César Méndez: El cautivo

Compartir

 

Nicolás Maduro esta entre un laberinto siniestro, es un Minotauro que circula en ese encierro con una probabilidad de salida en una adivinanza por escape al tocar una superficie que el albur le ampare y abra la puerta a una estancia espléndida y generosa. Pero esa suerte no le está presente por los hechos que se manifiestan en su tránsito electoral. Un amigo en una amable tertulia en el Gran Café de Sabana Grande comenta ¡Esta tan salado que si se cae de espalda se rompe la nariz! No es para menos que sus actos lucen desolados y aún con el amarre obligado de funcionarios y los pocos militantes del PSUV que lo acompañan.

El discurso agresivo e irrespetuoso, vulgar y vacío de contenido hace alarde de su derrota, no hay vuelta atrás con el deseo de cambio de los venezolanos, Edmundo González Urrutia y el liderazgo de María Corina Machado unido al voluntariado de la Plataforma Democrática y un pueblo hastiado del régimen dictatorial salen al encuentro con una presencia alegre y masiva en sus caravanas y mítines en toda la nación.

Ejemplo en carne propia es la coacción de la dirigencia política del Edo. Lara, la unidad funciona como pedrada al piso en plena armonía, es un proceso de confianza con resultados positivos, la experiencia de viejos líderes en unión vigorosa con los jóvenes militantes de los partidos en resistencia le dan una vibra contagiosa y alegre a esta batalla sin pausa y con fervor. Eso es lo que tiene al dictador dándose cabezazos en las paredes de su serpentina estancia y con temor al 28 de julio donde al abrir las puertas del porvenir en plena democracia con el pueblo en la calle llave en mano y su fe para abrir la cerradura del libre albedrío los derechos humanos y su dignidad con el voto.

 

Traducción »
     
Sobre María Corina Machado
     
 
Nuestra Señora del Monte Carmelo
   

Recuerdos de las festividades de Nuestra Señora del Monte Carmelo