Carolina Espada: Los Estados Desunidos de América

  Yo siempre quedaba de lo más disgustaba porque no salía Puerto Rico, así que lo…

Carolina Espada: La cola meneando al perro

  Es la traducción exacta de la expresión The tail that wags the dog, que no…

Carolina Espada: Cacao de Chuao

  A Olga Cecilia se la llevaron para Choroní y “en llegando” tuvo su primer encuentro…

Carolina Espada: Instrucciones para ir al dentista en navidad

  1-No se aterre cuando llegue al consultorio y un mini Santaclós –ahorcado allá arribita en…

Carolina Espada: Soberana decisión

  Yo pedí unos huevos fritos con tocineta y usted me trajo unos huevos fritos con…

Carolina Espada: Très bon appétit

  A Josu Iza, amante de la buena mesa y fotógrafo de manjares Si usted posee…

Carolina Espada: Dios es de celofán

  Es como un envoplast, una película, una pakita, una membrana finísima que nos contiene. Es…

Carolina Espada: La clase de Renny

  «El Show de Renny» se veía todos los mediodías en la mesa del comedor, un…

Carolina Espada: Prêt-à-porter

  Al padre Fernando Arellano, s.j. In memoriam “¡Ese Fidias es un ladrón! ¡Ese corrupto se…

Carolina Espada: Pueblito de luz

  Para El Entusiasta Grupo de Teatro ¿Pero eso es verdad o serán embustes tuyos? Ningún…

Carolina Espada: Amén

  Era un febrero bisiesto, bisextil, bisextilis, que tiene dos “6”, 366. Uno como el del…

Carolina Espada: Un tigre duro de matar

  «Se aplican inyecciones y se escriben cartas de amor», indicaba un cartelito en la puerta…

Carolina Espada: Tras un pase de Jingle Bells

  Usted se viste todo de verde; se pega unos regalitos en la punta de los…

Carolina Espada: ¿Bendito o bendecido?

  Comencemos con un hashtag y una afirmación: #LaGramáticaEsSexy. Prosigamos con otra aseveración: “La letra con…

Carolina Espada: Fin de la tiranía

  A don Claudio Nazoa El Emperador abrió los ojos y se sintió un tanto perezoso.…

Carolina Espada: Más sangre, por favor

  (“De cómo un productor resabiado ilustró a un escritor iluso”) —¿¡Pero y en dónde están…

Traducción »