Eligio Damas: Los Gobiernos venezolano y de Estados Unidos, retoman conversaciones el 10 de julio

Compartir

 

¿Crónica de una muerte anunciada?

Cuando los gemelos Pedro y Pablo le preguntaron a su hermana Ángela quién había sido el responsable de deshonrarla, esta acusó a Santiago Nasar. Para salvaguardar la honra de su hermana, los gemelos Vicario decidieron asesinarlo. Indiscretos, le contaron sus planes a todo el que encontraron. Crónica de una muerte anunciada.

Para nadie que no esté prejuiciado y por ello se miente así mismo y por supuesto a los demás, esta noticia, según la cual, los gobiernos de Venezuela y Estados Unidos retoman las conversaciones, si es que alguna vez las suspendieron, es un secreto y menos una sorpresa.

Este viejo escribidor, que pocas veces sale de su casa y si acaso a los abastos y farmacias cercanas, por la edad, pero más por una vieja lesión en la columna que ahora me cobra, sabe bien que si algo ansían ambos gobiernos es ponerse de acuerdo. Por supuesto, esto no niega la dificultad de ese proceso, pues, pese es como demasiado evidente que nuestras necesidades eso demandan y también EEUU necesita de urgencia nuestro petróleo y otras cosas más; el impedimento o las dificultades, no imposibles de resolver, están en el cómo.

Para quienes, dijeron que tales conversaciones anunciadas por Maduro pudieran ser un montaje suyo con fines electorales, les recomiendo leer la nota, siguiendo el link respectivo, en la cual: El gobierno de EEUU, le “da la bienvenida” al gobierno venezolano en relación a ese nuevo intercambio.

Es una infantil clase decir que el capital, sólo él, siempre intenta sacar la mayor ventaja posible; no se conforma con lo pertinente y razonable, va a más y siendo así, se necesitan también, de parte de quien tiene lo por aquel demandado, agallas y demasiada terquedad para manejar esas relaciones.

Pero las condiciones del mundo de hoy, en medio de la lucha contra la multipolaridad, obligan a las potencias a trabajar con mayor seguridad y hasta estabilidad, lo que implica que los países débiles como Venezuela, tienen la opción de manejarse en las relaciones con el capital externo en mejores condiciones que antes, pues hay competencia desmedida.

Lo anterior lleva a una conclusión fácil y sustantiva, la mejor opción es aquella que muestre disposición en la defensa de los intereses de Venezuela. Mostrarse demasiado interesado a favor del capital externo, en particular al de Estados Unidos, el que mejor y mayores opciones tiene para recuperar nuestra dinámica petrolera y relanzar nuestra economía, tanto como servirle de cómplice y aliado incondicional, no es lo mejor. Para los venezolanos es un impedimento, negativa opción, poner al frente del gobierno a quienes contrajeron compromisos demasiado íntimos con EEUU, tanto como haberle servido en un proyecto o estrategia para dominarnos por medio de la violencia y hasta la invasión, en un momento que ese país tiene necesidad imperiosa de recomponer sus relaciones con nosotros.

El presidente Maduro ha dicho “Yo he recibido la propuesta durante dos meses continuos del Gobierno de los Estados Unidos para restablecer las conversaciones y el diálogo directo, luego de pensarlo durante dos meses he aceptado, el próximo miércoles se reinician las conversaciones con EEUU”.

Maduro anuncia que retomará conversaciones con EEUU este miércoles 10 de julio.

Cualquiera pudiera decir con respecto a esa información lo que le plazca en función de sus preferencias electorales, pero sin duda, pese le resulte molesto, esto es algo por demás significativo, dado que Maduro o sus encomendados, en este caso Jorge Rodríguez, no se va a reunir sólo y tampoco será después del 28 de julio sino el 10, varios días antes de las elecciones.

No niego que, antes del 10, pudiera acontecer algo, como una posposición de tal diálogo o que el mismo sea un estratégico o calculado fracaso, para impactar el 28J, pero el sólo hecho de acordar esa reunión, es un discurso demasiado explícito, de cortas palabras, de cómo las cosas cambian y EEUU da muestras de sus necesidades y sobre todo prioridades. Y hay algo más, nada difícil de percibir, aunque siempre “el peor ciego es aquel que no quiere ver”, que en el país del norte, en la Casa Blanca”, como que tienen una visión muy clara de lo que viene.

El anuncio de esa reunión, salvo que mañana el gobierno de EEUU la niegue, pudiera convertirse, aunque parece serlo, en un aviso, un adelanto de lo que allá, en el salón oval, están mirando.

Pero este tema requiere un comentario muy particularmente dirigido a determinados espacios. Pese uno no lo desee y hasta lo maldiga, somos un país que seguimos dependiendo de los recursos mineros, petróleo, oro, coltán, etc. Para captar capitales e invertirlos en las distintas áreas, empezando por la agricultura, dadas nuestras inmensas ventajas comparativas, tenemos esos recursos. Los gobiernos hasta ahora existentes, incluyendo los de estos últimos 20 años, no han podido invertir esos capitales con certeza y en correspondencia con eso de la soberanía. Y la clase capitalista venezolana, esa misma que reclama por sí misma y por medio de sus partidarios, el neoliberalismo, apartar al estado del liderazgo en el proceso productivo y privatizar cuanto sea posible, hasta el aire, demasiadas muestras ha dada también de ser incapaz de asumir un proyecto soberano. De lo que se trata entonces es que esos dos factores, Estado y capital privado y hasta los trabajadores, en relaciones nuevas, previstas en la constitución, como la forma socialista, asuman esa tarea con el debido equilibrio.

Por todo lo anterior, nosotros también necesitamos recomponer nuestras relaciones con Estados Unidos, pero eso no significa volver a las etapas anteriores, la de arrodillarse ante ellos, sino la de negociar con dignidad, respeto y soberanía. Y este momento es pertinente, dada la lucha por la multipolaridad, que no debe entenderse que nuestro país debe atarse a un polo capitalista sino negociar con todos y particularmente con aquel que mayores beneficios nos produzca en lo inmediato. La realidad ha demostrado que, EEUU de nosotros necesita y nosotros también de su mercado y relaciones, sólo que ahora dentro de una conducta nueva, respetable y soberana.

Pero para que esas relaciones resulten provechosas, la mejor manera de hacerlo es con una fuerza, “una gobernanza”, como dicen los españoles, que no haya dado muestras de entrega ni tenga compromisos ni deudas materiales y morales con el gobierno de Estados Unidos y sus capitalistas. Necesitamos una representación que esté en disposición, no sólo de reunirse con la dirigencia de ese país y hasta llegar a acuerdos, sino con la dignidad y apego a los intereses nacionales necesarios, para alcanzar las mayores ventajas posibles y no someternos a condiciones limitantes para nuestra soberanía y ventajas para el futuro.

Según Maduro, él ha recibido propuestas desde hace dos meses, no sé si es sólo para reunirse o propuestas concretas para ser discutidas en esas reuniones. Lo aparentemente cierto, eso no tardaremos en comprobarlo, es que como dijimos arriba, haber acordado reiniciar esas reuniones, pudiera indicar que en la Casa Blanca, hay ya una lectura del futuro inmediato. Y hay algo más, pocos días atrás, Adam Celis, presidente de Fedecámaras informó que, “«Hablamos también del tema de las sanciones. Las sanciones han demostrado que no han logrado ninguno de los objetivos que tenía, más bien ha logrado empobrecer más a los venezolanos.»  Fedecámaras habló con funcionarios de EEUU sobre las sanciones y los problemas que los aquejan.

Pero también dijo que “fueron invitados por el Gobierno de Estados Unidos y estuvieron en el Departamento de Estado en donde hablaron con funcionarios muy importantes, contando la realidad del país, especialmente la posición del sector empresarial, de todos los problemas que lo aquejan».

Citamos a Celis o mejor a Fedecámaras, quien informó que “fueron invitados”, pese el gobierno de EEUU conoce su posición contra las sanciones, como una muestra de coherencia con respecto a la información dada por Maduro y de la visión que en la Casa Blanca se tiene de lo que pudiera acontecer el 28J.

El día de hoy los medios, como el diario El Nacional, informan que La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (OFAC por sus siglas en inglés) otorgó la licencia 40C a Venezuela, que permite al país continuar la exportación y reexportación de gaslicuado”. Estados Unidos otorgó la licencia 40C a Venezuela: ¿Qué es y qué permite?

Esta información, precede a la reunión virtual, como el propio diario mencionado lo anuncia, efectuada días atrás entre representantes de ambos gobiernos. Aparte de los detalles que se dan en la información[CM1] , lo sustancial es que tal concesión relacionada con el funcionamiento del negocio petrolero, habiendo las sanciones y antes de la reunión prevista para el 10 de Julio, como dice El Nacional, a “sólo 20 días de las elecciones”, es significativa y por tanto digna de tomar en cuenta en función de los resultados que pudieran darse el 28j. Y hasta pudiera hablar de una expectativa en la Casa Blanca.

 

Traducción »
     
Sobre María Corina Machado
     
 
Nuestra Señora del Monte Carmelo