Gustavo Tovar-Arroyo: Los supositorios

  El somático de Macron Le ruego a Tovar que no escriba semejante título para referirse…

Gustavo Tovar-Arroyo: Los regordetes y sus prostitutas

  Esa mala palabra Tovar está claro, nuestro diálogo íntimo, ultra personal, delirante para algunos, egocéntrico…

Gustavo Tovar-Arroyo: El diluvio y la peste

Desaparecidos Sé que está indispuesto, lo noto por el desdén como participa en nuestro diálogo. Lo…

Gustavo Tovar-Arroyo: Venezuela naufraga en Tenochtitlán

  Las noticias están aquí Me siento junto a Tovar en un café de la colonia…

Gustavo Tovar-Arroyo: Tú, lee esto

  Tovar sonríe Observo a Tovar meditando frente a una luna que se vela y devela…

Gustavo Tovar-Arroyo: Cachifos del chavismo

  El egocéntrico Tovar me ha reclamado que escriba sobre él sin su consentimiento. Le respondí…

Gustavo Tovar-Arroyo: ¿Tenía razón el loco?

  Los profetas y las tierras Creo que a ese Tovar, sí a ese tipo que…

Gustavo Tovar-Arroyo: Reflexión a solas

  Pesimista y escéptico Gravita en nuestro espíritu la vaga idea del fracaso histórico y en…

Gustavo Tovar-Arroyo: La bella Lucía en París

  El sol se arropa en el vientre del universo y le abre la ventana a…

Gustavo Tovar-Arroyo: La cucaracha invasora

  Café a solas Pienso en la guerra de Ucrania sentado en la Bodeguita del Medio…

Gustavo Tovar-Arroyo: La civilización y los jodidos

  No existiremos para entonces Me queda escribir, hacer documentales, películas, que narren el horror que…

Gustavo Tovar-Arroyo: La familia Requesens

  El secreto y el silencio Escribo desde París ciudad que desde la primera vez que…

Gustavo Tovar-Arroyo: ¡Llámalo Dictador!

  La mano invisible llegó En toda medida, el ambiente capitalista, la dolarización de la economía…

Gustavo Tovar-Arroyo: Un trágico error

  Ganar tiempo Esta es una reflexión en voz alta que no debería de ser leída…

Gustavo Tovar-Arroyo: Henrique Iribarren, maestro

  Paradójicamente, en el matrimonio de mi querida amiga e insigne defensora francesa de los derechos…

Gustavo Tovar-Arroyo: La victoria de Petro

  Un socialista frente a un nazi Los venezolanos tendemos a ver la política desde el…

Gustavo Tovar-Arroyo: El valor de Cristiano…

  A Guida y Javier (por la inspiración) El inexplicable Obidos Escribo en Obidos, Portugal, pequeña…

Gustavo Tovar-Arroyo: La peste en Chacao

  La lucha de pocos vale por el futuro de muchos. Neomar Lander ¡Neomar vive! Así…

Gustavo Tovar-Arroyo: Dulce de leche…

  Si así llueve que no escampe. Piropo venezolano. La nación del piropo Ser chavista es…

Gustavo Tovar-Arroyo: Pánico

  Cada día es más frecuente padecer ese episodio inexplicable y aterrador conocido como un ataque…

Gustavo Tovar-Arroyo: Imaginar

  Borrachísimo, como el curso de la historia contemporánea de Venezuela –¿quién no lo ha estado?–…

Gustavo Tovar-Arroyo: Admirar…

  Entendí que la primera muerte ocurre en el lenguaje, en ese acto de arrancar a…

Gustavo Tovar-Arroyo: Triste realidad

  La verbena de piratas Es comprensible que la élite venezolana se esté alineando con la…

Gustavo Tovar-Arroyo: Sanciones for idiots…

  SOS Necesito que me ayudes, necesito que trasmitas este mensaje a familiares, amigos y allegados.…

Gustavo Tovar-Arroyo: ¿Trabajar con Maduro?

  El alacranismo lerdo El problema de Ceballos no es sólo que haya saltado la talanquera…

Gustavo Tovar-Arroyo: El derrumbe de Ceballos

  El origen del hundimiento Se lo dije a Leopoldo López cuando en mayo de 2019…

Gustavo Tovar-Arroyo: El limbo

  El letargo moral No hemos logrado articular una oposición que realmente lo sea. En la…

Gustavo Tovar Arroyo: Rusia o el grito venezolano

  Los venezolanos no somos unos mariquitos, sensibleros o llorones de nuestro tiempo, nuestras quejas son…

Gustavo Tovar-Arroyo: La rara visita gringa

  ¿Qué carajo pasó? De nuevo la administración Biden sorprende al mundo con una incoherente decisión…

Gustavo Tovar-Arroyo: ¿Improvisa el genocida Putin?

  Pese a la impopularidad No creo que el genocida Vladimir Putin haya iniciado su criminal…

Traducción »