Inicio > Opinión > José Machillanda: De la miseria exponencial a la indignación social

José Machillanda: De la miseria exponencial a la indignación social

Compartir

 

El cuerpo societal venezolano desde hace 20 días es objeto por parte del régimen militarista-madurista de una vulgar manipulación alrededor de la cuarentena. y de la morisqueta militarista para enfrentar la emergencia sanitaria que le ha proporcionado a múltiples venezolanos la oportunidad para convencerse de la desgracia de este régimen inepto y mentiroso. Régimen inepto y mentiroso que lo que refleja es la miseria exponencial, culpable del Ambiente Político Real Violento. Ambiente que desnuda la mentira, torpeza e incapacidad de un grupo marxistoide-anacrónico, que intenta desconectar al demócrata de la política, para convertirlo en miembro servil de fantasías y mentiras comunistoides que ejecutan un grupo perverso de politiqueros sin escrúpulos. que no saben ni pueden gobernar la República. Republica que, en los últimos 20 años, ha sido violada para generar engaño y sufrimiento en el cuerpo social venezolano.

El régimen de Maduro- militarista está desnudo ante los venezolanos y así se prueba en esta cuarentena, en la cual el venezolano común ha verificado como la economía, las comunicaciones, los hospitales, el transporte y, sobretodo, el gentilicio venezolano ha sido destrozado arreado por ideas atrasadas, contenidos engañosos y ejecutorias falsas. El país, en especial sus ciudadanos, están destartalos pero como todo comunismo, controlado y perseguido por unas huestes de hombres armados, parte de la mafia criminal, policial-militar. Este régimen socialista, y su cuarentena ha servido para que su ciudadano perciba y sufra la miseria exponencial, creado por tarados infectados por el socialismo del siglo XXI.

La miseria exponencial en la cuarentena incide de tal manera, que se aprecia la avaricia, la corrupción y la mezquindad de quienes han gobernado cercados a un permanente conflicto, conducta apropia de ágrafos que le queda grande la Política y todo lo convierten en Negocio. Venezuela ha sido un negocio, se ha verificado en la cuarentena con la morisqueta militarista, frente a la muerte creando un doloroso aprendizaje en la ciudadanía toda, que verifica que no hay instituciones, que no hay economía, pero lo más grave que no hay política, y lo que si ve es acuerdo entre mafias, grupos violentos, y grupos selectos en un país hambreado, mal vestido , desesperado y que verifica como ha sido robada la Republica, por gente inescrupulosa , cercana al cuartel y distante al cuerpo societal y a la dignidad ciudadana.

Los venezolanos en su cuarentena han verificado que el país como tal no existe. Ocurre de todo, se aprecia la destrucción, no hay hospitales, no hay material clínico, no hay transporte, no hay economía, no tiene nada que pudiera impedir propulsar el cambio para la expulsión del Estado Cuartel. Al venezolano lo que si le sobra es dignidad y coraje, además de decisión para ejercer ´por la vía de Acciones Sociales Transformadoras un cambio que requiere el país para tener República. República distante de la locura, insensatez y miseria exponencial de la revolución bonita militarista. La república necesaria, que hoy debe impulsar el ciudadano que ha verificado el destrozo del país, estará atento para el enjuiciamiento de reales ladrones cercanos al show y al brindis por ello, hombres y mujeres republicanos, crecen en su disposición de arribar un estado en donde pese lo cualitativo y la norma jurídica, en el cual crezca un compromiso de la ciudadanía alimentado por la ética.

La miseria exponencial es la muestra de un Estado desastre verificada por el venezolano ciudadano, que será canalizada en esta cuarentena como una indignación cívica para crear Acciones Políticas Transformadoras, que hagan el viraje hacia la democracia. Las Acciones Políticas Transformadoras perseguirá una nueva realidad: la Democracia, que devendrá de las transformaciones con lo cual el 87% de los venezolanos activara su saber oculto para cambiar el país destrozado, ese país vivirá la política, experimentara la política como ciencia y como arte, y contendrá y cercara a los vándalos inescrupulosos con la acción de la Decencia Cívica.

La Decencia Cívica será la energía para la reconstrucción del país y el nacimiento de la nueva República, y una nación llamada Venezuela que saldrá de la desgraciada realidad que nos ha mostrado el régimen, mediante una morisqueta militarista y una cuarentena que impulsara la indignación cívica. Indignación frente a la irresponsabilidad, irritación ante la corrupción, enfado frente ante tanta negligencia y sinvengüenzura de un gobierno maula, pero en el fondo cobarde que ha llevado a Venezuela-Estado a una regresión. Regresión con su intención ideologizante por su cooptación inmoral, y por la penetración del cuerpo societal a tal extremo que la República no cuenta con su estamento militar, como aquel de cuerpo de profesionales que entre 1958-1966 derroto política y militarmente a la guerrilla castro comunista cuando pretendió imponer en el Estado venezolano ,el socialismo cubano.

Desde la Indignación Cívica motorizada por la Decencia Cívica del 87% de los venezolanos, ejerciendo la ciudadanía y aplicando la Resistencia Civil se producirá el cambio y la reinstalación de la decencia política en el Estado venezolano. Decencia para con el cuerpo societal, capacidad para reponer la industria petrolera, rectitud para manejar el erario público y visión para mejorar el sistema educativo, los servicios públicos, la gran empresa de la agricultura e impulsar la ética en la función de gobierno, a objeto de reconstruir un país hasta ahora gobernado por una masa primitiva, ideologizada y operadora de la anti-política, capaz de destruir a un Estado y crear un proceso de regresión. Eso fue verificado por el cuerpo societal en esta vergonzosa cuarentena.

 

Compartir
Traducción »