Raúl Ochoa Cuenca: México, el cartón de huevos y el arte naif

Compartir
 

 

Una pequeña parte de Venezuela discute sobre el acuerdo que ayer alcanzaron los representantes de la oposición y los representantes del gobierno de facto de Venezuela.

Digo una pequeña parte de Venezuela, sinceramente me temo que es ínfima,  por que la gran mayoría del pueblo, ese segmento caraqueño del cual muchos de ellos no han bajado del cerro y visitado las torres del Centro Simón Bolívar en sus vidas y otra parte de esa población, ah esa mis amigos, pues esa tampoco está pensando en el reinicio del diálogo, ni las poblaciones de San Fernando de Apure, ni las de  Ciudad Bolívar, ni tampoco las poblaciones del Zulia.

En esa parte de Venezuela, la gran mayoría  está tratando de resolver el problema que se presenta todos los dias, a toda hora, cómo conseguir un cartón de huevos que sirva de desayuno, de almuerzo y de cena para los muchachos para el dia siguiente, si porque las tres veces diarias, bueno son solo dos en realidad para el 90 % de los pobres, entre otros aquellos que ayer su alimentación consistio en un kilo de spaghetti acompañados con una rica salsa de mayonesa 100 % de aceite vegetal conteniendo 0 % de proteínas, que el portugues, perdon ahora creo que es arabe el del abasto y a quien después de darle una lloradita accedió a darmelos con la promesa de pagarlos lo antes posible. Es el mismo país donde una señora, la Vicepresidente de Venezuela quien fue de visita a Catar ¿ ? y con mucho guáramo, lo reconozco con mucho, le anunció al mundo desde Omán la llegada a Venezuela de un milagro económico.  No deseo ser repetitivo, pero el salario mínimo es de 12.34 dólares por mes, o sea 0.41 centavos de dolar por dia. Si, si milagro económico.

Pero conversando con mi compañera de vida y de luchas en la mañana de hoy, me preguntaba por qué escribir sobre este acuerdo que para muchos es frustrante, creo que con seguridad entre otros, para los 350 presos políticos, y quien sabe si para otros más optimistas pudiera traducirse en una pequeña luz que se observa en la lejanía, siempre y cuando no se trate de un tren que se acerca a toda velocidad  ¿ Podrá ser más  conveniente esperar informaciones más amplias que los mismos impulsores de esta reunión nos provean ? Me refiero al inefable Juan Gonzalez del Biden team, me refiero al presidente de Francia Emmanuel Macron, quien ni corto ni perezoso ya envió una delegación de empresarios a conversar con las autoridades de facto.

 

Al presidente de Colombia,  menester es reconocer, que al menos aparentemente, no se está comportando como enemigo del pueblo de Venezuela.

Espero que tenga razón mi compañera al recomendarme tener paciencia y pensar que lo positivo de esa reunión todavía no nos lo han comunicado, en honor a la verdad ella es muy optimista, por lo que les propongo apreciados lectores de agregar a las consideraciones relativas al llamado diálogo de México ¿ elecciones libres más salvoconducto ? la posibilidad de admirar varios cuadros de artistas del arte Naif o popular, quienes exponen sus  pinturas en la Galería virtual de Arte del CREM (1). Son artistas, unos venezolanos y otros de cualquier parte del mundo que nos regalan su arte, proyectado en sus pinturas para el gozo de nuestro espíritu.

Concluyo esta brevísima nota confesando mi temor de que la reunión de Mexico del día de ayer, nos proporcionará más interrogantes que respuestas y el arte seguirá siendo el Naif. Si es correcto, Naif es en inglés y en francés también.

Raúl Ochoa Cuenca en Anfi del Mar el 27 de noviembre del año 2022.

 

Compartir
Traducción »