Carlos Ñáñez: Volatilidad cambiaria, navidad y el manejo de la posverdad

Compartir

 

Sólo hay felicidad donde hay virtud y esfuerzo serio, pues la vida no es un juego. Aristóteles.

Desde agosto los venezolanos hemos asistido al derrumbe, al hundimiento de la mentira institucional trocada en odiosa posverdad por parte del régimen, el control del objetivo instrumental de la política monetaria ha demostrado que la práctica de un modelo de flotación sucia dan cuenta de su insostenibilidad, en diciembre se han realizado dos intervenciones la 050-2022 iniciando en 25 millones de dólares y dos extensiones una por sesenta millones de dólares y la última por 180 millones de dólares, para el 21/12/2022, se realizó una tercera intervención la 051-2022, generando un tipo de cambio oficial en 16,45 Bs/USD el oficial y 17,45 Bs/USD el paralelo. En el intervalo de estudio del del cuatrimestre septiembre al corte de diciembre el tipo de cambio oficial, manejado como resultado de la práctica de una política cambiaria de flotación sucia se ha disparado en 108,49%, al pasar de 7,89 Bs/USD a 16,45 Bs/USD, en tal sentido la narrativa de la página criminal, los ataques al sistema monetario, las mafias de miami, son el mismo relato cacofónico y circunloquial con el cual se pretende ocultar la verdad, la misma que subyace en la necesidad de dejar flotar el tipo de cambio y aceptar más inflación pues el mantenimiento de la flotación sucia es insostenible, aun no se llega al nivel de equilibrio del tipo de cambio pero a la luz de los fríos números de la economía, esta salida del ajuste de equilibrio cambiario no toma en cuenta los efectos lesivos sobre una sociedad sumida en pobreza y miseria como la venezolana.

Justo allí quiero indicar que el óbice, para lograr que se aplique el tipo de cambio de equilibrio recae en la penosa situación de los venezolanos afectados por una pobreza que acobija al 81% de la población nacional, la cual percibe un salario que oscila entre 7,90 USD al mes y 7.44 USD al mes, las brechas entre el llamado dólar criminal y el oficial se ha cerrado desde los 30 puntos para el 9 de diciembre hasta 6.08 puntos para el 23 de diciembre, sin embargo esta yuxtaposición se verifica en el alza del tipo de cambio. Sólo un simple ejercicio puede aclarar la burbuja de recuperación que se asigna al sector comercial y de servicios, en Carabobo somos alrededor de 1.875.000 habitantes, si el 5% de ese total percibe alguna remuneración que le permita adquirir lo mínimo para estas fechas estamos hablando de 94.000 personas que se volcaron a las calles estrechas del Centro de la Ciudad, las suficientes para crear una situación de falsa bonanza, la recuperación no se está negando pero esta se ha ralentizado y aún con la licencia 41 que autoriza a Chevron a actuar como un monopsonio en el país, la misma no supera el techo de 4.5%, absolutamente insuficiente para revertir los más de ocho años de caída del PIB, somos un país 75 veces más pequeño que en 2013 y eso hay que entenderlo, en el exclusivo caso de Carabobo los cien mil consumidores pueden llenar las calles del Centro de Valencia, la pregunta es determinar, Si lo que consumen ¿ satisface sus expectativas?, he allí el punto álgido de la neurociencia al servicio de la economía.

La Navidad, pasó los cien mil compradores en Carabobo llenaron las áreas comerciales, las estrechas calles del Centro de la Ciudad, esas que albergan también las historias parciales de robos, cartelismos, rateros y hambre. En el país ese mismo 5% de la población supera el 1.200 mil consumidores, suficientes para llenar el Poliedro de Caracas, para las fotos de la Torre Avantí, también es suficiente esta cuenta para las promociones de un restaurante que pende de una guaya, hacia el vacío, como hacia el infinito vacío pende la idea pobre en solidez cognitiva y científica de la recuperación económica, somos absolutamente desiguales, cruelmente diferentes, nos dividimos entre quienes perciben dólares de manera honesta y se gastan con prudencia y quienes han hecho botín personal con el dinero del erario público, los nuevos ricos, los de la vidurria grosera y los lujos de sultanes y príncipes y los miserables, aquellos que hacen cola por un juguete para la navidad y reciben un adefesio plástico, con la imagen de Nicolás Maduro y de su señora esposa convertidos en super héroes, cosificados también, alienados por este salvaje modelo hobbesiano que han impuesto en este país de neolengua y posverdades, el culto a la personalidad es una consecuencia de la distopia orwelliana, neolengua para dividir, para confundir, para extraviar y para glorificar.

Ni en mis pesadillas más absurdas hubiese soñado, jugar de niño con un muñeco de Carlos Andrés Pérez, de Rafael Caldera o de sus primeras damas, la política propagandística no puede ser tan ruin, hasta la dinastía Kim tiene la coherencia de proscribir la navidad y permitirle a los niños esclavos, comer dulces el día del aniversario de Kim il Sung, pero no fabrica muñecos plásticos de sus crueles sucesores, insisto nuestro totalitarismo es orwelliano y terrorífico pero con visos de lúdico nihilismo, que llegan al ridículo, en fin somos eso una republica disminuida en el Caribe permeable y líquido, pero por ello no menos cruel, que adoctrina e intenta controlar hasta lo que se piensa.

Lo de los juguetes ofrecidos por el régimen son una grave manipulación de la neolengua para la dominación, propenden hacia el control de los pensamientos, adoctrinar a los niños, manipular sus mentes y convertir las imágenes de Madura y su esposa en heroínas, haciendo nimio y potable cualquier tropelía cometida en contra de los ciudadanos, para el régimen no existen problemas económicos, el país se resolvió y es una extensión de sus hábitos sultánicos de vida.

El lunes seguirá la volatilidad cambiaria, las brechas se han cerrado pero al alza, destruyendo los salarios y las pensiones, incapacitando el poder de compra de los venezolanos, las conductas de los tipos de cambio oficiales y paralelos demuestran la misma tendencia alcista, así como una alarmante volatilidad cambiaria, que seguirá impactando la estructura de precios, en un entorno en el cual el subsidio al combustible desaparecerá y desde luego impactará a la economía, el colofón de estas tropelías y abusos a la institucionalidad subyacen en la ausencia de datos oficiales de inflación, del mes de noviembre y el absoluto silencio estadístico en materia de datos económico- contables por parte del BCV, aun estamos a la espera de las cifras indicadas por el Ingeniero Ortega presidente del BCV.

Finalmente Venezuela, no se arregló, es cruelmente desigual, implacablemente dolarizada y se encuentra confundida por la retorica de la neolengua que deconstruye la verdad, los mismos pobres, los Panchitos Mandefua, ahora premiados por unas figuras de plástico barato, de Nicolas Maduro ¡Super Bigote” y su puño de acero indiscutiblemente demoledor, con el cual destruyó la moneda y la economía real de su Nación trocada en propiedad, junto a él su esposa también una heroína en el arte de legislar para el horror y ser el poder tras el poder, Cilita la invicta y poderosa Tía de aquellos sobrinos canjeados, en los pragmatismos amorales de la política internacional. Cosas veredes Sancho que farán temblar las piedras”, así nos decía el buen Quijote, caballero de la Macha.

Es ignorancia no saber distinguir entre lo que necesita demostración y lo que no la necesita. Aristóteles.

 

Traducción »

Sobre María Corina Machado