La Comisión Europea planteó confiscar los activos de rusos congelados, para reconstruir a Ucrania

Compartir
 

 

La Comisión Europea presentó este miércoles opciones para confiscar los activos rusos que han sido congelados por las sanciones comunitarias a Rusia por su invasión de Ucrania y usarlos para invertir en la reconstrucción del país en colaboración con socios internacionales.

«Con nuestros socios, nos aseguraremos de que Rusia pague por la devastación que ha causado con los fondos de sus oligarcas y activos de su banco central», dijo la presidenta del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, en la red social Twitter.

La Unión Europea ha congelado activos privados rusos por valor de 18.900 millones de euros como consecuencia de los diferentes paquetes de sanciones adoptados por su ataque a Ucrania, mientras que hay 300.000 millones de dólares (unos 289.000 millones de euros) de reservas del Banco Central Ruso inmovilizadas entre los países de la UE y sus socios del G7 -Estados Unidos, Canadá, Japón y Reino Unido-.

La legislación europea no permite confiscar los activos congelados salvo que estos estén ligados a la comisión de un delito, por lo que Bruselas lleva meses explorando cómo facilitar esta confiscación y propuso que las violaciones de las sanciones europeas pudiese considerase un delito, algo que fue aprobado esta misma semana.

Sobre esta base, la Comisión prevé presentar el viernes una propuesta de directiva para confirmar este delito y fijar las penas asociadas, que se vincularía a la directiva para reforzar la recuperación y confiscación de fondos, presentada en mayo y pendiente del visto bueno de los Veintisiete.

Esta planteó dar más poderes a las autoridades nacionales para confiscar bienes, facilitar la confiscación aunque no haya una condena al propietario de los activos; y ampliar los delitos que pueden desembocar en la confiscación, incluyendo la participación en organizaciones criminales que trafiquen con armas, personas o bienes culturales, entre otros.

Por otra parte, Bruselas plantea posibles opciones para canalizar los réditos que se podrían obtener de los activos rusos confiscados a la reconstrucción de Ucrania, ya sea transfiriéndolos a un fondo o el presupuesto de la Unión Europea o creando un instrumento internacional para la gestión de estos activos de manera temporal.

 

«Podría explorarse con los socios internacionales que han adoptado sanciones similares si se podría poner en marcha una gestión activa de los activos congelados e inmovilizados, en particular de los activos líquidos de empresas estatales y del Banco Central de Rusia y entidades afiliadas», dice el documento de la Comisión.

Esto permitiría tener unos ingresos «estables y predecibles» para la reconstrucción de Ucrania, pero requeriría crear instrumentos financieros «preferiblemente a nivel internacional», añade.

La idea sería usar este sistema de forma temporal, por ejemplo hasta que se logre un acuerdo de paz entre Ucrania y Rusia, puesto que la legislación internacional prevé que los activos tienen que ser devueltos a su propietario, en este caso Moscú, una vez que las sanciones sean levantadas.

La Comisión no tiene, sin embargo, una estimación del valor de los activos líquidos que podrían ser transferidos a ese potencial fondo, un cálculo para el que requiere la colaboración de Estados miembros, bancos centrales nacionales y socios internacionales, explicaron fuentes comunitarias.

En este sentido, el documento de ideas del Ejecutivo comunitario, que ha sido presentado a los 27 países de la UE, insiste en que como primer paso debe reforzarse la identificación y el seguimiento de los activos congelados, así como la información que los Estados proporcionan sobre la situación en su territorio.

EFE

 

Compartir
Traducción »