Arturo Molina: AD 81 años

Compartir
 

 

Los militantes, dirigentes y amigos de Acción Democrática (AD) celebrarán el próximo 13 de septiembre los 81 años de la organización partidista. Nació para ser instrumento de la transformación del país, a través de la lucha cívica de hombres y mujeres que entendieron en tiempo de dificultad, que era necesario acceder al poder para reivindicar antes que maltratar, concibiendo que su concepción filosófica e ideológica, también tendría sus detractores.

La llamada generación del 28 conformada por jóvenes intelectuales, sensibilizados por la problemática nacional, alzaron su voz contra los 27 años interminables de agobio y oprobio que representaba la dictadura de Juan Vicente Gómez. Sus exigencias estaban basadas en la libertad de expresión, en la modernización del país. Su lema era la democracia. Muchos fueron a la cárcel por atreverse a esa exigencia ante el tirano. Ya el mundo tenía referencia sobre Venezuela porque el petróleo broto en 1922, y era el de mayores reservas internacionales. Pero la sociedad vivía a oscuras, distanciada y sometida.

La cárcel los llevó a la conspiración y con ello, vino el fracaso. La persecución de la dictadura los transportó a huir a otras latitudes, a reencontrarse con el ideal principal a través del debate y los acuerdos. A través del dialogo trascendieron a la confrontación personalista, y crearon bases sólidas que les permitiera salir del régimen despótico y cruel. Surge el Plan de Barranquilla con esquema metódico. No fue un aborto, menos una moda del momento. Fue pensado con base a la realidad presente en aquellos tiempos. La dictadura lo llamó plan comunista; otros una proposición moderada de nacionalismo reformista. En ese plan se planteaba la organización del pueblo, creación de sindicatos, educación popular, libertad de prensa, dotación de tierras a los campesinos, entre otras cosas, pero usted amigo lector, le da el concepto que le merezca.

La Venezuela de hoy parece revive ese momento, y aunque no se habla del país rural porque la ciudad da muestra de otro, está gobernada por régimen que ya cumple 23 años en el poder y se hace asfixiante, en oportunidades, fatigoso. Restringe las libertades por las cuales esos hombres y mujeres de ayer lucharon para transformar el país. El silencio no es la cuna para quienes sienten que el sistema de libertades debe ser restituido. La AD que entra a sus 81 años avanza hacia la integración de los nuevos tiempos, para reivindicar su propia historia y la de los ciudadanos libres. Profundizar la democracia requiere de organizaciones políticas que la promuevan hacia adentro, apostando a los liderazgos y eliminar el mesianismo. Sin programa digerible, y un solo candidato que transmita confianza a los ciudadanos, se llegará al 2024, bajo el manto de las pretensiones conspirativas de unos pocos, para seguir generando desilusión en la mayoría, y el resultado será el del fracaso, tras fracaso.

 

A Rómulo Betancourt hay quienes le llaman el padre de la democracia, así como a Simón Bolívar le llaman el Libertador. Manuel Caballero le llama un político de nación. El surgimiento de AD está ligado al desarrollo de Venezuela. Feliz cumpleaños número 81.

AD
AD

jarturomolina@gmail.com – @jarturomolina1 – www.jarturomolina.blogspot.com

 

 

Compartir
Traducción »