En varios sectores de Maracaibo cuando por fin llega el agua viene turbia y con olor a algas

Compartir
 

 

Los afectados sobreviven semanas sin el vital líquido, además de esperar tanto para recibir un servicio sucio y maloliente que causa enfermedades e intoxicaciones en las familias

La deficiencia del suministro de agua potable en diferentes sectores de Maracaibo ha sido un problema que por meses ha atormentado la calidad de vida de sus ciudadanos. Con turbidez (color marrón) y un olor a agua estancada, las familias se han expuesto a enfermedades infecciosas que atentan contra su salud al recibir el vital líquido en tal mal aspecto.

El pasado jueves 25 de noviembre, en la zona norte de la ciudad, los habitantes denunciaron que luego de un mes sin suministro, les llegó un agua de porquería debido a lo sucia que estaba y que además solo fue surtida por 8 horas, denunció en Twitter @pedroelgrande34.

La zona norte de #Maracaibo más de un me sin agua llega solo 8 horas una porquería de agua sucia no sirve ni para bañarse @hidrolagoofic brilla por su ausencia la mafia de los cisternas hambriando al pueblo con los precios del agua que cagada de autoridades tenemos no sirven…, precisó el residente marabino.

También en la red de mensajería social gratuita, @granfran5012 descargó contra el ente encargado del vital líquido en la región: !SOS MARACAIBO! Media ciudad sin agua desde hace una semana. La que nos llegó hace 7 días tiene un color extraño. No sabemos porqué el pdte de @hidrolagoofic no sale a dar alguna información, se lo mantiene en su despacho sin dar declaraciones. Mucha mediocridad gerencial.

Por otro lado, Elines Prieto @Elinesprieto evidenció en Twitter que mientras los camiones cisternas tienen el agua limpia, en las tuberías envían agua de tamarindo, y agregó estar en disgusto porque aun así quieren que paguemos el servicio.

La escasez de agua en Maracaibo ha sido el constante problema de muchas familias tras esperar días e incluso semanas su suministro, y cuando por fin llega es un servicio sucio.

Tal es el caso de la urbanización Altos del Sol Amado, ubicada en la parroquia Francisco Eugenio Bustamante, quienes estuvieron 15 días sin agua y cuando llegó solo lo hizo en una de sus tres etapas, con una duración de 6 horas y además de color marrón.

 

Igualmente, luego de un mes de ausencia, en el sector La Macandona el agua llegó a las 11:00 p.m. del jueves 25 de noviembre con un color amarillento y se fue a las 9:00 a.m. del viernes, cuando normalmente dura tres días en la zona ubicada en la avenida La Limpia, parroquia Raúl Leoni.

El agua que llegó tiene un olor a algas, no sé a qué se deberá eso pero solo nos sirve para bañarnos y lavar la ropa, es imposible consumirla o lavar los alimentos con ella, contó Nerio Luzardo, habitante de La Macandona.

En redes sociales, los afectados denuncian la indolencia de Hidrolago al no resolver las malas condiciones del vital líquido y la tardanza del suministro de aguas por tuberías.

Sin embargo, el presidente de Hidrolago Freddy Rodríguez, en la cuenta @hidrolagozulia, explicó las razones del color del agua y los períodos de distribución: en la temporada de lluvia se eleva la turbidez en las plantas potabilizadoras, originando que la hidrológica se vea en la necesidad de disminuir el caudal de entrada a dichas instalaciones para controlar las condiciones de alta coloración, bajando la presión en la distribución a los municipios y sectores que dependen de ellas.

Las potabilizadoras con las últimas lluvias han sido afectadas por los altos contenidos de sedimentos sólidos, barro, fango que arrastran los ríos que descargan sus aguas en los embalses Tulé, Manuelote, Tres Ríos y Machango, ocasionando que se altere la coloración y genere la turbidez, agregó Rodríguez.

También expuso el ingeniero que durante la temporada de lluvia se establecen estrictos controles en los procesos de potabilización del agua, con el objetivo de comprobar la confiabilidad del vital líquido que es suministrado a la población zuliana.

Darianna Moreno – Versión Final

 

Compartir
Traducción »