante, la moneda fue molida se le eliminaron once (11) ceros, el salario del mínimo es el mas miserable del planeta y tenemos más hambre que los haitianos, las fiestas no cesan, la regresión involutiva han convertido a maduro en un monigote de caricatura, son justo eso unas caricaturas, unas eventualidades indeseables en nuestra historia, la crisis sigue, la desigualdad aun es visible y sabemos que los enjuiciados en bragas naranja, son la simulación del expolio ontológico, denunciado por Baudrillard, en la transparencia del mal.

No son las sanciones es el robo rojo rojito y en mi descarga, ya no tengo porque advertir a nadie espero que sean las victimas de la bestia roja del chavismo, pues los traidores merecen ser traicionados, los inconsistentes merecen el oprobio y la ignominia, sean ustedes responsables de sus actos, esta crisis cruje, rompe, fractura y mutila.

En lo personal me robaron el destino, la alegría, pero jamás me lograran doblegar a la hora de denunciarlos y educar para evitar que le Chavismo se repita, esa es mi tarea y asumo las consecuencias del ostracismo, del riesgo, pues prefiero una libertad peligrosa a una esclavitud tranquila.

Dejo a su consideración todo el daño hecho, sabiendo que no tienen moral y menos sentido de arrepentimiento, el chavismo es corrupción y por ende criminal en contra de la humanidad, mi relato es mío y desde allí les seguiré denunciando, es mi deber el de ustedes robar y el nuestro denunciarlos y evitar perdones y olvidos, solo el peso de la justicia.

@carlosnanezr – @cnanez

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado